Al instante

EL PANAL DE MIELES: Robo sacrílego en la Villa de San Benito Abad

Por Alejandro Mieles Trespalacios

Foto blogspot.com

 

Un loquito de mala muerte de esos que rondan en los pueblos de la Costa entró al Santuario de San Benito Abad, (Sucre),—lugar venerado por la feligresía colombiana—con la intención de asistir a misa, pero fue descubierto por los asistentes al templo porque su verdadero propósito era hurtarse los “portentos” del Milagroso, pero a la larga, solo se llevó 8 mil pesos de las limosnas, y ya está en libertad.

 

Los robos de las halajas de los templos religiosos en el Caribe no es nada nuevo, la historia está llena de muchos casos. Por los años 85 en RCN Sincelejo se recibió una llamada  del alcalde de San Benito Abad, Juan Cadrazco, alarmado por el robo de las potencias del Cristo Milagroso, inmediatamente, pues, se armó la alarma por el hurto sacrílego.

 Juan Gossain,a la sazón Director Nacional de Rcn, a raíz de nuestras noticias, escribió en Semana un artículo sobre el caso del robo del Milagroso:

“Estoy indignado. La barbilla me tiembla. He tratado de aplacar mi ira para sentarme a la máquina con el alma en paz. Pero no es sino que escriba la primera línea y de inmediato resucita esta marea de rabia que me anuda en la garganta. No sé si ponerme a llorar, con la cara entre las manos, o pegarle una patada al mundo”.

Gossain más adelante agregó:” el caso es que acaban de robarle los “portentos “y la alcancía de las limosnas del Cristo Milagroso de la Villa de San Benito Abad. La noticia es terrible y sobrecogedora. Hombres malvados, con corazón de guarumo y entrañas de piedra, se metieron entre las sombras de la noche y cometieron el asalto. Que la ira de Dios caiga sobre ellos como las lenguas de fuego del libro de Balaam.Porque han cometido un sacrilegio no solo contra los asuntos más sagrados sino contra la tradición de las leyendas costeñas”.

 El cometario de Juan Gossain fue incluido en el libro de éste, “La Nostalgia del Alcatraz”. Casos como este, repetimos, ocurren en los pueblos del Caribe. En estos día la radio regional destacó el robo del loquito en el Santuario del Milagroso de San Benito Abad, y al quien anotó con inteligencia, “los loquitos del pueblos se roban hasta un hoyo”.

 El padre Adalberto Sierra Seviche, Vicario de la Catedral San Francisco de Asís, en su domínales homilías hace referencias a estos hechos de común ocurrencia en las parroquias de sucre. En un pueblo de Bolívar, en el siglo pasado, que yo recuerde, un sacerdote (el padre Correa) se le ocurrió proponer prestar las joyas de la iglesia (la Custodia) a la Arquidiócesis de Cartagena, y la propuesta fue rechazada por la comunidad, y éste, el levita, tuvo que abandonar la localidad en una noche tormentosa.

 Entonces, amables, lectores, que un loquito haya intentado hurtarse los “portentos” del Milagroso en la Villa San Benito Abad,no es sorpresa para mí ni para la feligresía de esa comunidad, porque muchos casos se han visto. Más vigilancia de las autoridades para evitar este tipo de hechos.

 

 

 

 

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page
Ir a la barra de herramientas