Al instante

El NO sigue dando buenos frutos

Por Octavio Quintero Grupo Editorial El Satélite (GES)

El plebiscito. Foto eltiempo.digital

 

El NO al plebiscito se ha convertido en frondoso árbol de paradojas. Tan solo por ver que las Farc, que durante 50 años han hecho la guerra, ahora quieren vivir en paz más que nadie, es un sorpresivo y grato resultado derivado del NO.

Y, a juzgar por la forma en que se están desencadenando algunos hechos, faltan más sorpresas: hasta la anulación de los resultados del plebiscito podría darse, si es que prosperan en la Corte Constitucional las demandas presentadas por el Centro Democrático; o, también, hasta en la cárcel podría resultar el gerente de “La Paz es de todos”, Juan Carlos Vélez Uribe, por bocón.

En efecto, y ésta es la nota central: los senadores Iván Cepeda y Claudia López demandaron ante el Consejo Electoral y la Fiscalía General, que se investigue si el principal comité promotor del No, violó los topes de financiación, y si algunas empresas y directivos que le aportaron tienen vínculos con paramilitares.

Vélez Uribe fue quien desató un enorme escándalo al revelar en una entrevista de prensa, los financiadores y las maniobras que utilizó la campaña del No, encarnada en el expresidente Uribe.

Los congresistas del Polo Democrático y del Partido Verde, respectivamente, solicitan una investigación “seria y urgente” que permita establecer si “La Paz es de Todos”, tuvo financiación indebida como, por ejemplo, proveniente de empresas con vínculos paramilitares. Al comité del NO, también se le acusa de fraude al sufragante por haber hecho “enverracar” a la gente para que votara contra los acuerdos de La Habana.

Ojalá prosperen las denuncias de los senadores mencionados porque su fondo jurídico, podría servir también para investigar la procedencia de los recursos con que el gobierno nacional, con el presidente Santos a la Cabeza, adelantó la campaña del SÍ.

De hecho, así como el gerente del NO, reveló algunas de las artimañas que se utilizaron para conquistar electores a su causa, también el Presidente reveló que en política los amores son “votos para acá presupuesto para allá”.

Si los del NO, asustaron a la gente con la llegada del castro-chavismo, el Presidente del SÍ, la asustó con la andanada de violencia que se desataría en las zonas urbanas del país, al otro día de que ganara el NO.

Y así, sucesivamente, las falsedades de unos y otros fueron el atosigante menú de la campaña plebiscitaria que terminó ganando el NO, no tanto porque la gente no quiera la paz, como porque el elector, como ha venido a quedar evidenciado, corrompido por los políticos, ha venido acostumbrándose a votar solo por intereses particulares, antes que por deber cívico.

Muchos analistas, de los más connotados del país, han observado que si la campaña del plebiscito se hubiera adelantado como tradicionalmente se adelantan las campañas políticas, a punta de rumbas, lechona, mamona y pola; y uno que otro regalito en efectivo o especie a los líderes nacionales y regionales, la abstención no hubiera sido tan alta, que fue la que definitivamente derrotó al SÍ, según estos mismos analistas.

En conclusión: si de las investigaciones del Consejo Electoral y de la Fiscalía se desprende que hubo fraude y constreñimiento al sufragante, y a la cárcel va a dar el gerente de la campaña del NO, con el mismo argumento podrían enviarse a la cárcel a muchos políticos, si no todos, que a base de engaños, mentiras y dádivas conquistan los votos de la gente en las campañas electorales.

Fin de folio.- La oferta y la demanda también opera electoralmente hablando. Eso hace pensar que el voto obligatorio mandaría tanta gente a las urnas que a los políticos les quedaría imposible comprar tantos votos.

 

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page