Al instante

EL CAMPANARIO: Unos desacuerdos gardelianos

Por Tomás Nieto

(moioprewb.hol.es)

Transcurridos ochenta años de la trágica muerte de Carlos Gardel, subsisten algunas controversias alrededor del mito.
La principal gira en torno al lugar de nacimiento del Zorzal Criollo. Para unos era francés, para otros, uruguayo.
La discusión jamás cesará, mientras prevalezca la adoración por el legendario cantor, compositor y actor cinematográfico.
Entre los escombros dejados por el choque en tierra de los dos aviones, en el aeropuerto “Las Playas”, de Medellín, se encontró una prueba favorable a los uruguayos: su pasaporte.
En el documento –un poco afectado por las llamas– Gardel figuraba nacido en Tacuarembó y nacionalizado en Argentina. Toulouse no aparecía por ninguna parte como supuesta patria chica del legendario personaje.

Debate sobre el testigo ocular
Una nueva discusión acerca del cubrimiento periodístico de la catástrofe del 24 de junio de 1935, surgió en la recordación de los 80 años del doloroso siniestro.

En su Contraplano del domingo último, Orlando Cadavid Correa habló del macabro privilegio que tuvo por partida doble el radioperiodista Antonio Henao Gaviria, al presenciar el trágico episodio y tocarle el duro encargo de transmitirle la noticia al mundo, desde el pequeño aeropuerto “Las Playas”.

En mensaje dirigido a Cadavid, el historiador musical Jaime Rico Salazar aseguró que don Antonio, llamado “El reportero de Gardel”, no estuvo en el aeródromo en el momento de la catástrofe. A él le dieron aviso, a su emisora, y llegó a tiempo para cubrir el estremecedor acontecimiento.

(diasdehistoria.com.ar)

(diasdehistoria.com.ar)

Otros testimonios diferentes
El veterano hombre de radio Milciades Longas, “Don Millón”, rememora así el relato que le hizo su extinto padre, don Rafael Longas García, propietario de un establecimiento famoso en aquella época, llamado “Bandera Roja”, situado en la carrera Carabobo, entre las calles Colombia y San Juan, frente al Palacio de Justicia de Medellín:

La clientela que atiborraba el café se conmocionó al escuchar por La Voz de Antioquia, en espectacular primicia de Antonio Henao Gaviria, la tragedia que les había costado la vida a Gardel y a otras dieciséis personas, en el aeropuerto Las Playas. La llamada que salió al aire momentos después del gran suceso la hizo sin pérdida de tiempo este gran pionero del periodismo radial.

El café “Bandera Roja” fue vendido dos años después por don Rafael Longas y sus nuevos dueños le cambiaron el nombre por el bar “La Cita”.

Otra versión de la tragedia
El periodista Reinaldo Vélez Moreno, autor del bien documentado libro “Historia de la radio en Antioquia”, da fe de que don Antonio Henao se hallaba en el aeropuerto “Las Playas”, a las 3.15 de la tarde del lunes 24 de junio de 1935, hora del choque de los dos aviones, en tierra.

Cuenta el historiador paisa que el radioperiodista antioqueño Henao Gaviria había conocido y tratado a Gardel en el año 1934, cuando ambos coincidieron en Nueva York.

Con el propósito de ir a saludar, en la despedida, al astro de la canción ciudadana, acudió al aeródromo e intercambió unas cortas palabras con él, antes de que se embarcara para siempre en el tétrico vuelo de la muerte.

No es cierto, pues, que la terrible noticia hubiera cogido fuera de base al mítico cronista maicero, que en gloria esté.

Un lapsus gardeliano
En El Campanario acusamos recibo de este amable mensaje de un lector que desea hacer una oportuna aclaración:
Soy Jorge Arango, de Medellín. Aficionado al tango y gran amigo del difunto Luciano Londoño, con quien compartí muchos años de tango.

Interesante el artículo sobre el reportero de Gardel, pero hay un pequeño error en el mismo.
La pulsera que llevaba Gardel no decía “Juan Juárez”, sino Jean Jaurés, que era la dirección de su casa (y el nombre de un famosísimo político socialista francés).
Espero que le sirva esta aclaración.
Respetuosamente,
Jorge Iván Arango

Ir a la barra de herramientas