Al instante

EL PANAL DE MIELES: Los colombianos cansados del odio

Por Alejandro Mieles Trespalacios

Imagen paolaalzatemartinez.blogspot.com

 

La verdadera paz-la paz que los colombianos de buena fe queremos-no puede utilizarse con fines personales y políticos por parte de bien conocidos segmentos de la sociedad.

La paz es un derecho de todos-como bien lo reconoce la Constitución de 1991, porque, repetimos, los hijos de este país no pueden seguir matándose, mientras unos ricos dirigentes envían sus hijos a estudiar a las universidades del exterior.

Foto resumenlatinoamericano.com

Foto resumenlatinoamericano.com

Hay gentes, pues, que prefieren la guerra por sus enemistades con los gobernantes de turno, esta situación es palpable entre el expresidente Álvaro Uribe Vélez y el presidente Santos, sin embargo, en el pasado, cuando ejerció Uribe el gobierno buscó la Paz; son posiciones que dejan defraudada la sociedad colombiana.

 

Monseñor Neil Beltrán Santamaría –un Apóstol de la Paz-dijo con toda razón, en alguna ocasión, que “la paz en Colombia no estaba a la vuelta de la esquina”, tenía razón, una demostración de ello, los obstáculos al proceso con las Farc

 

Sergio Fajardo-ex alcalde de Medellín y ex gobernador de Antioquia-en reciente visita a Sincelejo-declaró con mucha claridad en un conversatorio convocado por los escritores sucreños y cumplido en el teatro municipal, que después de la firma del acuerdo en la Habana con las Farc hay que trabajar sobre el posconflicto comprometiendo a los colombianos de la importancia de la paz.

 

Además, venderle a las nuevas generaciones la idea que hay que dejar atrás una guerra de 50 años para aterrizar en un país diferente y sin odios, “esa es nuestra tarea”, recalcó el dirigente paisa; los viejos deben dejar ese legado a los muchachos que se están formando sobre todo en las universidades públicas y privadas.

 

Hay, pues, que pensar en un país productivo enemigo de la corrupción, porque ésta, la corrupción, ha dejado una estela de odios en nuestra sociedad, de muertes y de cacique y dirigentes políticos detrás de las rejas.

 

Debemos pensar más en bien de Colombia que en los apetitos personales y políticos; es hora de enterrar la polarización, que de nada sirve al país. Ya estamos cansados de tanto odio,! Por favor!

 

 

 

Ir a la barra de herramientas