Al instante

En baja trascendencia del petróleo

Por Jorge Elíecer Castellanos

Imagen sopitas.com

El combustible fósil tendrá en los próximos años una decadencia enorme en cuanto a su utilización, importancia y valor para el desarrollo de la humanidad.

Ciertamente, con ventajas e inconveniencias, las nuevas tecnologías y los recursos naturales dejan entrever que el petróleo tendrá algunos sustitutos y que habrá nuevas fuentes de energía para movilizar las industrias y los vehículos, a corto, mediano y largo plazo. Se precisan el biodiesel, el etanol-bioetanol, el biogás, el hidrógeno, la energía solar y eólica y, por supuesto, el agua.

Esta situación derivará en el empobrecimiento de los países petroleros en un par de décadas. Por ende, las naciones petrolíferas o lo exploran y lo explotan rápida y adecuadamente o tendrán que dejarlo entrampado en el subsuelo, para siempre. Quienes por el son hoy son ricos, mañana pueden engrosar la abultada relación de pobres.

En la industria, primeramente, se habla con especial expectativa del biodiesel, el cual representa un gran sustituto del petróleo, dado que tiene muchas ventajas pues no emite azufre, es fácilmente biodegradable y se puede utilizar sin mayores cambios del motor y más aún colabora en su lubricación.

Tiene algunas dificultades por la mezcla gasóleo-aceites vegetales y además se congela en tiempos de frio, por lo cual en territorios con bajas temperaturas se hace complejo otorgarle su plena aprobación.

Igualmente, al hacerse referencia de otro sustituto del petróleo, se denota al etanol y se precisan como sus ventajas  posibles: el factor que incrementa el rendimiento del combustible y mejora las prestaciones del motor aunque también emite menos monóxido de carbono. Desde luego, se coteja con sus dificultades, como las de ser mas más volátil y corrosivo y que en altas concentraciones exige adaptar los motores con cuantiosos costos.

Al respecto se comenta que en la madre patria ya se usa el bioetanol como combustible para carros y que su precio, -el litro-, está por debajo del euro, aunque, seguidamente se anota que no es fácil hallarlo en las estaciones de gasolina y que no puede dejarse el tanque lleno durante largo tiempo ya que el etanol es higroscópico pues absorbe agua del ambiente.

Ahora bien el biogás está también en la lista de sustitutos petrolíferos. Es ventajoso porque se obtiene de desechos y facilita el aprovechamiento de residuos, empero, produce menos energía por unidad de volumen y plantea enorme complejidad para su almacenamiento y su distribución. Los argumentos están en su favor si se tiene en cuenta que en la actualidad existen prototipos de vehículos propulsados con biogás, combustible renovable que se obtiene precisamente de la fermentación de materiales orgánicos biodegradables, tales como basuras domésticas y residuos agrícolas, ganaderos, pesqueros y de la poderosa industria agroalimentaria.

El hidrógeno figura también en la lista porque produce más energía por unidad de volumen y sólo emite vapor de agua pero tiene varios inconvenientes. Por esta época es inviable. Se comenta que el hidrógeno actúa sobre los carros como si estos fueran eléctricos. La energía con la que se propulsan los vehículos que utilizan el hidrógeno. Se genera mediante una pila de combustible alimentada por hidrógeno. Aporta notables ventajas aunque tenemos que el catalizador que hace posible la necesaria reacción química en su funcionamiento es de platino y cada vehículo necesita varios gramos de este valioso material que además escasea y es costoso por lo cual el precio de estos carros sería mucho más alto.

Valga agregar a los híbridos en esta compilación. De igual forma presentan la ventaja de que en el momento ya están disponibles en el mercado. Favorablemente ahorran gasolina al generar su propia electricidad. Tienen el inconveniente de que las baterías encarecen el producto. Se deja en claro que no prescinden totalmente de la gasolina.

Conforme a los últimos estudios de Repsol, el petróleo se acabará en 2045, así que es muy probable que muy temprano tengamos que usar este nuevo tipo de combustibles.

La alternativa 100% eléctrica también avanza. Se da cuenta que los vehículos 100% eléctricos comienzan a pegar fuerte en Estados Unidos. También cada vez más empresas utilizan este tipo de coches, gracias sobre todo a lo barato que resulta su uso. Un carro eléctrico solo gasta 0,50 céntimos cada 50 kilómetros. En España algunos modelos como el Nissan Leaf o el KIA Soul EV han sentado las bases para el desarrollo del sector. Son vehículos que no emiten humos y son muy silenciosos. Su consumo es mínimo y cada vez poseen mayor autonomía. En una toma de corriente normal, tarda demasiadas horas en recargarse. En la geografía española a la fecha no existe la infraestructura que de integral cobertura a estos carros y numerosas gasolineras no disponen de zona de recarga para ellos.

En cuanto a la energía solar conviene anotar que ya se demanda el auto solar. Se incrementan cada vez más las alternativas que, por una razón u otra, no acaban de consolidarse en el mercado, al decir de muchos expertos, por las presiones e intereses de los grandes pesos pesados del petróleo. Verbigracia, hace poco tiempo salió a la venta uno de los primeros vehículos solares realmente familiares, destinados a uso cotidiano. Su nombre es Stella y tiene una autonomía de 600 kilómetros. Se dice en el orbe del sector que Stella es capaz de almacenar en sus paneles solares más energía que la que consume, y esta energía restante se puede aprovechar en cualquier momento para otros usos. En su favor se registra que en determinadas zonas se puede alcanzar una autonomía infinita. Se podrían realizar coches totalmente autosuficientes, y se terminaría de gastar dinero en combustible ya que existiría una fuente permanente de energía. Figura como gran inconveniente que aún es una “tecnología” en fase primigenia de evolución. Todavía no hay grandes marcas interesadas en su desarrollo, por lo cual su promoción es nula. Además, siempre quedan las dudas de cómo funcionarán en condiciones meteorológicas desfavorables. La estética tampoco ayuda. Está claro que el desarrollo de la energía eléctrica en los automóviles aún no es la deseada, y mucho menos aún el uso de la energía solar. Otras alternativas podrían ser el uso de la energía eólica, con aerogeneradores produciendo la energía, o incluso agua. Sí, agua. Ya existen en el mundo prototipos de coches que funcionan con agua salada.

Se colige que la demanda mundial del petróleo seguirá en retroceso. Los ambientalistas también ponen su dique… El fósil ya no es insustituible. Las investigaciones para sustituirlo van en aumento… Se usarán otro tipo de combustibles, extraídos inclusive del fondo del subsuelo terrestre.

El trascendente boom del petróleo, de su precio y de su demanda, empieza a agotarse y en las próximas décadas solo será su nombre un recuerdo, sostienen especialistas. Es increíble. Todo tiene su tiempo… sentencian las sagradas escrituras.

Jorgecast06@yahoo.com

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page