Al instante

EL CAMPANARIO: Negociando con tiburones

Por Tomás Nieto

Imagen glendalecherrycreek.com

 

El título no corresponde, en ningún momento, al polémico ciclo de cuatro años que se acaba de cerrar en La Habana, entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las ‘Farc’.

‘Negociando con tiburones’. Así se denomina una serie de la televisión gringa que por estos días emite unas promociones por AXN invitando a su audiencia a seguir a partir del domingo 4 de septiembre nuevos capítulos de Shark Negotiating que en español traduce Negociando con tiburones.

Don Google nos proporciona esta sucinta explicación del argumento principal sobre la exitosa serie norteamericana que lleva, al aire, dos años consecutivos:

Se trata de unos pequeños empresarios que presentan sus ideas o proyectos a un grupo de grandes inversionistas, llamados ‘tiburones’, que evaluarán, desde el punto de vista empresarial, si son aptos y rentables en el mercado.

Nada que ver, pues, con terrorismo, masacres, vandalismo, secuestros, extorsiones, voladuras de oleoductos y demás sarampiones subversivos ventilados durante 48 meses en la capital cubana.

¿Por qué lo trajimos a colación?

Trajimos el tema a colación porque en las promociones que emiten en llave ANX y Sony Pictures, muestran a varios de los “tiburones” de a pie enzarzados en una polémica muy semejante a la que se vive en Colombia, de cara al referendo del 2 de octubre, alrededor del acuerdo de paz entre el gobierno y la guerrilla más antigua de América Latina.

Seis de los protagonistas se trenzan en una controversia sin fin sobre el SI, de un lado, y el NO, del otro. Los actores se sumergen en unas oleadas interminables pronunciando en coro los dos monosílabos que la esquiva paz ha hecho tan famosos.

¿Será que SI les gusta?, pregunta uno de los interlocutores. Los otros responden: tal vez SI o tal vez NO.

Si eso es entre “tiburones” de la pantalla plana, ¿qué decir de los que se agarran de las mechas, en Colombia, por dos sencillos monosílabos?

Monosílabos en ritmo de bolero

Mejor metámosle al debate de los monosílabos un poco de bolero, bien sea cantado por el Trío Los Panchos o por Bobby Capó o por Nat King Cole, salido de la inspiración de los compositores Osvaldo Farrés (cubano) y Joe Davis (británico) que le cae como anillo al dedo al SI y al NO de los colombianos. La pieza dice a la letra:

Ni que sí, ni quizá ni, que no

Siempre que te pregunto,

que cuándo, cómo y dónde,

tú siempre me respondes;

quizás, quizás, quizás.

Y así pasan los días,

y yo hay desesperando,

y tú, tú contestando;

quizás, quizás, quizás.

Estás perdiendo el tiempo,

pensando, pensando;

por lo que más tú quieras,

hasta cuándo, hasta cuándo.

Y así pasan los días,

y yo, ay, desesperando,

y tú, tú contestando;

quizás, quizás, quizás.

Siempre que te pregunto,

que cuándo, cómo y dónde,

tú siempre me respondes;

quizás, quizás, quizás.

Y así pasan los días,

y yo, ay, desesperando,

y tú, tú contestando;

quizás, quizás, quizás.

Estás perdiendo el tiempo,

pensando, pensando;

por lo que más tú quieras,

hasta cuándo, hasta cuándo.

Ay, y así pasan los días,

y yo, ay, desesperando,

y tú, tú contestando;

quizás, quizás, quizás.

quizás, quizás, quizás.

quizás, quizás, quizás.

Tolón Tolín

Rematemos estas divagaciones con el viejo estribillo de una canción que impuso en nuestro medio, tiempo ha, el inolvidable Cheo García, con la Billos Caracas Boy’s:

“… Cuando yo diga NO, ustedes digan SI … Cuando yo diga SI, ustedes digan NO”…

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page