Al instante

EL CAMPANARIO: Una cátedra para un bachiller mediocre

Por Tomás Nieto

Andrés Pastrana, ex presidente de Colombia. Foto yucatan.com.mx

En un correo dirigido desde Bogotá a mi abuelo materno, el ex magistrado de las altas cortes Augusto Trejos Jaramillo le dio toda una cátedra de ciencias académicas al ex presidente Andrés Pastrana Arango, quien ahora (al menos) distingue una O de una A.

Dice a la letra el notable jurista oriundo de Riosucio, Caldas, la ciudad del famoso Carnaval del diablo, de la que fue alcalde en su briosa juventud:

Mí querido Orlando:

En reciente columna, excelente como todo lo que me envías, traes una serie de citas sobre la vida. Te envío una que para mí es excelente.

En 1925 se vivió en Colombia, y especialmente en el congreso, un fuerte debate sobre la pena de muerte. En medio de ese debate se le preguntó a don Esteban Jaramillo cómo definía la vida. Él respondió: “¡De la vida hay tantas definiciones! Pero yo me acojo a aquella que dice que la vida es una enfermedad mortal que todos padecemos”. (Está en la página 133 de la biografía de don Esteban, escrita por Mario Jaramillo).

A propósito: Don Esteban fue un estadista y hacendista conservador, autor de un tratado sobre Hacienda Pública que durante muchos años fue de estudio obligatorio en las universidades del país. Era un verdadero intelectual, de los grandes que ha habido, que nos lleva a pensar en lo triste que es para el partido conservador ver cómo un señor de apellido Pastrana se autocalifica, porque nadie con un ápice de criterio se lo cree, representante de dicho partido. Estoy seguro de que él, en su paso por la universidad, no se leyó ese tratado. Ni ninguno otro texto que hubiera reemplazado al de don Esteban. Yo tuve que leerlo cuando estudié Derecho. No presumo que lo aprendí porque la economía no fue nunca mi fuerte. Pero, al menos, sí lo leí totalmente.

Abrazos,

AUGUSTO

La bellaquería humorística

Este argumento está que ni mandado a hacer para una viñeta de algún exponente del mundillo de la caricatura colombiana.

La Pelona o La Parca aparece sentada a la vera del camino, guadaña en mano, preguntándose con algo de preocupación:

“Miércoles… ¿A mí me dijeron JUAN GABRIEL o JUAN MANUEL”?

(La bellaquería estriba en que el muerto no iba a ser el llamado “Divo de Juárez” sino el inquilino del Palacio de Nariño).

¡Gente de mala leche!

De la Calle hace 25 años

Leíamos hace 25 años, en El Colombiano, un despacho de la agencia de noticias Colprensa que decía a la letra:

Al instalar las conversaciones con la Coordinadora Guerrillera Simón Bolívar, en Caracas, el ministro de Gobierno, Humberto de la Calle, manifestó que la guerrilla debe aclarar con gestos de paz si quiere conseguir sus objetivos por medios pacíficos o si prefiere seguir secuestrando, emboscando, matando, asaltando y aterrorizando.

(Cualquier parecido con lo de ayer, en La Habana, es pura coincidencia).

Tolón Tilín

Para algunos conservadores de viejo cuño, el hijo del Mono Misael Pastrana que pasó por la Presidencia de la República no debió ser el maqueta Andrés sino su hermano Juan Carlos, quien al menos sabe leer de corrido.

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page
Ir a la barra de herramientas