Al instante

EL CAMPANARIO: Un hermoso Padre Nuestro, modelo 2017

(Recopilación de Jairo Arcila Arbeláez)

Imagen produccionesprats.com

*Padre Nuestro,* que estás en las flores, en el canto de los pájaros, en el corazón latiendo; que estás en la compasión, la caridad, la paciencia y el gesto de perdón.
*Padre Nuestro,* que estás en mí, que estás en ese que yo amo, en ese que me hiere, en aquel que busca la verdad…
*Santificado sea tu Nombre* por todo lo que es bello, bueno, justo y misericordioso.
*Venga a nosotros tu reino* de paz y justicia, fe, caridad, luz y amor.
*Hágase tu voluntad,* aunque mis ruegos reproducen a veces más mi orgullo, que mis necesidades reales.
*Perdóname todas mis ofensas,* mis errores, mis faltas. Perdona cuando se vuelve frío mi corazón;
*Perdóname,* así como yo intento perdonar a aquellos que me ofenden, incluso cuando mi corazón está herido.
*No me dejes caer en las tentaciones* de los errores, de los vicios, de la crítica, la destrucción y el egoísmo.
*Y líbrame de todo mal,* de toda violencia, de todo infortunio, de toda enfermedad. Líbrame de todo dolor, de toda tristeza y de toda desilusión.
Pero, aún si tales dificultades ves que son necesarias en mi vida, que yo tenga la fuerza y el coraje de decir: *¡Gracias, Padre, por esta lección!*
*¡¡¡Que así sea!!!*

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page