Al instante

ENTRETELONES: Falta información

Por Rodrigo Pareja

Ferrocarril de Antioquia. Foto El Espectador

Por lo visto y oído la semana pasada en el Concejo de Medellín, queda la sensación de que uno de los más grandes proyectos surgidos en los últimos años en la región, la rehabilitación del Ferrocarril de Antioquia, no se ha socializado o entendido lo suficiente, hasta el punto de que allí lo denominan tren multipropósito.

A sabiendas de que ya deben estar en camino las consabidas rectificaciones o explicaciones, queda la impresión de que la gobernación y la Asamblea van por un riel con el Ferrocarril de Antioquia, mientras que la alcaldía y el Concejo avanzan por el otro riel con su tren multipropósito, aunque ambos sean lo mismo.,

Para integrantes de este último el proyecto que mencionan tiene apenas 82 kilómetros, de Caldas a Barbosa, mientras que la iniciativa departamental incluye los 321 kilómetros que hay entre La Felisa y Puerto Berrío, tramo férreo que la Nación acaba de entregarle a Antioquia por 35 años prorrogables, así que hay que mirar con otra óptica todo el proyecto.

Lo que está en marcha pero no se dijo en la corporación edilicia, por omisión o por desinformación, es que ahora se trabaja en la constitución de la Sociedad Promotora del Ferrocarril de Antioquia, lo que demandará una inversión de $20 mil millones de pesos, asegurados ya en caja.

Asi, pues, que lo sostenido por algunos concejales en el sentido de que para iniciar el “tren multipropósito” en el tramo Caldas—Barbosa se necesitan $330 mil millones de pesos, vuelve a dejar la impresión de que allí solo se está mirando un trayecto y no la totalidad del proyecto de rehabilitación del Ferrocarril de Antioquia.

En el Concejo se planteó también la semana pasada la necesidad de articular con el gobierno nacional la ejecución y financiación de la obra, desconociéndose entonces la posición hasta ahora expresada por el Ministerio del Transporte y la Agencia Nacional de Infraestructura, organismos que han sido enterados y manifestado su total respaldo a la iniciativa.

Se ignoró también en esa sesión ferrocarrilera el interés demostrado, personalmente y no por carta, de algunas naciones por vincularse al proyecto mediante visitas y ofrecimientos directos hechos, por ejemplo, por agentes diplomáticos de Checoeslovaquia, Corea y China, entre otras, lo mismo que por empresas de la talla de General Electric.

China construye mil kilómetros de vías férreas al año, hoy tiene veinte mil y su experiencia es innegable, al igual que la de los checos. La General, por su parte, planteó ser accionista del proyecto en un 25%, siempre y cuando le permitan pagar esa participación con locomotoras.

Como se puede apreciar entonces por lo anterior, el proyecto va mucho más allá del “tren multipropósito” como se le denomina en el Concejo, pues este es apenas un tramo o la distinción que se hace para uno de sus tramos – Caldas-Barbosa — donde simultáneamente prestará el servicio como movilizador de personas y transportador de residuos sólidos, es decir, llevar al relleno sanitario de La Pradera toda la basura que genera Medellín.

En este aspecto es donde parece haber otra incongruencia, pues si esto último es uno de los objetivos justificadores del proyecto, no se ve por qué, a primera vista, no se han involucrado más directamente las Empresas Varias, que aunque pertenezcan a EPM, han sido, siguen y seguirán recogiendo y transportando basuras, por ahora a La Pradera y en el futuro quien sabe a dónde.

Dentro de todo este panorama es positivo haber superado el problema que representaba la construcción de Parques del Río en su segunda etapa, obra que no previó la “resurrección” del ferrocarril, ni siquiera en el tramo denominado “tren multipropósito”, del cual ya se venía hablando en la anterior administración municipal.
Los accionistas del proyecto que busca reactivar el ferrocarril desde La Felisa hasta Puerto Berrío son hasta el momento la gobernación de Antioquia, el Instituto para el Desarrollo de Antioquia — IDEA – el Área Metropolitana y el Metro de Medellín, del cual son dueños el municipio y el departamento con un 50% cada uno.
Extraña, eso sí, aunque esto tendrá necesariamente que cambiar en el futuro, la ausencia como accionista de Empresas Varias, principal beneficiaria por la destinación que en buena parte de su operación se le dará al tren, la de movilizar los residuos sólidos hasta La Pradera.

Ir a la barra de herramientas