Al instante

EL IDIOMA: Martes de la luenga lengua

Por Oscar Domínguez G, Efraim Osorio (La Patria, Manizales) y Abel Méndez (Diario del Otún, Pereira)

(androidpt.com)

La RAE consideró como “adecuadas adaptaciones al español” el sustantivo wasap o guasap, que hace referencia al mensaje gratuito que se envía a través de WhatsApp, así como el verbo wasapear o guasapear, que significa intercambiar mensajes por WhatsApp.

Asimismo, la academia reguló también el plural del sustantivo wasap, y señaló que para ello simplemente había que añadirle una “s”, y sin tildar, ya que se trata de una palabra aguda terminada en consonante. Lo mismo sucedería con el término guasap

Los miembros de la Real Academia señalaron, que una vez aplicada la nueva medida, estos términos no deberán ser escritos ni en cursiva ni con comillas, ya que son “españolizaciones aceptadas y bien escritas”.

Esta noticia sale a la luz después de que la gran red social de facebook anunciara la compra del chat más usado, WhatsApp, por 16 mil millones de dólares.

El sustantivo wasap (‘mensaje gratuito enviado por la aplicación de mensajería instantánea WhatsApp’), así como su verbo derivado wasapear (‘intercambiar mensajes por WhatsApp’), son adaptaciones adecuadas al español, de acuerdo con los criterios de la Ortografía de la lengua española, publica en su página web la Fundéu.

Esta obra señala que la letra w es apropiada para representar la secuencia /gu/, entre otras, en palabras extranjeras adaptadas al español (waterpolo y web, por ejemplo), criterio por tanto aplicable a wasap como españolización del nombre que se da a los mensajes enviados por WhatsApp.

En este sentido, WhatsApp, como nombre propio de esta marca registrada, debe escribirse tal cual, con W y A mayúsculas, h después de la w, t antes de la s y, por último, dos pes al final.

El plural de wasap es wasaps, sin tilde, pese a acabar en s, dado que se trata de una palabra aguda terminada en grupo consonántico.

Por otra parte, aunque también pueden resultar admisibles las adaptaciones guasap, plural guasaps, y guasapear, al perderse la referencia a la marca original y percibirse como más coloquiales, se recomiendan las formas con w.

Cavilar, balde, detrás, TEMA

Por Efraim Osorio (La Patria, Manizales)

Impresión tan fuerte como las de quienes reciben un ‘baldado de agua fría’ sintió el periodista Guillermo Ríos cuando leyó este titular de El Espectador, inmenso, en primera página, con motivo de la derrota de Colombia ante Venezuela: “UN VALDADO DE AGUA FRÍA”.Y no por la derrota, que, imagino, ya había digerido, sino por la evidentísima cacografía. En castellano no existe la palabra ‘valde’, tampoco, por lo tanto, el término que expresa su contenido, ‘valdado’; ‘balde’, sí, con su significado de “cubo que se emplea para transportar agua”; y ‘baldado’, “contenido del cubo”. Con ese vocablo, tenemos las siguientes locuciones: ‘De balde’, ‘graciosamente’, como decían antes, ‘gratuitamente’, como decimos hoy; ‘en balde’, ‘inútilmente’, y ‘estar de balde’, ‘ocioso’, como muchos congresistas colombianos.

* * *

Impresión de menor grado de intensidad que la del señor Germán Ríos experimenté cuando, por una de mis fuentes, supe que Juan Gossaín había caído en el siguiente disparate gramatical: “Detrás suyo venía una buseta que pregona en un inglés impecable: Jesus is my Lord” (El Tiempo, 5/5/2015). Impresión de menor grado de intensidad, digo, porque considero que al escritor y periodista Gossaín le parece correcta la construcción gramatical ‘detrás suyo’, pues ya la había empleado en uno de los cuentos de su libro ‘Puro cuento’, en la página 21 de la primera edición (2004): “…y las sentaba detrás suyo…”. Ello es que ‘mío, tuyo, suyo’ son pronombres posesivos, que, por naturaleza, deben ir solos en la oración, verbigracia, “aquel libro es el tuyo; éste, el mío”. Y no pueden, en ningún caso, desempeñar el oficio de preposiciones, a saber, introducir complementos circunstanciales de lugar, como en la frase del periodista, que debió ser redactada así: “Detrás de él venía una buseta…”. Esa construcción es tan disparatada como las siguientes: ‘encima suyo’ y ‘debajo suyo’. ¿Sí ven?

* * *

Enviado por el periodista Rafael Antonio Zuluaga, este aparte del Boletín de prensa del Concejo de Manizales (18/6/2015) es una muestra clara de pobreza franciscana de vocabulario: “Los TEMAS que más preocupan a la comunidad, según lo planteado en estos Concejos Móviles, los indicó el Concejal González Sánchez: “Hay un TEMA reiterativo que es la seguridad, la gente se siente insegura y creo que vale la pena hacer una sesión especial al respecto. Otro TEMA que la gente reclama mucho es el TEMA de la salud, el saneamiento básico, el acueducto y el alcantarillado y el TEMA del transporte público. También, el TEMA ambiental y espacio público…”. ¡Uf!

