Al instante

EL CAMPANARIO: Vamos a ver si se acuerdan

(Recopilación de Héctor Arango)

Foto archivo blogspot.com

UN DIVERTIDO RECUENTO DE TIEMPOS NO MUY LEJANOS…*

El colegio duraba hasta el mediodía, llegábamos a casa a almorzar y pa’ la calle otra vez.

No teníamos celular, así que nadie sabía dónde estábamos, pero nos pegaban un grito y salíamos corriendo pa’ la casa.

Nos cortábamos, nos rompíamos un hueso, perdíamos un diente, pero nunca hubo una demanda por estos accidentes.

Nadie tenía la culpa sino uno mismo, “por pendejo”, nos decían en lo que llegábamos a la casa sangrando y de paso nos jodian.

Comíamos helado de tienda con “cuca negra”, tomábamos gaseosa con pan y salchichon, comíamos leche en polvo con azúcar, tomábamos la pepsicola, que ahora según y que tiene más azúcar y contribuye al exceso de peso, pero nos manteníamos raquíticos porque siempre estábamos en la calle jugando…

Compartíamos una gaseosa entre cuatro, tomando todos de la misma botella y nadie le paraba bolas.

No teníamos Playstations, Nintendo 64, X boxes, Juegos de vídeo, 99 canales de televisión en cable, videograbadoras, sonido surround, celulares Android ni computadoras, lo único que teníamos era Monopolio o Damas China y de vaina, ahhhhhh y un paquete de baraja con las que jugábamos 31, Burro  y otros juegos.

Como jodiamos con los cigarros explosivos y chicles que pintaban los dientes.

Salíamos en bicicleta o Caminábamos hasta la casa del amigo y sin pararle bolas a nadie, sencillamente entrábamos sin tocar la puerta y allí estaba tu pana y salíamos a jugar. ¡Ahí, afuera!, ¡En el mundo cruel ¡Sin un guardián!

¿Cómo hacíamos? Jugábamos pelota con tapitas de gaseosa  y un palo de escoba o con pelota de tenis Ponchado, Stop

Volabamos la cometa, jugábamos raya u hollito, con las metras de madera Policia y Ladrón, y cuando teníamos la oportunidad de estar cerca de una chica jugábamos la botellita, o escondite americano

Hacíamos partidos y si en alguno de los equipos que se formaban para jugar un partido no todos llegaban a jugar no pasaba ningún desencanto llevado a trauma.

Hacíamos caucheras con horquetas, resorte y el cuerito del blujean o la lengüeta del zapato.

Algunos estudiantes no eran tan brillantes como otros y cuando perdían un año lo repetían. Nadie iba al psicólogo, al Psicopedagogo, nadie tenía dislexia, ni problemas de atención, ni hiperactividad, ni ninguna mierda de bouling, simplemente repetía por guevón y pajuooo y tenía una segunda oportunidad.

Teníamos libertad, fracasos, éxitos, responsabilidades y aprendimos a manejarlos a punta de golpes, pero aprendimos.

La gran pregunta es ¿Como hicimos para sobrevivir y sobre todo para ser las grandes personas que somos ahora?

Si lo eres, entonces comparte este mensaje a tus conocidos de tu misma generación o a gente mas joven para que sepa como éramos antes.…

¡FUIMOS UNOS CARAJITOS SUPER FELICES..!!!”

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page