Al instante

El campeón de los despistados

Por Evelio Giraldo Ospina, editor de Eje 21)

Luis Carlos Vélez Uribe. Foto msn.com

Se llama Juan Carlos Vélez Uribe y hasta ahora el único puesto de importancia que ha tenido en el sector público ha sido el de director de la Aeronáutica Civil.
Aunque lleva a la inversa los apellidos de su jefe político, Alvaro Uribe Vélez, no guarda parentesco alguno con el hombre que ha tratado de sacarlo adelante, pese a que su pupilo es cerrado de la mollera.

Vélez Uribe acaba de protagonizar sonoro escándalo con unas declaraciones que en su calidad de gerente de la Campaña del NO le concedió al diario La República, de Bogotá, en las que metió bien hondo las de caminar, al poner al descubierto procedimientos rayanos con la indelicadeza, la mentira y la calumnia en la batalla electoral que ganó el llamado Centro Democrático.

Las prácticas que confesó ingenuamente, en el susodicho reportaje, ya son materia de averiguación por el Consejo Nacional Electoral y han suscitado su abrupta salida de la gerencia de la campaña ganadora del plebiscito. El tarambana empuercó el éxito de su partido.
Sus imprudentes declaraciones llenaron de indignación no solo a su amo Uribe sino al resto de los cuadros directivos del movimiento opositor que ahora parece tener la sartén por el mango.

Como el despistado Vélez cree que todos los periodistas somos caídos del zarzo (como él) quiso desmontarse por las orejas del tierrero que armó al irse de la lengua, para dar a entender que “había sido mal interpretado por los cronistas de La República”. Pura paja, don Juan Carlos. A otro perro con ese hueso.
Sus entrevistadores le salieron al paso a su infantil y peregrina disculpa y le recordaron que el reportaje motivo del escándalo está bien grabado y en poder del director del diario, Fernando Quijano.

Un antecedente de Vélez
Vean, por favor, este dato para que los lectores de Política con Pimienta sepan lo despistado que es Vélez Uribe en materias electorales .
La noche previa a las elecciones de alcaldes y gobernadores –que ´perdió el uribismo en todo el país—lo vieron unos copartidarios suyos cenando en un restaurante del norte de Bogotá.

Aterrados, sus correligionarios le preguntaron qué hacía a esa hora, en la capital del país, si a la mañana siguiente se decidida en las urnas su suerte como candidato a la alcaldía de Medellín.

Tartamudeando, Vélez les dijo que ´les entendía su preocupación y que él se iría más tardecito para la Bella Villa. (¿Tendría su avión privado, esperándolo en El Dorado?. Ya voy Toño).

Resultado del despiste: el ganador de la primera alcaldía paisa fue Federico Gutiérrez, Fico, que es más vivo y menos estúpido que el perdedor de marras.
Nos late que hasta el jueves último le alcanzó la cuerda a Vélez Uribe como militante y jefe en el CD.

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page