Al instante

En memoria de los periodistas de diario El Comercio

Imagen elmundo.com

La jornada se nubló con la ratificación de un drama esbozado en la víspera: el asesinato del equipo periodístico de este Diario secuestrado hace 19 días en Mataje.

El Presidente dio a conocer al país la triste noticia -la más triste en lo que va del siglo para esta casa periodística-, que atañe a la salud emocional de un grupo unido para la tarea diaria de hacer buen periodismo en medio de circunstancias muchas veces hostiles y ahora lastimadas brutalmente por la tragedia. La muerte de Javier Ortega, Paúl Rivas y Efraín Segarra sacudió al Ecuador civilizado que no dejó, desde la primera noche del secuestro, de expresar su saludo solidario y honda preocupación.

Ese dolor embarga a sus familias con quienes nos solidarizamos y a quienes acompañamos desde los minutos siguientes al acto violento. Los periodistas de EL COMERCIO llegaron desde hace años a las zonas tensas de las fronteras para contar historias, narrar la vida de los habitantes, poner en evidencia las fallas de seguridad en una zona vulnerable de sinuosos ríos, selva espesa y cejas de montaña.

Nuestro equipo en pleno ejercicio de la libertad, el derecho y el deber de informar, cumpliendo con todos los protocolos y con el consentimiento de la autoridad militar al mando de la zona próxima a Mataje, fue en busca de los insumos y datos para que el país esté mejor informado. Y no volvió…

La respuesta inmensa de la gente, de los medios serios y de los colegas de oficio no se ha dejado esperar y se ha volcado generosa. Es una actitud que esta casa editorial y su sólido y competente componente humano jamás olvidará. El lugar donde se produjo el secuestro es una zona que, desde hace años, se presta para la actividad siniestra y sigilosa de narcotráfico, contrabando, y venta de armamento ilícito. En algunas de esos parajes naturales varias veces, se han refugiado grupos insurgentes oriundos del país del norte, Desde la época del Presidente Roldós hasta el bombardeo de Angostura, donde murió el cabecilla de las FARC, alias ‘Raúl Reyes’ , los momentos han sido decidores.

Esta vez grupos que el Presidente señaló como narcos desataron una ofensiva de atentados terroristas con explosivos contra el Ecuador que se llevaron la vida de 4 marinos, dejaron varios heridos y dan su golpe desgarrador con la muerte violenta del equipo de EL COMERCIO. Las Fuerzas Armadas y la Policía reforzaron sus operativos de control en la provincia de Esmeraldas, allá donde los criminales operan y lo han hecho desde hace años bajo la amenaza y el miedo. Desde la convicción de seguir haciendo un trabajo positivo, prevalidos de las garantías que debe brindar el Estado a los habitantes para su desarrollo y desempeño, solidarios también con los habitantes del sector afectado por el crimen organizado, con sello transnacional, pedimos a los gobiernos de Ecuador y Colombia todas las explicaciones del caso para saber lo que sucedió, con verdad y detalle por el derecho que tiene la opinión pública, las familias de nuestros compañeros y el dolor nacional expresado en estos días de tragedia y luto.

Hoy debemos, unidos, reconstruir el tejido social vulnerado alcanzar seguridad y brindarle la paz urgente.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección: http://www.elcomercio.com/opinion/editorial/luto-muerte-equipo-periodistas-ecuador.html. Si está pensando en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. ElComercio.com

 

La historia del  Ecuador escribió una de sus páginas más trágicas y dolorosas cuando el Presidente de la República confirmó algo que muchos intuían: la muerte de Efraín Segarra, Paúl Rivas y Javier Ortega, trabajadores del diario El Comercio que, el 26 de marzo, fueron secuestrados por miembros de una banda criminal que opera en la frontera norte de la provincia de Esmeraldas. Fueron ejecutados sin la mínima posibilidad de defensa, sin importar si tenían hijos, padre, madre, hermanos, compañeros de trabajo. Nada, simplemente la sed de sangre y muerte que mueve a la delincuencia organizada. Ningún derecho humano fue respetado, toda la crueldad se puso de manifiesto: murieron encadenados, con un candado en el cuello, con una bala en el cráneo y otras tantas en la espalda. Los tres que nos faltaban ya nunca estarán físicamente con nosotros, pero su sonrisa no se borrará jamás. Salieron un día de su lugar de trabajo como lo hacen siempre los periodistas; fueron a buscar información y terminaron secuestrados por terroristas sanguinarios. La narcoguerrilla que opera desde el lado colombiano se había acostumbrado a transitar libremente por nuestro territorio sembrando terror y destrucción. Los periodistas solo buscaban la verdad y encontraron la muerte. Que el periodismo es una profesión de riesgo es una verdad de Perogrullo, pero nacerán más periodistas que tendrán que contar la verdad que no alcanzaron a escribir Javier, Paúl y Efraín. Este es un momento para la unidad nacional; no es la hora de buscar culpables ni sacar provecho; lo que venga después también tendrá que escribirse en la historia y la misión de esos trabajadores de la prensa no se detendrá jamás. Estamos de luto, los Medios Públicos se suman al dolor y expresan su condolencia a los familiares y al diario colega ante estos brutales asesinatos; que esta experiencia dramática sirva para que el país entero se levante y que la solidaridad venza al miedo y al terror. (O)

Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la siguiente dirección: https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/editoriales/1/en-memoria-periodistas-diarioelcomercio
Si va a hacer uso de la misma, por favor, cite nuestra fuente y coloque un enlace hacia la nota original. www.eltelegrafo.com.ec

Acerca de Revista Corrientes (913 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas