Al instante

El Congreso de la opinión

Por Yann Basset* (razonpublica.com)

Buenas noticias. Aumentó la participación electoral, el escenario político se amplió, se perfilaron más claramente la corrientes que van a disputar la Presidencia, habrá gobierno y oposición más deslindados, y el Congreso reflejará mejor lo que piensa la gente.

 

La gente sí votó

La participación amentó en 5 puntos porcentuales.

Las elecciones de este domingo trajeron buenas noticias para Colombia.

La primera de ellas: entre 2014 y 2018, la participación amentó en 5 puntos porcentuales. Si bien la abstención sigue siendo el comportamiento de la mitad de los electores, jamás una elección legislativa había suscitado un nivel de participación tana alto desde que entró en vigencia la Constitución de 1991.

La alta tasa de participación  tiene un efecto directo sobre los resultados: el Congreso de 2018-2022 reflejará la composición política de la opinión pública de una manera seguramente más fiel que las pasadas ocasiones.

Suele decirse, con razón, que las elecciones parlamentarias son las que mejor expresan el poder de las maquinarias, del clientelismo, de los caciques regionales y eventualmente, de la corrupción.

Sería ingenuo pensar que estos fenómenos desaparecieron en esta votación – y de hecho, algunos incidentes registrados a lo largo del país muestran que estas prácticas siguen siendo extendidas-. Aún entonces cabe afirmar que estas elecciones permitieron una expresión más clara de la opinión pública, en buena parte gracias a la influencia del clima de polarización que acompaña la campaña presidencial.

Antanas Mockus
Antanas Mockus

Polarización sin radicalización

Aquí hay que despejar una confusión que se ha introducido en el debate público. Aunque las dos cosas van a menudo de la mano, polarización no significa radicalización:

  • La primera alude al hecho de que los ciudadanos tomen posiciones encontradas sobre un espectro definido por dos alternativas opuestas.
  • La segunda alude al hecho de que las posiciones y discursos políticos adquieran un corte agresivo, intolerante y potencialmente violento.

Polarización no significa radicalización.

La polarización es lo contrario de la dispersión. La radicalización es lo contrario de la moderación.

Si el debate público ha demostrado cierta forma de radicalización desde el plebiscito sobre la paz, las elecciones de este domingo dieron cuenta más bien de cierta forma de moderación:

  • En la izquierda, el resultado marginal de la FARC confirma que no hay espacio para la justificación de la violencia, ni siquiera la de ayer, y que la integración de los desmovilizados a la vida democrática pasa probablemente por una ruptura mucho más contundente con el pasado de la organización.
  • En la derecha, muchas de las voces más radicales tuvieron pobres resultados, empezando por Alejandro Ordóñez en la consulta de la derecha e incluyendo  a algunos de los voceros  más agresivos del Centro Democrático o del Partido Conservador.
  • Al contrario, el buen resultado de una figura como Antanas Mockus, quien ha hecho una bandera de la tolerancia y el rechazo a la violencia y quien obtuvo más de 500.000 votos, parece indicar que el electorado no se deja llevar por la radicalización.

En cambio podemos hablar de cierta polarización en la medida que les fue mejor a los sectores que tomaron posiciones más clara y coherentes sobre los grandes temas de la agenda nacional, en particular el de la “implementación” del acuerdo de paz: el uribismo en un lado y las fuerzas de centro-izquierda en el lado contrario.

Las fuerzas que no supieron tomar posición clara sobre este y otros temas, o que tuvieron  un comportamiento errático e inconsistente en el Congreso, resultaron castigadas. La ex coalición de Unidad Nacional del presidente Santos sale particularmente mal librada, con la excepción de Cambio Radical.

Expresidente Álvaro Uribe Vélez
Expresidente Álvaro Uribe Vélez

Las consultas

El buen resultado de las consultas es también una muestra de esta polarización. Tanto la consulta de la derecha como la de la izquierda lograron atraer una gran cantidad de votos, cantidad mayor en el primer caso porque había algo más de competencia en el juego que en el caso de la segunda.

Además, contrariamente a lo que sucedió en 2014 con la consulta de la Alianza Verde, los electores expresaron preferencias que muestran un interés genuino en participar en estas consultas, lo cual se tradujo en el alcance marginal que tuvieron esta vez los voto nulos o no marcados.

Martha Lucía Ramírez fue la primera víctima de esta polarización que destacó a los dos candidatos que lideran las intenciones de votos para la presidencial: Ivan Duque para la derecha, y Gustavo Petro para la izquierda.

El éxito de las consultas fue tal que rebasó las previsiones de la Registraduría y obligó a recurrir al extremo de permitir el voto en tarjetones fotocopiados. Esta medida, problemática desde el punto de vista de la confiabilidad del voto, hubiera podido provocar una grave crisis si no hubiera sido por la contundencia de los resultados, que no dejan mayor espacio para la duda.

María José Pizarro
María José Pizarro

El nuevo Congreso

Las dos  gráficas siguientes muestran el cambio en la composición política del Senado y de la Cámara de Representantes:

Composición del Senado 2014 y 2018

2014

Senado en las elecciones de 2014

2018

Senado elegido en 2018

 

Composición de la Cámara de Representantes 2014 y 2018

2014

Representantes a la cámara elegidos en 2014

2018

Representantes a la cámara elegidos en 2018

Podría parecer paradójico hablar de polarización cuando ambas cámaras muestran un alto grado de fragmentación.

Incluso se produjo un aumento de partidos con presencia en el Senado, lo cual se debe que la izquierda esté dividida en varias fuerzas (encabezadas por la Alianza Verde, el Polo Democrático y los Decentes) que apoyan distintas candidaturas presidenciales, mientras que la derecha está más claramente unida detrás de Iván Duque.

Pero debo añadir que la división de la izquierda no obsta para puede adoptar posiciones bastante convergentes sobre muchos temas, en particular los referentes al post-conflicto (reforma política, reforma agraria, etc.), que dominan la campaña como dominarán probablemente la agenda del Congreso.

Lo anterior significa que el Congreso podría funcionar con una lógica de mayorías y minorías, con una línea clara de división entre oficialistas y opositores, muy distinta del sistema de gran coalición que prevalecía con la Unidad Nacional, y que mostró sus límites en el último tramo del gobierno Santos.

Esto es una buena noticia en la medida en que puede significar un control político y una rendición de cuenta más eficaces. Solo falta por determinar cuál será la bancada del gobierno y cuál la de la oposición, cosa que por supuesto dependerá del resultado  de la elección presidencial.

Rodrigo Lara
Rodrigo Lara

Los escenarios  de gobernabilidad

El avance de Cambio Radical es más el fruto de la reorganización de fuerzas de caciques regionales que un avance real en la opinión.

Gustavo Petro o Sergio Fajardo tendrían que apoyarse sobre una mayoría que englobe toda la izquierda y que logre por lo menos la benevolencia del partido Liberal y de la U. Iván Duque debería integrar al partido Conservador y a Cambio Radical, junto con algo más de apoyos por parte de la U y el partido Liberal.

En cualquiera de estos casos, el gobierno tendría en frente una oposición de peso que garantiza un buen control político, aunque podría incluso derivar en serios problemas de gobernabilidad, particularmente con Petro o Fajardo en la Presidencia.

Una victoria de Vargas Lleras sería la única posibilidad de resucitar un escenario de gran coalición central que volvería a integrar los actuales socios de la Unidad Nacional, dejando por fuera al Centro Democrático a la derecha, y a las fuerzas de centro-izquierda al otro extremo.

Sobre el papel, es un escenario que aseguraría la gobernabilidad. Se trataría sin embargo de un gobierno controlado por las fuerzas que suscitaron el mayor rechazo en estas elecciones: el conservatismo, el liberalismo y sobre todo la U fueron los grandes damnificadas de este escrutinio.

Queda Cambio Radical, que tuvo éxito en ocupar el espacio que sus ex socios dejan vacíos en las regiones. Pero no hay que sobrestimar el éxito de este partido. Se dice por ejemplo que Cambio Radical pasa de nueve a 16 curules en el Congreso, pero en la práctica, no partía de esas nueve curules porque ya había recibido el apoyo de grupos políticos que llegaron al Congreso en el 2014 bajo otra denominación partidista, y que ahora se presentaron como parte de Cambio Radical. Es el caso

  • del grupo de Claudia Rodríguez, que ocupaba una curul por el Centro Democrático,
  • del clan Aguilar que tenía la suya en Opción Ciudadana,
  • de Teresita García, igualmente en Opción Ciudadana, y varios más.

Visto así, el avance de Cambio Radical es más el fruto de la reorganización de fuerzas de caciques regionales que un avance real en la opinión.

Sumando las fuerzas de la ex Unidad Nacional, el saldo es claramente negativo, lo cual no auguraría mucho éxito para un gobierno que quiera reeditar la experiencia.

Las elecciones  presidenciales definirán cuál de estos escenarios prevalecerá, sin que las votaciones de domingo nos permitan cerrar del todo las posibilidades.

Las legislativas y las presidenciales tienen distintas lógicas, distintas reglas y hasta distintos electorados, de modo que debemos ser prudentes a la hora de proyectar los resultados de las segundas a partir  de las primeras.

Y en todo caso este Congreso promete ser una institución más protagónica y con mayor posibilidad de conectarse con la opinión que el Congreso saliente.

*Director del Observatorio de la Representación Política de la Universidad del Rosario. 

 

Acerca de Revista Corrientes (2274 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas