Al instante

EL CAMPANARIO: Una segunda cátedra de “ALZATISMO” del ex magistrado Augusto Trejos

Recopilación de Tomás Nieto

Imagen hacemosmemoria.org

En la recta final de la campaña que gira alrededor de los monosílabos nos hace llegar otra epístola, complementaria de la primera, el ex magistrado caldense Augusto Trejos Jaramillo:
Querido Tomás:

En 1957 yo no voté en el plebiscito ya que no tenía la edad requerida. Pero hubiera votado NO porque se trató de una situación diferente a la actual y porque las tesis jurídico-políticas de Alzate ya seducían a este novel bachiller.

Van otros comprimidos de citas alzatistas:
«Pero no podemos aceptar que la exasperación por la sangre vertida y un obscuro designio de revancha legitimen el desafuero y tengan vía libre para ejecutarlo ante la ciudadanía atónita”.
«Son humanas, demasiado humanas las explosiones de dolor y de ira, los sentimientos reivindicativos que suscita el espectáculo de las víctimas mutiladas».
«Pero esos policías inmolados en el cumplimiento de sus deberes no reclaman desde sus huesas la venganza indiscriminada, torpe y violenta, sino un voto para que la paz renazca, el país no se precipite hacia el caos y su cruento sacrificio no sea estéril».
«Los caminos de la paz están obstruidos pero es necesario desembrarlos de escombros porque el país no tiene otra salida».
«Nos hemos embriagado con las viñas de la ira».
«El desarme moral va a ser lento».
«No se puede tener la concordia por decreto o por compromiso».
«El restablecimiento de la paz no es un acto sino un proceso».
«No podemos convertir las tumbas en almenas y producir esta vendeta con exterminio recíproco, legando a las generaciones sucesivas una herencia de odio y una consigna de revancha».
«La reconciliación de los colombianos tiene que producirse no sólo por razones políticas sino en defensa de los intereses de esta Patria cuyo cuerpo ya no reconocemos sino por las heridas que le hemos hecho».
«La política responsable puede aparejar desajustes pero los fines de los conductores auténticos no son ir a remolque los impulsos primarios sino imprimir a la política un rumbo y una meta».
«Un partido no se pierde por pensar en función de patria sino por olvidar sus deberes».
«El país tiene nostalgia de moralidad después de tan largo interregno».
«Un país que no es capaz de darles seguridad a sus gentes, no parece que configurara un Estado».

Cordial saludo,

AUGUSTO TREJOS JARAMILLO

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page