‘Laicos’ es anagrama de ‘social’; ‘ramón’, de ‘norma’; ‘panel’, de ‘penal’, y, así, mil palabras más son anagramas de otras tantas: ‘Anagrama’ es una “transposición de las letras de una palabra o sentencia, de que resulta otra palabra o sentencia distinta”. En una de sus Cuartillas, el columnista Álvaro Gartner, al comentar una de mis apuntaciones anteriores, escribe: “Como ‘cavilar’ es anagrama (y eufemismo) de ‘vacilar’, no noté muy seguro al cazagazapos, quien sugirió que en lugar de ‘cuádruple’ debí escribir ‘cuatro’” (LA PATRIA, 12/6/2015). ‘Cavilar’ sí es ‘anagrama’ de ‘vacilar’, pues tiene las mismas letras, pero no es un ‘eufemismo’, ya que las dos tienen significados muy distintos: ‘cavilar’ es “pensar con intención o profundidad en alguna cosa”, que fue lo que hice con su frase “…y, sobre todo, de la cuádruple capilla para sendas religiones…”, en la que el adjetivo ‘sendos-as’ está mal empleado. ‘Vacilar’, en cambio, es “titubear, estar una persona indecisa”, dudar. Y no es ‘eufemismo’, porque éste es “una figura retórica que consiste en una manera de hablar o escribir por la que se evita usar palabras hirientes o frases malsonantes, tabúes o que pueden provocar una evocación dolorosa. Ej.: Tercer Mundo por países pobres…” (María Teresa Reyzábal, Términos literarios). Nota: Un lector me pidió que le pusiera la diéresis a la ‘a’ del apellido Gartner (Gärtner). ¿Para qué? Como nombre alemán (‘jardinero, hortelano’), en este idioma sí la necesita para su pronunciación correcta, pues en él, según los que saben, ‘ä’ suena como nuestra ‘e’, pero en castellano es inoficiosa, ya que todos pronunciamos esa ‘a’ como una ‘a’: nadie pronuncia Guertner.
Taller del idioma. Las comillas.
Abel Méndez (Diario del Otún, de Pereira)

Las comillas. «Todas las actividades que se desarrollaron el sábado en la finca Sierra Morena y tuvieron inicio en el salón “Susurros del Paraíso”…». De Pereira Firme.
No me canso de cantaletear acerca de la exagerada costumbre de poner todos los nombres propios entre comillas que despertó en toda la gente. En este caso el autor podrá darse cuenta de su error. La finca es un lugar y su nombre lo puso sin comillas. Un salón de la finca también es un lugar y su nombre lo puso entre comillas. ¿Cuál de los dos es incorrecto? He repetido hasta el cansancio que sólo los nombres propios de las obras de creación y de las publicaciones periódicas van entre comillas cuando el editor no dispone de bastardilla, en caso de que las tenga se prefiere esa clase de letra. Un salón de una finca no es obra de creación ni una publicación periódica.

Santa flauta «… el talento de los solistas invitados: Yovanny Betancur santa (flauta)». De Prensa Instituto de cultura.

Ese «Santa» con minúscula puede ser un error de tecleo o que el digitador desconocía el apellido Santa y pensó que santa era la flauta.

Miscelánea. «Entérate más en: Ecos 1360 Radio. Martes 23 de junio Universidad Libre Pereira, sede centro, Auditorio “Cesar Gaviria Trujillo”, 8:30 am – 11:00 am».
1. Nada están haciendo eso dos puntos en la frase «Entérate más en Ecos 1360 Radio».
2. Tampoco se ve la razón para que la palabra «martes» vaya en mayúscula sostenida.
3. Y no podía faltar que el nombre del auditorio vaya entre comillas como si un edificio fuera una obra de creación o una publicación periódica.

4. En las abreviaturas cada palabra abreviada lleva punto, entre las palabras hay espacio y los guiones separadores no se escriben con espacio antes ni después: «… , 8:30 a. m.-11:00 a. m.»
Dos en uno. «Un estudio realizado por el Comité de Salud Mental de Pereira, evidenció que 1 de cada 4 pereiranos ha consumido alcohol, tabaco, marihuana y/o cocaína en los últimos tres meses». El Diario del Otún.

El primero consiste en la insistencia académica para cuando se escriben numerales que se pronuncian en una sola palabra sean escritos en letras y más si alguno de ellos es el número uno porque en ese caso se considera la palabra «uno» no como numeral sino como pronombre: «… uno de cada cuatro.

El segundo consiste en que la inexistente preposición copudisyuntiva no tiene oficio alguno, aunque la Ortografía 2010 parece validarla. En la cita por ejemplo es innecesaria pues la preposición que se usa es la disyuntiva porque con cualquiera de las adicciones mencionadas que tenga una persona queda clasificada en el estudio.
taller95@yahoo.es

Trinos que pesca Ricardo Bada

Siempre que me siento mal porque es lunes pienso en q diosito me ama mucho

y no me dio la cara de la Tigresa del Oriente o Wendy Sulka. (@AK_brona)

* * * * *

Perdió México. No importa cuándo leas esto. (@dany)

* * * * *

Hay dos tipos de personas, las que te hacen perder el tiempo

y las que te hacen perder la noción del tiempo. (@MesKalera)

* * * * *

Tuiteros insignificantes con menos de cien seguidores : Escriban algo en una servilleta y aviéntenlo por la ventana; los leerá más gente. (@oximoron)

* * * * *

Me hace muy feliz, de una manera casi infantil, cuando en las librerías empacan los libros en bolsas de papel. Como el pan. (@Aulogelio)

* * * * *

Ir a la barra de herramientas