Al instante

El grupo terrorista preparaba un gran atentado con explosivos en Barcelona

Diario El País, Madrid

Fotocomposición The Telegraph

El grupo terrorista que el jueves causó la muerte de 14 personas en Barcelona y Cambrils (Tarragona) preparaba, desde hacía meses, un gran atentado con artefactos explosivos. Sus planes se frustraron por la explosión fortuita de unas bombonas de butano en una casa de Alcanar (Tarragona) que usaban para preparar los atentados, según la investigación. La célula —integrada por una docena de personas, la mayoría jóvenes— cambió entonces de plan de forma precipitada y acometió el atropello masivo en La Rambla, que dejó 13 muertos y 88 heridos. Después intentó otro ataque en Cambrils, donde una mujer fue apuñalada y falleció este viernes. Cinco terroristas fueron abatidos allí. La policía catalana buscaba ayer a Younes Abouyaaqoub, de 22 años y vecino de Ripoll, como sospechoso de conducir la furgoneta.

Estado en el que quedó una casa de Alcanar. JAUME SELLART (EFE) ATLAS

La explosión de Alcanar hizo que ya no contaran con el material necesario para preparar atentados de mayor alcance en Barcelona”, explicó este viernes el comisario jefe de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, sobre un episodio clave en la investigación.

A las 23.17 horas del miércoles, víspera del atentado, se produjo una explosión en una vivienda de Alcanar con una veintena de bombonas de gas butano y propano. El edificio se desplomó, hubo dos muertos y siete heridos. Los Mossos trabajan en la zona y este viernes hallaron trazas de TATP, un explosivo utilizado de forma habitual por Estado Islámico. También localizaron un centenar de bombonas de butano.

Trapero asumió este viernes que la intención del grupo iba más allá de causar el pánico con un atropello masivo: buscaban una masacre con bombas. “Probablemente estaban buscando otro tipo de atentado”, resumió. Pero el traspiés con las bombonas de butano les llevó a improvisar y a actuar “de manera más rudimentaria”. Los terroristas decidieron entonces lanzarse con una furgoneta contra la multitud en la emblemática Rambla, un lugar de paso de turistas en el corazón de Barcelona. Más tarde, y aunque no se sabe si era su destino final, intentaron repetir atentado en el paseo marítimo de Cambrils, una localidad turística de Tarragona. En el primer caso, una furgoneta atropelló a decenas de personas (con el resultado de 13 muertos y 88 heridos de hasta 35 nacionalidades distintas) y, en el segundo, fueron heridas seis personas. Una de ellas es una mujer apuñalada, que murió este viernes.

Apenas 24 horas después de los ataques, los Mossos disponen de una línea de investigación clara, aunque persisten algunas incógnitas. Trapero confirmó que, por ahora, los Mossos han detenido a cuatro hombres. El primero fue arrestado poco después de los atentados en Ripoll, y está ligado al alquiler de la furgoneta con la que se cometió el atropello masivo en Barcelona. El segundo fue arrestado por la noche en Alcanar y es una de las personas que resultó herida (de gravedad) en la explosión fortuita. Forma parte, presuntamente, del grupo que preparó los atentados desde esa localidad. El operativo policial se centró este viernes en Ripoll, donde hubo registros y otros dos detenidos.

Además de los cuatro detenidos, hay otros cinco terroristas muertos. Todos ellos fueron abatidos en el segundo ataque perpetrado por los terroristas en Cambrils. Uno de ellos, según fuentes policiales, es Moussa Oukabir, que durante la tarde fue el principal sospechoso de ser el autor material del ataque. Sin embargo, Trapero dijo por la noche que esa hipótesis perdía peso y, según fuentes policiales, se emprendió la búsqueda de Abouyaaqoub.

Un mismo agente de los Mossos mató a cuatro de los terroristas que, a bordo de un Audi A3 de color negro, intentaron arrollar a las personas que en ese momento se encontraban cenando o caminando en el paseo marítimo, junto al club náutico de Cambrils. El quinto atacante fue alcanzado por las armas de los Mossos tras herir, con un cuchillo, a la mujer que acabó falleciendo. Todos ellos llevaban cinturones explosivos falsos. En el coche, los agentes encontraron un hacha y cuchillos.

Las furgonetas, clave

Una de las pistas clave de la investigación son las furgonetas alquiladas por el grupo terrorista para cometer los ataques. Uno de los vehículos fue usado para el atropello de Barcelona. El conductor homicida lo abandonó en plena Rambla, a la altura del Liceu, y se dio a la fuga. Trapero aseguró que, por ahora, no tienen identificado al conductor y autor material del atentado de Barcelona.

Las otras dos furgonetas son la de Cambrils y una tercera que apareció en Vic, aunque los Mossos no han podido aclarar por ahora para qué las querían los terroristas. Una hipótesis es que pudieran servir para trasladar los artefactos explosivos en el atentado que preveían cometer en Barcelona. “Estos vehículos alquilados conectan los incidentes y los escenarios”, dijo Trapero.

Los Mossos enmarcan los sucesos de Barcelona, Cambrils y Alcanar en un único propósito terrorista. “Son distintos escenarios con las mismas personas. A algunos de ellos los vamos ubicando en diferentes sitios”, explicó el comisario jefe. La investigación se centra en completar la identificación de las personas que se movían en torno al domicilio de Alcanar. De los cinco terroristas abatidos en Cambrils, dos han sido identificados.

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page