Al instante

ENTRETELONES: Por partida doble

Por Rodrigo Pareja

Marcha por la paz en Medellín al grito de ¡Antioquia no es Uribe! Foto elpaís.com

Cuando alguien se traza un objetivo a corto, mediano o largo plazo, y finalmente lo alcanza luego de múltiples esfuerzos, puede hablarse de una plena realización, máxime si se ha logrado tras superar con esfuerzo múltiples dificultades a lo largo del camino.

Si lo que querían algunos era enverracar a los colombianos y en ese estado de ánimo arrearlos como mansos bueyes a las urnas, de acuerdo con la cándida pero honesta confesión del ex senador, Juan Carlos Vélez Uribe, consiguieron con creces su meta.

Y más meritorio aún en la conquista de ese logro, es haberlo alcanzado por partida doble, pues la verraquerita que buscaban se mantiene todavía, aunque ya no será expresada en una jornada electoral sino en manifestaciones, marchas y otras demostraciones en favor de la paz y contra la mentira.

En el diccionario de la Real Academia se encuentran dos definiciones de la palabra verraco: “Persona despreciable por su mala conducta” y “Persona tonta que puede ser engañada con facilidad”, últimas ocho palabras que parece haberse aprendido y aplicado de memoria, Luis Carlos Vélez, el gerente de la campaña negativa, luego de recibir las instrucciones pertinentes.

Si los victoriosos del 2 de octubre consiguieron a base de mentiras y falsedades meter miedo en la población formada por esas personas tontas que señala el diccionario en su definición, y despertar en ellos la indignidad que buscaban, también ganaron por partida doble porque tal estado de ánimo persiste, ya no solo entre los votantes del NO sino en una inmensa mayoría de colombianos que quiere paz y repudia los mañosos procedimientos empleados.Vistas las marchas realizadas en todo el país en favor de un rápido acuerdo que permita alcanzar la esquiva paz, se cae por sí sola la afirmación del imprudente ex senador Vélez en el sentido de que el costo beneficio de la mentirosa campaña del NO es muy alto, pues tal rédito no favorece a los opositores sino a quienes están del otro lado, millones de ellos ausentes de las urnas el 2 de octubre, por desidia, desinformación o desinterés.

Pero haberlos sacado de ese estado de abulia, sobre todo a quienes pertenecen a las nuevas generaciones que son las que van a disfrutar de esa anhelada paz estable y duradera, sí fue – así Vélez Uribe no lo entienda — el verdadero beneficio producido por el miedo y la mentira empleadas por esta nueva y condenable manera de hacer política.

Las marchas por la paz que colman la plaza de Bolívar en Bogotá. Foto primiciadiario.com

Las marchas por la paz que colman la plaza de Bolívar en Bogotá.
Foto primiciadiario.com

Otro beneficio de la inmoral campaña adelantada por los del NO es haber dejado al descubierto el peligro que encierran las redes sociales, instrumento tecnológico extraordinario puesto al servicio de la humanidad y asaz benéfico cuando se emplea bien, pero letal, venenoso y vergonzoso cuando a él tiene acceso un verraco de esos que el diccionario define como “persona despreciable por su mala conducta”.

Lo que nadie entiende todavía en estos difíciles momentos que vive la nación por cuenta del sorpresivo triunfo del NO el pasado 2 de octubre mediante esa estratagema, es que el gran adalid y promotor de tal postura haya pasado casi que de agache frente al actuar de su subalterno, limitándose a un leve regaño sin medir las graves consecuencias que implican su imprudente confesión-declaración.

Cuando la violencia partidista desangraba al país, Gilberto Alzate Avendaño – ese sí gran líder del partido conservador, dijo el 17 de agosto de 1960 algo que puede traerse al momento actual: “Es necesario, mediante la amnistía, cancelar el rescoldo de pasiones y situaciones que no deben mantenerse sin riesgo para la paz del país. Conservar la vida, según decía alguien, es hoy más difícil que en el ayer inventarla”.

Twitercito: Con la rehabilitación política de Piedad Córdoba, algunos como Uribe, Londoño y Ordóñez quedaron de cama, con máscara de oxígeno y respirador artificial.

Ir a la barra de herramientas