Al instante

EL IDIOMA: Gratis, simplemente

Por Jairo Cala Otero

Imagen vsphere-hosting.net

De todas las redundancias conocidas la referente a la gratuidad es la campeona. Todos los días, los medios periodísticos y algunos establecimientos comerciales colombianos (estos últimos mediante volantes y pasacalles), pregonan concesiones y valores agregados, pero incluyen un error idiomático: hablan con redundancia al referirse a la gratuidad. Se ha vuelto común, y por ello todos aquellos que lo usan están convencidos de que es correcto hacerlo. Pero no es así.

Veamos unos ejemplos:

  1. «Compre dos productos, y lleve totalmente gratis un jabón de bola».
  2. «Entrada completamente gratis».
  3. «Inscripción totalmente gratis».
  4. «Compre su calzado aquí, y lleve, absolutamente gratis, un zapato para el pie derecho».

 

Las autoridades lingüísticas señalan que aunque se usen formas adverbiales (completamente, totalmente y absolutamente) el adjetivo gratis y el adverbio gratuitamente siguen significando ‘de balde, sin cobro alguno’.

 

Cuando uno, movido por anuncios publicitarios como los de los ejemplos citados, se aventura a comprar algún producto o servicio tiene bien claro que si le van a encimar algo, eso no tendrá valor económico alguno. ¡Será gratis! Es decir, será totalmente ¡libre de pagos! Porque no hay gratuidad a medias; ninguna cosa se consigue «medianamente gratis», «casi gratis» o «parcialmente gratis».

 

Gratis es, entonces, un término que encierra totalidad o absolutismo. Si a uno le cobran aunque sea un valor simbólico (cincuenta pesos, por ejemplo), ya aquello que le entregan no es gratis.

 

Las formas simples y correctas para los casos arriba citados, son:

 

  1. «Compre dos productos, y lleve gratis un jabón de bola».
  2. «Entrada gratis». (O gratuita).
  3. «Inscripción gratis».
  4. «Compre su calzado aquí, y lleve gratis un zapato para el pie derecho».

 

Este «cáncer lingüístico» ya hizo metástasis entre muchos hispanos. Es, por lo tanto, difícil «extirparlo» del vocabulario de publicistas, diseñadores gráficos, locutores, periodistas, consumidores, presentadores de televisión, funcionarios… Aunque, si ellos se empeñan en superar ese error, lo lograrán.

 

Queda, cuando menos, el antecedente de que se les hizo notar. Si no lo corrigen, pese a que la observación se les ha hecho completamente libre de pagos, es decir, ¡gratis!, entonces estaremos, sencillamente, ante gente necia, testaruda, contumaz, obstinada, terca, orgullosa…

 

(Los adjetivos calificativos aquí usados ¡también son gratis!).

 

Ir a la barra de herramientas