Al instante

El maestro Alex Tobar

Por Jaime Rico Salazar

Foto archivo Señal Memoria

Músico de condiciones excepcionales, de larga y exitosa carrera artística y compositor admirable fue Alex Tobar. Autor del primer hit internacional colombiano que tuvo resonancia internacional, el son paisa “Pachito Eche” y de un pasillo de antología “Romanza de amor” con letra del Dr. Carlos López Narváez, muy conocido en la voz de nuestro gran barítono Carlos Julio Ramírez.

Su nombre real era Wolfano Alejandro Tobar García, y nació en Bogotá el 24 de mayo de 1907. Fue un niño prodigio en la música.  A los 3 años ya sabía leer y a los 5 solfeaba con absoluta perfección. Por iniciativa de su padre fue matriculado en el Conservatorio Nacional para que aprendiera a tocar el violín con Guillermo Uribe Holguín. Cuentan que alguna vez el maestro le dijo a Alex que debía afinar su violín y el niño le respondió que si escuchaba bien el que tenía el violín desafinado era él. Y tenía razón… Tenía oído absoluto…

Con la Orquesta del Conservatorio se presentó entonces en el Teatro Colón con un éxito enorme. A los 10 años se fue a estudiar a Alemania y continuó sus estudios en la Escuela de Altos Estudios Musicales de Bonn y también participó como violinista en la orquesta Sinfónica de Hamburgo. Regresó a Colombia en 1929 y se vinculó con la Jazz Band de Anastasio Bolívar. Entonces tocaba todos los instrumentos de viento, teclado, percusión y cuerdas. Además hablaba perfectamente inglés, francés, italiano, ruso, alemán y hebreo…

Por el año 1935 se involucró en la orquesta de Efrain Orozco que emprendía una gira por el sur del continente. En esa época compuso en Buenos Aires el pasillo “Romanza de amor” especialmente para la voz de Carlos Julio Ramírez. Se lo enseñó a Efrain Orozco y éste le cambió algunas notas que le hicieron sentir el derecho de registrarlo a su nombre. Ante el reclamo de Alex, Orozco le siguió un juicio y lo hizo poner preso. Situación que conocimos por  Berenice Chaves que entonces vivía en Buenos Aires. Pero Alex pudo demostrar legalmente sus derechos de autor. Aun cuando esta historia es muy conocida, varios “desinformados” musicales continúan acreditándosela al músico de Cajibío. Fue tema importante en el repertorio de Carlos Julio que interpretó en 1940, en la Voz de Antioquia, cuando vino contratado por la Cadena Kresto. La presentación en el programa la hizo Rodrigo Correa Palacio que también equivocadamente le acreditó la letra a Alex Tobar y la música a Efrain Orozco…

En 1942 regresó a Bogotá y comenzó a sentir que sus ojos no veían muy bien, pero no conocía la razón por la cual estaba perdiendo la vista…estaba diabético… Ingresó entonces a la Orquesta Sinfónica de Colombia como violinista, posición que ocupó hasta 1950. Pero también estuvo vinculado con la orquesta que organizó Lucho Bermúdez cuando regresó de Argentina en julio de 1947 con Matilde, que tocaba en el Hotel Granada, hasta que Lucho decidió trasladarse a Medellín en marzo de 1948.

Entonces Alex reorganizó la orquesta y se quedó de planta en el mismo hotel. Allí estaba cuando se desató el vandalismo del 9 de abril. Tratando de salvar unos instrumentos se lanzó a la calle con un violín, un saxofón, un clarinete y una trompeta y lo detuvo una patrulla de la policía pensando que era un ladrón que había asaltado un almacén de instrumentos musicales. A pesar de que él les explicó quién era, los polícías no le creyeron y lo llevaron detenido.  Entonces no tuvo más alternativa que coger cada instrumento y tocar en cada uno “La gata golosa”, sólamente así entendieron que decía la verdad y lo llevaron hasta su casa. Poco tiempo después de este trágico suceso compuso un bambuco dedicado a Francisco Echeverri Duque, gerente del Hotel Granada que tituló “Pachito Eché”, que cambió posteriormente a un ritmo más bailable y comercial al que llamó “son paisa”, tema que causó furor en Colombia en esos años. Se bailaba fácilmente en un estilo al que llamaban en Bogotá “bote”, en el cual estaban también incluidos los vallenatos de Julio Torres.

