Al instante

EL CAMPANARIO: Se abre el telón para la comedia anual del salario mínimo

Por Tomás Nieto

 

Avanzan los preparativos para la comedia tripartita que vive siempre el país entre noviembre y diciembre para buscar un acuerdo sobre el desacuerdo alrededor del magro salario mínimo que devengarán unos dos millones de trabajadores a partir del primer día del año venidero.

En el sainete participan las desiguales fuerzas del gobierno, el sector privado y la clase sindical. Las dos primeras se amangualan contra los representantes de los asalariados para que no prosperen las negociaciones y se deba forzar al presidente de turno para que fije, por decreto, la nueva remuneración mínima.

Los ministros y los voceros de los “cacaos” recurrirán otra vez al cuento peregrino, según el cual, el aumento del mínimo no puede superar el tacaño cuatro por ciento, porque ello constituye una peligrosa amenaza contra el empleo. ¡Pura paja!

LA INFAMIA DEL SALARIO MÍNIMO

Cada año, por estas calendas, cobra vigencia este texto de Gustavo Bolívar Moreno publicado en Las 2 Orillas el 27 de diciembre de 2013:

En $616.027 fue fijado el Salario Mínimo para más de 1.8 millones de trabajadores en 2014. “Subió” y ahora les explico las comillas, miserables $26.587 mensuales, $886 diarios. Ni lo que vale un pan. Las comillas obedecen a que ese “incremento” se esfumará en dos semanas cuando los trabajadores regresen en enero con nuevas alzas en los transportes, los servicios públicos, los alimentos, la salud, la educación. De esta forma su poder adquisitivo vuelve a los niveles del 2013.

Toda una infamia de marca mayor si tenemos en cuenta que hace menos de dos meses, sin sonrojarse, burlando lo dispuesto por el Consejo de Estado y sin escuchar el clamor de la ciudadanía, el Gobierno de Juan Manuel Santos incremento en 50% el salario a más de 2.000 altos funcionarios (casi 8 millones al mes)

El salario actual es de 589.500 pesos (305 dólares). De ese monto irrisorio, el trabajador debe pagar pensión, salud, alimentación, transporte, vivienda, vestuario, educación, celular, agua, luz, gas, internet, teléfono fijo, Tv, entre otros.

En contraste, un Congresista, ministro o equivalente devenga 25 millones de pesos, es decir 42 veces lo que gana un obrero. No obstante el exabrupto, nosotros, de nuestros impuestos les pagamos vivienda, celular, tiquetes aéreos, transporte, escoltas, gasolina, comida, Ipad, oficina y les entregamos mensualmente 50 salarios mínimos para que contraten allegados que faciliten su labor. La brecha se ha abierto tanto, que en 1.990 los Congresistas devengaban 14 veces el salario mínimo. Hoy, por cuenta de sus chantajes y una legislación descarada que les permite a ellos mismos fijarse los honorarios y privilegios, los congresistas ganan 42 veces el salario mínimo. Nada que ver con un congresista americano que gana 11 veces el salario mínimo, un argentino 9 veces o un español 8 veces.

Pero eso no es nada. Un obrero debe trabajar 48 horas a la semana, 24 días al mes. El Congresista trabaja de martes a jueves, es decir, 3 días a la semana, 12 días al mes. Los que van, porque la mayoría vive inventando excusas médicas y de otra índole para eludir sus responsabilidades. Porque solo les interesa cobrar su magnífico sueldo y vivir vendiendo sus votos al gobierno de turno, cuando no al contratista o grupo económico interesado en adaptar las políticas públicas a sus intereses.

Qué triste. Como sociedad hemos permitido en completo silencio este abuso del Congreso y de los gobiernos de turno. ¡Qué cobardía la nuestra!

No se puede hablar de paz con tanta desigualdad. No se puede apelar electoralmente a un proceso de paz con una mano, cuando con la otra se están ahondando las brechas que, precisamente, son las que generan violencia.

A manera de ilustración, les muestro, tal vez con algún pequeño margen de error, un cuadro comparativo de los salarios mínimos tanto en América como en Europa:

SALARIO MÍNIMO EN AMÉRICA TASADO EN DÓLARES:

Argentina: 575

Panamá 450

Costa Rica 516

Chile: 420

Brasil 388

Ecuador 371

Estados Unidos 1.400

Colombia 305.

