Al instante

El Vaticano pone al descubierto las manipulaciones del régimen de Nicolas Maduro

El Vaticano se enfrenta a Nicolas Maduro
Nadie había tenido acceso al contenido de la carta, pero en una misiva enviada por Monseñor Pietro Carolin, Secretario de Estado del Vaticano, la Santa Sede, le canta a Maduro, todas las verdades que no están dispuestos los chavistas a escuchar.

Sin pelos en la iglesia la Santa Iglesia Católica, le ha criticado a Maduro la falta de seriedad y de compromiso con que su gobierno se ha encargado de los acuerdos alcanzados en el diálogo con la oposición, lo cual aha sido un verdadero bochorno.

Por supuesto, que los chavistas han ocultado el contenido de esta carta, pero la misiva ha sido publicada, y en ella hay constancia de que se está exigiendo a Maduro y su pandilla de delincuentes ineptos, el establecimiento inmediato de medidas para aliviar el hambre en Venezuela.

La carta destaca además que se impone la inmediata liberación de los presos políticos y el establecimiento de un calendario electoral que ponga fin a la crisis.

Por su parte, el jefe de la delegación del gobierno, Jorge Rodríguez, ha protestado “de manera enérgica” los términos de esa comunicación “porque se alejan de un acompañamiento prudente, silencioso e imparcial, no inherente a los temas abordados entre las partes, que son requisito indispensable para la gestión que efectúa el Vaticano en Venezuela”.

El Gobierno protestó por la carta de Parolin, fuertemente criticado por toda la nomenclatura chavista a lo largo de la semana, con el latiguillo de la intromisión en los asuntos internos y la afrenta a la soberanía. “Venezuela no es un protectorado del Vaticano”, escribió Rodríguez.
La carta es un nuevo hito en la tirante relación que la Santa Sede ha mantenido con el régimen de Caracas desde la llegada del comandante Hugo Chávez al poder.
Poco ha tardado el Vaticano, apenas dos reuniones, en exigir avances en el diálogo. Lo hace motivado por el agravamiento de la crisis y el sufrimiento de los sectores más vulnerables y está dispuesta a garantizar la gobernabilidad siempre que las conversaciones concluyan con una salida electoral consensuada. Ese propósito choca con el del chavismo, que entiende las conversaciones como una bocanada de aire para el gobierno de Maduro.

Rodríguez respondió punto por punto las exigencias del Vaticano. El gobierno ha querido descartar cualquier posibilidad de adelantar las elecciones, una propuesta que ha surgido en las reuniones bilaterales como una posibilidad. “En Venezuela hay un cronograma electoral según lo previsto en nuestra Constitución y nuestras leyes: elecciones de gobernadores a mediados de 2017, comicios de alcaldes a finales de ese mismo año y elecciones presidenciales en diciembre de 2018. Ese es el cronograma que nosotros asumimos en claro acatamiento de nuestra soberana Constitución”, afirmó Rodríguez.

La carta del Vaticano y la falta de soluciones y avances son los argumentos esgrimidos obviamente por la oposición para no regresar a la mesa de diálogo.

Ir a la barra de herramientas