Al instante

EL PANAL DE MIELES: Clemente Manuel Zabala

Por Alejandro Mieles Trespalacios

Gabo y Clemente Manuel Zabala Foto eltiempo.digital

 

En los años que descubrí mis inclinaciones periodísticas—cuando viajaba de Mompox a Cartagena, más de 5 décadas atrás,—escuchaba a mis amigos Narciso Castro, Samuel Pinedo, Manuel Peralta y Alfredo Pernet mencionar a Clemente Manuel Zabala como uno de los grandes del periodismo costeño–.

 

La verdad es que no tuve la oportunidad de hablar con él, de haberlo hecho hubiese sido un privilegio, porque según los informes que tengo de su vida era una hombre extraordinario e inmensamente culto, oriundo de San Jacinto (Bolívar) la misma tierra de Carlos Castellar, Alfonso Hamburguer y Carlos Barraza amigos de selección.

 

Recuerdo, eso lo tengo claro, que Clemente Manuel Zabala—en una época—firmaba los telegramas de nombramientos de maestros en su condición de subsecretario de educación de Bolívar, trabajo, según tengo entiendo, que alternaba con el periodismo, salvo mejor opinión.

 

Siendo director de El Universal el doctor Ciro Castillo Cibarcas, por sugerencia de Miguel Fernández Gutiérrez de Piñeres, hice paraticas de corrector de pruebas nocturno en el periódico liberal de entonces, pero no traté de cerca a Clemente Manuel Zabala.

Con el decurso de los años, poco a poco, fui conociendo al Jefe Redacción de El Universal amigo del expresidente Enrique Olaya Herrera, liberal de tiempo completo, maestro del Nobel de Literatura Gabriel García Márquez, nada menos que el corrector de sus escritos en el periódico cartagenero, fumador de cigarrillo, siempre vestido de blanco, autor de una excelente crónica sobre hechos violentos en el Carmen de Bolívar.

 

Su referente fue siempre Gabo ,porque Clemente Manuel Zabala tuvo el privilegio de ser el maestro en periodismo de nuestro Nobel de Literatura, García Márquez ,en múltiples artículos reconoció los méritos de este hombre nacido en la tierra de las hamacas, San Jacinto. Modesto como toda persona grande y de inmensos méritos.

 

García Márquez precisó en su libro “No vengo a decir un discurso” que el periodismo se aprende en las redacciones de los periódicos y no en las aulas universitarias, así, pensamos nosotros, aprendió periodismo Gabo,.en las oficinas de El Universal de Cartagena.

 

Cuentan sus biógrafos que Zabala era un hombre silencioso, solo se sentía el ruido de su lápiz rojo para corregir los escritos de los reporteros de la época, entre ellos los de Gabo que hacia reporteria en dicho rotativo.

 

Ir a la barra de herramientas