Al instante

EL CAMPANARIO: ¿Peligra visita del Papa a Colombia?

Papa Francisco (méxico-cnn.com)

Fuentes de altísima fidelidad (de aquellas que tanto seducían al director de Telediario, Arturo Abella, llamado cariñosamente “El Comino”) aseguran que el Papa Francisco no vendría a Colombia.
Los autores de la especie –que no ha tenido confirmación oficial—se apoyan en dos razones concretas: 1) El intrincado proceso de paz. 2) El estado de salud del Pontífice.

Desmenuzado las hipótesis
Las mismas fuentes aportan estos juicios: En el proceso de paz, lo que se ha visto es que nadie quiere responder por las víctimas. Los victimarios, tanto Farc como Paras y demás miembros del conflicto, se hacen los que no escuchan cuando les dicen que deben responder por las atrocidades del conflicto y reparar en buena parte el terrible mal que han hecho. Ante este diálogo de oídos sordos, los asesores de la Iglesia consideran que no es conveniente venir a un país en semejante situación.

La salud del papa Francisco
La segunda razón estriba en que el papa Francisco se encuentra ya cansado con la tarea que se le ha encomendado y en distintas ocasiones dice una y otra vez que debe descansar.
Pero su hiperactividad característica no le permite tomarse un merecido reposo en la quinta pontificia de Castelgandolfo, en cuya piscina solía nadar diariamente, en sus vacaciones, su antecesor Juan Pablo II. Un diario romano publicó en gran exclusiva la foto del pontífice polaco, en traje de baño, detalle que no molestó al papa peregrino.

El papa se ríe
Cuando los médicos del Vaticano salen a decir que Francisco lleva una vida muy sedentaria, que a la postre puede resultar perjudicial para su salud, el Papa recibe la crítica en tono amable; reconoce que le hace falta hacer ejercicio, pero que todo su trabajo le impide tomar unas horas para dedicarlas a la calistenia, bien sea en compañía sus escoltas de la Guardia Suiza o de algunos sacerdotes adscritos a la burocracia vaticanista.
Cuando era Cardenal primado de Buenos Aires, el actual sumo pontífice solía medírsele a algunas caminadas por el entorno de la gran Catedral y otras veces (para sorpresa de los usuarios) tomaba el tren subterráneo (o Metro) de la ciudad, hasta determinado punto periférico, y se regresaba, a pie, hasta el palacio cardenalicio de la capital argentina. Esa gracia no la puede hacer en Roma.
¿Qué tal el Papa Francisco caminando, como cualquier parroquiano, por la famosa vía Firenze, o viajando en el Metro romano?

Tolón Tilín
Con un simple “son meras especulaciones” nos respondió un miembro de la Conferencia Episcopal Colombiana cuando le preguntamos si habría peligro de que se dañara el viaje del Papa a nuestro país, en el primer semestre del 2016.

Ir a la barra de herramientas