Al instante

EL PANAL DE MIELES: La misión del nuevo Fiscal General

Por Alejandro Mieles Trespalacios

Fiscal General de la Nación Foto eltiempo.digital

 La elección, por la Corte Suprema de Justicia, del Fiscal General, creó, como se esperaba, muchas expectativas entre los colombianos, sobre todo entre la dirigencia nacional, sea pública, privada y empresarial.

 

Los políticos, sean senadores y representantes, así como jefes regionales esperan del nuevo Fiscal Néstor Humberto Martínez, una gestión positiva sin reflejar demasiado protagonismo.

 

Las gentes, según tenemos entendido, se cansaron de la empalagosa figuración del Procurador, Alejandro Ordoñez, y del Fiscal saliente Eduardo Montealegre, funcionarios que las 24 horas del día hacían demasiada política.

 

Para los jefes de las colectividades políticas la misión del Fiscal, según se desprende la Constitución del 91, fundamentalmente debe dirigirse a combatir la corrupción metida en todas las entidades del Estado.

 

El ex Súper Ministro del gobierno de Juan Manuel Santos Calderón, debe cuidarse de incurrir en el mismo error cometido por sus antecesores, es decir, trabajar más en la aplicación de la justicia que en las permanentes declaraciones públicas.

Los críticos del nuevo Fiscal le atribuyen muchos intereses con las entidades y empresas para la cuales laboraron, lo cual evitará una verdadera independencia, sin embargo, hay que esperar su actuación, teniendo en cuenta que Néstor Humberto Martínez es un hombre inteligente y experimentado.

 

La nueva Fiscalía tendrá, pensamos nosotros, que conformar un gran equipo de investigadores que enfrenten procesos contra la corrupción en departamentos y municipios; pues en requigistros de prensa se leen grandes titulares de administraciones manchadas por el delito.

 

Con los dineros públicos que van a parar a los bolsillos de muchos particulares deshonestos, se dejan de hacer grandes obras; y con esta aptitud se defrauda las esperanzas de un pueblo hambriento de proyectos sociales.

 

Es, pues, es la gran oportunidad para que la Fiscalía se haga sentir aplicando todo el peso de la ley contra ladrones de cuello blanco repartidos por los 32 departamentos colombianos.

 

En parques, esquinas y restaurantes los comentarios del común de las gentes se ELcentraron sobre los despilfarros oficiales, mal ejemplo que se ha extendido al sector privado.

Ir a la barra de herramientas