Al instante

En el camino equivocado

Por Octavio Quintero Editorial/El Satélite

Imagen elpaís.com.co
La encuestadora Yanhaas de Colombia nos trajo en su primer informe sobre intención de voto presidencial de este año la sorpresa del voto en blanco (VB) en primer lugar. A solo cuatro meses de la elección es la primera vez que se pone al frente, desde que se le dio valor jurídico de acuerdo al art. 258 de la Constitución, que en el parágrafo 1º establece:
Deberá repetirse por una sola vez la votación para elegir miembros de una Corporación Pública, Gobernador, Alcalde o la primera vuelta en las elecciones presidenciales, cuando del total de votos válidos, los votos en blanco constituyan la mayoría. Tratándose de elecciones unipersonales no podrán presentarse los mismos candidatos, mientras en las de Corporaciones Públicas no se podrán presentar a las nuevas elecciones las listas que no hayan alcanzado el umbral”.
Tanto la Corte Constitucional (CC) como el Consejo Electoral, han convalidado el voto en blanco como una opción distinta  de la que ofrecen los candidatos (de carne y hueso), opción que se traduce en la manifestación de la voluntad de quienes no están de acuerdo con las propuestas presentadas por dichos candidatos.
Aunque el voto en blanco tiene pleno reconocimiento electoral desde la ley 96 de 1985, solo fue mediante el acto legislativo 01 del 2003 que se le dio valor jurídico al ordenar en el parágrafo 1º del artículo 258 de la Constitución, repetir (…) “por una sola vez la votación (…) cuando los votos en blanco constituyan mayoría absoluta en relación con los votos válidos…” (subraya y resalto fuera del texto original).
Esta norma cuajó un gran debate político en el que se decía (y era cierto) que tal como estaba concebido el voto en blanco era “un saludo a la bandera”, pues, mayoría absoluta, tal como se ha interpretado hasta el presente, es aquella que obtiene la mitad más uno de los votos de todos los integrantes de una corporación.
El Congreso buscó flexibilizar la norma y se tramitó entonces el acto legislativo 01 del 2009 en el que se quiso cambiar mayoría absoluta por mayoría simple, que es aquella que se obtiene por la mitad más uno de los votos de los integrantes presentes en un quorum decisorio de una corporación; y en los debates del Congreso se dio a entender que el voto en blanco resultaría triunfador si alcanzaba a ser la opción más votada entre las demás opciones.  Pero entró la CC a definir la polémica al interpretar que el VB tendría efecto jurídico (…) “cuando del total de votos válidos, los votos en blanco constituyan la mayoría…”.
Es decir, y esto todavía se discute, algunos interpretan que sobre 100 votos válidos, el voto en blanco tiene que sacar 51 para poder reclamar el triunfo; no vale que sea mayoría entre las demás opciones, si no tiene la mayoría de los votos válidos… “¡pailas!, dice el vulgo. Y otros coligen que en una elección de 100 votos válidos en total, la opción que tenga la mayoría gana.
Solo tres veces ha ganado el VB, y eso en elecciones locales, y fue en Bello (Antioquia), en el 2011 y en Tinjacá (Boyacá) y Florida (Valle), en el 2015. Estos tres casos nos van a dar una orientación sobre la interpretación de la norma:
1.- En Bello tuvieron que repetirse las elecciones, pues, no había discusión: el VB había ganado la contienda con el 56,6% del total de votos válidos.
2.- También en Tinjacá se repitieron las elecciones, pues, igualmente el triunfo del VB había sido con el 53,01% de total de votos válidos.
3.- Pero en Florida Valle no se repitieron las elecciones porque el VB no alcanzó a ser la mayoría del total de los votos válidos, a pesar de que sí fue la opción más votada, y vale la pena recordar el resultado oficial:
Total de votos válidos, 25.985, de los cuales el VB alcanzó la mayor votación con 8.021, seguido por el candidato, Diego Felipe Bustamante con 6.117 votos,  a quien se reconoció como electo, pues, el VB solo alcanzó el 30,86% del total de votos válidos. En consecuencia, no se repitieron las elecciones, y nadie demandó la decisión oficial.
Volviendo al caso actual, la presentación que hacen los medios contratistas de Yanhaas (RCN {radio y televisión}, La F.M., La República y Periódicos Asociados {El País, El Universal, El Colombiano y Vanguardia Liberal}), registran que el voto en blanco tiene la más alta intención de voto con el 30%, seguido por Sergio Fajardo con el 14 y Gustavo Petro con el 13%.
Si las elecciones fueran ya y se presentara un resultado como el que muestra la encuesta, el voto en blanco, siguiendo la interpretación de la CC no obligaría a repetir la elección presidencial y se daría el triunfo, en el caso que nos ocupa, al candidato Fajardo que le sigue en intención de voto con el 14%.
Extremando el ejemplo, se calcula que en las elecciones presidenciales de este año, la votación podría alcanzar 16 millones de votos válidos. Es decir –siempre siguiendo la regla— el VB necesitaría 8 millones + 1 para ganar: ¡Toda una proeza!
Y aquí no termina el cuento: suponiendo que hubiera que repetir la elección, es decir, que se lograra esa proeza, a la siguiente vuelta, que llaman en el argot político, balotaje, el voto en blanco ya no tiene ningún valor jurídico, pues, aunque la gente volviera a repetir la extraordinaria votación, la norma es clara cuando establece que (…) “deberá repetirse por una sola vez la votación…”.
Claro que nadie desconocería el valor político de ganar unas elecciones presidenciales con el voto en blanco. El impacto nacional e internacional sería estruendoso: no ha ocurrido en ningún lugar del mundo. Y aunque no se gane la elección, esta encuesta de Yanhaas está demostrando lo que se siente en la calle: un asco general. Pero, por lo visto atrás, el camino no es votar en blanco… Y dejemos esto así, de momento, en puntos suspensivos.
Fin de folio: El enemigo a vencer en las próximas elecciones es el neoliberalismo.
Acerca de Revista Corrientes (2282 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas