Al instante

EL PANAL DE MIELES: Edgar Perea, un versatil del microfono

Por Alejandro Mieles Trespalacios

Edgar Perea, versátil con el micrófono.. Foto capsulas.com.co

Creo no equivocarme en mi apreciación sobre la versatilidad profesional en la narración deportiva de Edgar Perea Arias, un hombre nacido en Condoto (Choco) hace 81 años (1.934-2016) y luego radicado en Barranquilla (Curramba) ciudad que lo acogió y lo quiso hasta su muerte.

Mi generación no puede olvidar desde ningún punto de vista la habilidad, animación, seriedad, oportunidad y el enfoque de Perea para mantener expectante al público cuando narraba emocionantes partidos de futbol, nacionales e internacionales, béisbol, boxeo, ciclismo y baloncesto; Estupendo para eso, es decir, nació con ese don.

Sus primeros pasos los dio en Emisoras Fuentes de Cartagena al lado del empresario Rafael Fuentes con la orientación de Ausberto Reinoso,otro gigante de la radio, ganándose ,inicialmente, un poco más de mil pesos como locutor de cabina.

Allí, dijo Perea a este periodista, “que había
hecho quinto de primaria en el Instituto Caldas de Mompox”, entonces regentado por el maestro Máximo Lidueña; lo que nunca he podido saber, porqué Perea Arias llegó a estudiar a Mompox, siendo éste del departamento del Chocó; en Cartagena el Campeón fue profesor de ingles en el Instituto Escolombia, cuyo rector era entonces el doctor Luis Manuel Ricarte.

Luego pasó a Barranquilla, la Puerta de Oro de Colombia, para ganarse poco a poco el cariño de la fanaticada barranquillera sobresaliendo como el mayor hincha del Júnior y auto se llamó: “Junior mi Papá”; con el decurso de los años se convirtió en un verdadero ídolo que los barranquilleros de ayer y de hoy lo recuerdan con cariño.

Compartió micrófono, que recuerde, con los grandes del periodismo deportivo en la época, Melanio Porto Ariza Meporto, un verdadero maestro del comentario, con Napolén Perea Castro, su primo; le toco seguir los pasos de Marcos Pérez Caycedo ,un gigante de la radio costeña. Qué épocas aquellas que añoramos hoy.

Cuando un Marcos Pérez, un Napoleón Perea, y después Edgar Perea se apoderaban del micrófono para narrar los grandes partidos de béisbol entre los equipos de Cartagena y Barranquilla, se enchuecaban al unísono las voces de esas genialidades como un solo radio.

Colombia, con motivo de su muerte, se ha puesto de pie para rendirle homenaje al Campeón,convertido,sin lugar a dudas , un ídolo colombiano, especialmente del Caribe, y de Barranquilla la ciudad que lo acogió; Embajador en Sudáfrica y senador de la República; la vida lo recompenso por sus virtudes.
De una recia personalidad, implacable en el análisis de los partidos y de los jugadores, reconocía sus virtudes cuando los hechos lo merecían, en sus comentarios no se le pasaban detalles, y finalmente era muy polémico; se le reconocía como un singular locutor deportivo; con ocasión de su muerte alguien dijo que pasarán muchos años para que nazca un Edgar Perea.

Paz en la tumba,Campeón.

Ir a la barra de herramientas