SALARIO MÍNIMO EN EUROPA TASADO EN EUROS

España 645

Francia 1.430

Italia 880

Inglaterra 1.179

Colombia: 226

Con el incremento de 26.587 pesos, el salario para 2014 en dólares queda tasado en 319 dólares. Ni siquiera alcanzaríamos los niveles de Ecuador y menos los de Argentina, país donde el salario mínimo se ha incrementado en los últimos 5 años en nada menos que el 495%.

Muchos dirán que en esos países las cosas cuestan más y que por eso la gente gana más. Mentira. La Finca raíz en Bogotá es de las más caras del mundo. Los carros en Colombia cuestan casi el doble que en Estados Unidos. Un peaje en Estados Unidos por grandes y seguras autopistas cuesta entre 0.25 centavos y 1 dólar. Aquí por trochas peligrosas y mal señalizadas cuestan casi 5 dólares los peajes. Y ni qué decir de la gasolina que pagamos a precio de importadores cuando somos productores y exportadores. La ropa y los alimentos son más baratos en Estados Unidos.

Triste que los representantes de los trabajadores no endurezcan sus posiciones. Se nota el bajo poder de negociación que tienen. A pesar de que los tuiteros presionamos con el HT #SalarioMínimoEn650Mil, nuevamente fuimos ignorados. Pero más triste aún que el Presidente diga en un tuit, que el nuevo salario mínimo es Justo, equilibrado y conveniente.

¿Justo? ¿Le parece justo un incremento que se esfumará en enero con las tradicionales alzas de comienzo de año?

¿Equilibrado? ¿Le parece equilibrado un incremento del 4.5% a trabajadores y del 50% a congresistas, ministros y magistrados?

¿Conveniente? Le parece conveniente porque siempre le han vendido a la gente la idea de que el salario mínimo, debe ser lo mínimo posible para no generar una inflación terrible o para no quebrar a los empresarios. ¡Mentira! El verdadero efecto inflacionario lo causan los salarios multimillonarios y los privilegios exagerados y humillantes que se decretan entre sí los buitres de la patria. Ellos son los que encarecen la finca raíz y los servicios con su inmenso poder adquisitivo. ¿O por qué las ganancias de la Banca, por ejemplo, se han duplicado en los últimos años?

Y si fuera verdad que los salarios mínimos decentes generan inflación, ahí les dejo el comparativo de los salarios de otros países cuyas economías gozan de buena salud y sus sociedades no están ahogadas en la delincuencia. En últimas, apelen a la lógica y al concepto de muchos economistas en el mundo quienes afirman que el poder adquisitivo en la gente, es decir, mejores salarios, redunda en mayor ahorro, mayores compras, mayores viajes, mejor educación, es decir, un comercio más activo, una industria más productiva, una sociedad más culta y empresas mejor cuidadas y más queridas por sus empleados.

Aprendiendo la lección de los congresistas quienes no quisieron legislar cuando el Consejo de Estado les quitó la prima de vivienda, los trabajadores deberían tener dignidad y paralizar este país. Son millones las personas que devengan ese miserable sueldo. Salgan a las calles y háganse valer. Ya es hora de acortar esa brecha de desigualdad social que promueve el nacimiento de delincuentes, narcos y prostitutas en todo el país. Ya es hora de la gente. Hora de unirnos porque un salario justo no es un problema de trabajadores de izquierda o de derecha, todos merecen mejorar su nivel de vida. Hora de decirles a los buitres de la patria, dejen el descaro, somos sus jefes, nosotros mandamos. Hora de decirles a los industriales y bancarios que aumentan sus ganancias en billones, que no se van a quedar pobres si comparten uno o dos puntos de su riqueza. Pero en serio. Que no se quede en retórica. Abajo los sueldos humillantes y multimillonarios de los Buitres de la Patria pero también abajo la cobardía, el miedo y la pereza. Y si no tienen las agallas de protestar pacíficamente, por lo menos asegúrense de cobrar en las urnas esta nueva infamia

Ir a la barra de herramientas