Al instante

El general Cabal

Por Gustavo Alvarez Gardeazábal, Diario ADN

Hoy 19 de agosto, hace 200 años que las balas del pelotón de fusilamiento del general Morillo cayeron sobre la humanidad del general José María Cabal, el más grande y más capaz de los guerreros y gobernantes vallecaucanos.

Hijo de familia feudal, pero nieto de la Negra Barona para los blancos envidiosos de Buga, tuvo respaldo económico e intelectual con qué irse a estudiar a Santa Fe. Allí demostró rápidamente su inteligencia y astucia y pronto estuvo al lado de Nariño traduciendo e imprimiendo los Derechos de Hombre.

Juzgado y condenado junto con el precursor, consiguió( gracias al poder económico de su familia) llegar a España no como preso en las mazmorras de Cádiz sino a estudiar en Madrid y en Europa hasta las vísperas del grito de independencia.

Comandante militar de las huestes de Nariño, combatió 4 años seguidos como triunfador frente a los españoles aún en medio de la Patria Boba, demostrando que ningún otro militar planteaba batallas tan visionarias y aguerridas como él. Reconquistó Popayán en 1815 pero sucumbió en 1816 a la división estúpida entre federalistas y centralistas y apenas salió vivo de la hecatombe del ejército republicano.

Escondido en los montes de su hacienda de La Concepción, fue miserablemente señalado por los blancos lambones de Buga que encabezaban los Dorronsoro y Warletta lo capturó para llevarlo a fusilar en Popayán.

Hoy, 200 años después, su periplo como militar y su visión como gobernante resultan deseables, haciéndonos pensar que este país habría sido distinto si tuviéramos generales como él, que hubiesen hecho respetar los valores y conducir a la victoria no solo en el campo de batalla sino en la lucha por convencer con ideas salvadoras.

@eljodario
www.eljodario.co
Si quiere oir el audio de esta columna en la voz de su autor vaya a: https://www.spreaker.com/user/eljodario/el-general-cabal-adn-agosto19

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page