Al instante

EL CAMPANARIO: Migración de periodistas a la provincia

Por Tomás Nieto

colombiapasajes.com

CRECE EMIGRACION DE PERIODISTAS A LA PROVINCIA
Va en aumento la emigración de periodistas de Bogotá hacia las distintas regiones del país, en busca de un ámbito más tranquilo, absolutamente bucólico, a muchos kilómetros de la caótica metrópoli capitalina, donde reinen la paz, la seguridad y la tranquilidad.
El primero en liar bártulos del altiplano al nivel del mar Caribe fue el maestro Alfonso Castellanos y el más reciente es su tocayo Alfonso Morillo, quien optó por establecer su Arcadia en los ubérrimos cafetales del Quindío, a pocos kilómetros de Armenia.
Conviene aclarar, antes de ofrecer la lista completa de los ausentes, que Castellanos, el de Málaga, Santander, se fue a vivir al Rodadero por prescripción médica hace varios años y las playas de don Rodrigo de Bastidas le han resultado de maravilla para su salud.

SE NOS VA MORILLO PARA EL QUINDIO
Se fue para el Quindío, pero no va a participar en la recolección de la cosecha cafetera sino a llevar una vida tranquila y sosegada, lejos del mundanal ruido, el periodista nariñense Alfonso Morillo Ricaurte.
Así se acaba de despedir de familiares, colegas y amigos:
“Quiero participarles el cambio de ciudad a población. Junto con mi esposa, decidimos abandonar la capital, por motivos y dificultades que afronta la Bogotá de hoy, para buscar una población, tranquila y apaciguada, a solo 20 kilómetros de Armenia, la capital del bello departamento del Quindío. Aquí estaremos esperándolos para tomar un delicioso café, cuando visiten este “paisaje cultural cafetero”.
Y como dijo un colega, “hay que encontrar un sitio, donde le va a llegar la vejez “. Creo que ya llego el sitio.
Quisimos comunicarles una vez instalados, para evitar las ceremonias e invitaciones de despedida.
No crean que se “libraron”. Cuando estemos de visita y de turistas en la gran capital, aceptaremos invitaciones, sin condiciones ni etiquetas.
Un abrazo para todos.
Alfonso Morillo Ricaurte y señora”.

Va en once la lista de emigrantes
Alfonso Castellanos (a Santa Marta).
Juan Gossain (a Cartagena).
Oscar Domínguez (a Medellín).
Elkin Mesa (a Melgar).
Fabio Rincón y Jaime Zamora (a Villeta).
Jairo García (a Tunja).
Jorge Enrique Giraldo (al Huila).
Alfonso Morillo (al Quindío).
Edgard Hozzman (a Boston).
Libardo Muñoz (a Venezuela).
Alvaro Ruíz Restrepo (a Miami).
Angel Romero (a Cúcuta).
Roberto Vargas (a la misma ciudad fronteriza).
William Restrepo (a Pereira).

Tolón Tilín
No sabemos si aún subsiste en el altiplano cundiboyacense la despreciable práctica de tratar de ningunear a las regiones distintas a Bogotá, llamándolas “provincias” en tono burletero.
Ojalá la capital del país les ofreciera a sus millones de habitantes todas las gabelas que la menospreciada “provincia” les brinda a quienes renuncian a la tortura bogotana y se instalan, a sus anchas, en otros placenteros pagos geográficos de la patria.

Ir a la barra de herramientas