Al instante

El periodismo es el domingo

Por Omar Rincón, Diario El Tiempo, Bogotá

Imagen mundaneas.com

En la noche, Caracol y RCN buscan pausar y ganarle al tedio con programas periodísticos.

El domingo es el día del Dios católico, el día de la familia orgánica, el día del aburrimiento hipster, el día de la desazón a las 6 de la tarde… y el día de la información “más seria” en televisión. Caracol y RCN buscan pausar y ganarle al tedio con programas periodísticos.

Caracol intenta tres tipos de periodismo: el sensacionalista de ‘Séptimo día’ (9 puntos de ‘rating’), las entrevistas de ‘Los informantes’ (10 de ‘rating’) y el humor de ‘Vox populi’ (5 de ‘rating’).

La mezcla de tonos es interesante. Historias truculentas que generan espectáculo sobre la miseria de lo humano, entrevistas con sujetos interesantes en sus opiniones o formas de pensar, humor para especular sobre la realidad del país. El ‘rating’ es bueno, lo cual demuestra que la fórmula funciona.

El modelo visual de los dos primeros es el mismo: muchas entrevistas y tomas de apoyo donde se luce el periodista y los invitados caminan como zombis para ganar la cámara. No hay historias visuales sobre la realidad, lo visual es adorno, relleno, ‘egoteca’ de los periodistas.

RCN programa ‘Ellos están aquí’ (5 puntos) y ‘4 Caminos’ (4,5). ‘4 Caminos’ está bien hecho, usa bien las imágenes, intenta el relato más que crónica; es un programa que ha ido encontrando su estilo y tiene coherencia en su mezcla entre historias serias y suaves.

La innovación de RCN es ‘Ellos están aquí’, ya que presenta el misterio, lo sobrenatural, lo extraño como lugar de relato. Aquí triunfa el relato oral, la cámara alucinada que no ve nada; pero entre la música, las imágenes sucias y el texto del locutor se crea la atmósfera de terror, miedo y vida sobrenatural.

En una sociedad sin misterio como la de la felicidad capitalista, estos programas de lo extranatural y lo mágico le ponen la emoción a la noche de domingo.

El tedio del domingo requiere algo que lo emocione. Y en televisión están las mezclas de lo serio, lo colorido y lo ‘light’; de lo periodístico informativo con lo egótico de los periodistas. Algo para pensar sobre la realidad. Mucho de miseria humana. Y un poco de misterio. Así uno se puede ir a dormir sintiendo que todo está mal, pero menos mal uno amanecerá el lunes y seguirá en su correcta vida de masa laboral.

Lo más emocionante en esta sociedad del aburrimiento lo está poniendo la magia, lo extraño, la sobre-natural… y esto no solo en televisión: la radio juvenil también ha ido a estas historias y el cine está lleno de terror.

La sociedad pide y exige re-encantamientos que el mercado y el capitalismo ya no pueden dar. No todo es billete. Necesitamos y exigimos misterio, magia, otros mundos espirituales. Y estos pueden ser explotados por la religión de los miedos, el sensacionalismo de los medios, las historias del terror, las vidas en otra parte. El domingo es el día del misterio televisivo. Y tal vez es lo que haya que hacer para emocionar el tedio del domingo.

 

 

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page