Al instante

El destino de Robledo y Clara López

Por León Valencia, Revista Semana

El Polo Democratico y sus líderes divididos. Foto static.iris.net.co

Robledo ha confundido a lo largo de estos años izquierda con oposición. No quiso aceptar que la izquierda, sin dejar de serlo, podía acompañar a Santos en la búsqueda de la paz y participar en su gobierno para alentar este objetivo. No comprendió que eso no significaba perder su filo crítico.

Otra vez se ha dividido el Polo y ahora está en grave peligro la continuidad de su representación parlamentaria. Es una lástima. Que una organización política haya tenido en su nómina a congresistas como Gustavo Petro, Carlos Gaviria, Antonio Navarro y Jorge Enrique Robledo, reconocidos en diversos momentos como los mejores parlamentarios en sondeos de opinión y en la calificación de sus colegas, es un verdadero lujo, un lujo que no se debía perder.

Esta corriente ha sido, sin duda alguna, a lo largo de 15 años, la principal gestora de debates políticos en el Congreso de la República. El referente en los juicios a la corrupción, la voz más alta en la defensa de los derechos sociales consagrados en la Constitución de 1991, la bancada más decidida en la lucha contra la discriminación por motivos económicos, raciales y sexuales.

El mérito es mayor si se tiene en cuenta que su representación no alcanzó nunca el 10 por ciento de los congresistas. Desde una condición minoritaria han dado batallas memorables. Fue ese brillo parlamentario y esa vocación social lo que les permitió cosechar triunfos en la Alcaldía de Bogotá y votaciones importantes en cuatro disputas presidenciales.

 

Ir a la barra de herramientas