Alex puso a “Pachito Eché” en el repertorio que animaba los espacios bailables del Granada y dado el éxito que conseguía con el tema, alguna vez se lo ofreció a Antonio Botero Peláez que representaba en Bogotá a Discos Fuentes de Cartagena. Pero era condición de Alex que fuera grabado por su orquesta y en Bogotá, la que no aceptó Discos Fuentes. Entonces se la ofreció a Emilio Fortou de discos Tropical en Barranquilla que sí estuvo de acuerdo con grabarla en Bogotá. El cantante de su orquesta era entonces Jorge Noriega. Y consiguieron uno de los más grandes éxitos de ventas que se recuerden hasta el momento. En el reverso del disco de 78 r.p.m. acoplaron otro tema de Alex Tobar, “Impuesto de soltería” que también tuvo popularidad.

“Pachito Eché” consiguió trascendencia internacional cuando fue grabado en México por la orquesta del famoso Dámaso Pérez Prado con la voz de Benny More. Aun cuando Pérez Prado figuró como “arreglista” al final de cuentas se quedó con la autoría, ya que Alex Tobar no registró adecuadamente sus derechos en la oficina que para tales efectos tenía el Ministerio de Gobierno, (hoy ya funciona independientemente) pues la había registrado en una biblioteca de Cali. Por supuesto que allí no tenía ninguna legalización oficial. Así es que no pudo nunca cobrar las regalías que la canción generó en el exterior. Mala suerte la de Alex que sus dos mejores creaciones musicales “Romanza de amor” y “Pachito Eché” figuraron entonces como de otros dueños…

En 1951 estuvo en Medellín dirigiendo una orquesta para un club social y regresó a Bogotá en 1952, vinculándose entonces como pianista y arreglista a la orquesta que estaban organizando el argentino Américo Belloto y el maestro Francisco Cristancho y que nunca llegó a sonar como la que tuvo en Buenos Aires cuando respaldó a Leo Marini, Hugo Romani, Fernando Torres y otros boleristas famosos de la época… En el año 1955 empezó a dirigir la Orquesta Pielroja en el programa que la Compañía Colombiana de Tabaco presentaba en televisión.

En esos días contrajo matrimonio con Blanca Margarita Mendoza que le dio dos hijos: Alejandra y David. En 1959 regresó a la Orquesta Sinfónica de Colombia que dirigía Olav Roots y se mantuvo hasta 1974 cuando su enfermedad, la diabetes que no cuidó oportunamente, no le permitió trabajar más. El 21 de febrero de 1975 la orquesta de Lucho Bermúdez le dio una serenata en la Clínica de la Caja Nacional de Previsión donde estaba internado y dos días después, el 23 a las 11 de la mañana sufrió un derrame cerebral que lo llevó a la eternidad…

Su obra. Es extensa y de una calidad extraordinaria. Para orquesta sinfónica: “Atardecer en Patiasao”, “Escena campestre”, “Hoy he visto unos ojos” (letra de Teodoro Gutiérrez), que le cantó Carmiña Gallo, “Poco a poco” (letra de Ivonne Ramírez G.). Canciones para voz y piano: “Tunjo ”, “Caracola ” y “Secreto”(con letras de Carlos López N.), “No olvidaré tu cariño” y “Saudade Negra” (letras de Juan E. Cañavera), “Serenata a Popayán” con texto de José Alarcón Mejía, “Alegrías del Cauca”, “Amoroso”, “Arenas del Caribe ”, “Callecita”, ”Canto indio”, “Cumbia caleña ”, “El maizal”, “El trust de los tenorios”, “Tayrona”, “Josefina ”, “Rosa de Hungría”, “Ven junto a mí ”, “La luz de tu mirada ”, “Me muero por tu amor ”, “Morena linda”, “Negrito tapetuza ”, “Ensoñación”, “La carne propia”, “¿Dónde está Pachito?” y muchas más…
Fotografía y datos biográficos del libro “La Canción Colombiana y su historia” y el “Diccionario de la Canción Popular de Colombia de Jaime Rico Salazar.

 

Acerca de Revista Corrientes (2450 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas