Al instante

EL CAMPANARIO: El “Doctor Corneta” y un autogolazo al Gobernador Pérez

Por Tomás Nieto

Darío Arismendi Posada Director 6 a.m. Hoy por Hoy, CARACOL Radio. Foto amazonaws.com.

 

El auto gol de Andrés Escobar en el mundial de 1994 en los Estados Unidos, es una lagaña de mico en comparación con el que le acaban de meter al gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez.

Katerine Granados, periodista de Radio Red. Foto lafm.com.co

Katerine Granados, periodista de Radio Red.
Foto lafm.com.co

Ese metrallazo entró “como Pedro por su casa” en los lomos de la periodista Katherine Granados, la más reconocida anti santista del departamento, nombrada como la nueva directora del noticiero del canal regional.

Algo que nadie entiende, si se tiene en cuenta que el gobernador Luis Pérez es de la cuerda del presidente y tendrá que ser actor principalísimo en todo lo que venga dentro del llamado post conflicto.

Al día de hoy la periodista Granados orienta un espacio de opinión denominado Colombia Opina, en la emisora Radio Red, de la cadena RCN.

 

 

 

OTRO AUTOGOLAZO, PERO A SANTOS Y A CARDENAS

 

foto assets.regus.com

foto assets.regus.com

Atentos, por favor, a esta grave denuncia el senador Jorge Enrique Robledo a la quele hace eco patrióticamente don Antonio Guihur Porto:

Titular de no te lo puedo creer: La empresa canadiense a la  que le regalaron  Isagén no pagará impuestos de renta en Colombia.

La empresa canadiense Broookfield Asset Managment a la que el gobierno de Santos le regaló Isagén, que en Colombia maneja la empresa EBSA y busca fundamentalmente asegurar retornos ajustado al riesgo en activos en energía, infraestructura y propiedades, según denuncia del senador Jorge Enrique Robledo, Brookfield no es una empresa de electricidad sino de especulación financiera, con el agravante que la venta contiene una cláusula que retrata de cuerpo entero el trío Santos – Cárdenas – Vargas Lleras: los nuevos propietarios de Isagén podrán fijarle su residencia a la empresa en otro país, con lo que no pagarán impuesto de renta en Colombia.

 

Las urgencias por falta de prevención

Nos escribe desde el departamento del Huila el colega y amigo Jorge Enrique Giraldo Acevedo:

Con relación al significativo suceso sobre emergencias en las urgencias y en forma más grave en Bogotá, es lo que continuamente los colombianos padecemos en todo el país; este problema se presenta por el alto número de pacientes frente a la capacidad operativa en los hospitales.

Claro que es una consecuencia directa por la ineficiencia que se presenta en la prestación de los servicios de salud por parte de las EPS. y somos todos los afiliados los que nos vemos afectados.

Además del hacinamiento y como consecuencia el pésimo servicio son innumerables las fallas e inconsistencias y por lo tanto se deben solucionar en forma inmediata por parte del actual Congreso y el Gobierno Nacional con lo cual, sin duda alguna, también se beneficiarían las empresas prestadores de servicios de salud, EPS, ya que con una óptima atención médica preventiva seguro que disminuirían las novedades por urgencias y hasta la muerte de pacientes.

Al hacinamiento que se registra por el alto número de afiliados, las limitaciones en la entrega de medicamentos, los pésimos salarios al personal médico y las deudas de las EPS con los hospitales del país, las citas con especialistas son extremadamente demoradas y las autorizaciones para las mismas tienen una vigencia de solo 2 ó 3 meses. Es decir, cuando otorgan una cita con un médico especialista la autorización no sirve para nada y, como consecuencia, el paciente debe tramitar una nueva autorización y una nueva cita; así pierde mucho más tiempo y corre con el peligro de que se agrave por el evento de salud y hasta muera.

Estas situaciones son otra tragedia y lo peor es que si no cambian inmediatamente ya estamos en la puerta de entrada, como en una novedad médica por cáncer, de una metástasis en los sistemas de salud de Colombia.

JUAN PAZ REPARTE DOBLES Y MANDOBLES

En su más reciente entrega, Juan Paz reparte dobles y mandobles contra el debutante alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, y el director de 6 am, de Caracol, Darío Arizmendi.

La primera dosis se titula ‘Comenzó la barrida en la Alcaldía de Medellín’ y dice a la letra:

Sin consideración con nada ni nadie, el alcalde Federico Gutiérrez comenzó, 14 días después de asumir el cargo, el despido masivo de todos los empleados de libre nombramiento y de los directores técnicos de la Alcaldía. O sea que la reunión del 4 de enero, cuando la nueva secretaria de Gestión Humana y Servicio a la Ciudadanía, Natalia Ramírez Ángel, les citó en el auditorio de Plaza de la Libertad y les transmitió el mensaje de que ‘muy amablemente Federico les pide que todos presenten renuncia a sus cargos, lo más pronto posible’, no fue una metida de pata de la muchachita, como se creyó en un principio, sino una realidad incuestionable.

Ya hay conceptos de abogados que afirman que esa reunión se constituyó en una presión indebida que invalida aquello de que “se acepta la renuncia libre y voluntaria”, como se afirma en el decreto de desvinculación. Con esta barrida, que en principio deja en la calle a 40 empleados, al alcalde Federico ya comienzan a mirarlo con recelo en La Alpujarra…

Pero el inicio de la echada masiva de empleados de la Alcaldía, también lo dicen en La Alpujarra, es coherente con el pensamiento del alcalde Federico, a quien le gusta que todo se haga ¡en la calle!: por eso a la calle está mandando a los empleados de libre nombramiento y remoción, a que se rebusquen la vida en el asfalto y le hagan compañía a esos miles de desempleados que deambulan por el espacio público. Y lo lamentable es que la decisión la tomó sin tener en cuenta la trayectoria de servicio de todas esas personas, en cuyas hojas de vida no hay una sola tacha ni un solo incumplimiento. Y, se asegura en La Alpujarra, que la misma suerte correrán los miles de contratistas, a quienes no se les va a llamar a prestar servicios (no porque vaya a haber austeridad) sino porque “Creemos” tiene que colocar a mucha gente que le hizo la campaña a “Fico”. Eso dicen en los pasillos de la Alcaldía.

La segunda catilinaria de Juan Paz

Es contra su ex compañero de faenas periodísticas en el diario El Mundo, de Medellín, donde Darío Arizmendi era el director y Jairo León Garcia, el mismo Juan Paz, oficiaba como jefe de redacción. La andanada es del siguiente tenor:

Darío Arismendi "Doctor Corneta" Foto  lasnotasdelpastor.blog.com

Darío Arismendi “Doctor Corneta”
Foto lasnotasdelpastor.blog.com

Darío Arizmendi, “el doctor Corneta”…

¿Quién puede atajar a Darío Arizmendi Posada, en su desbocado afán por defender sus intereses personales, aunque sea a costa del prestigio y la honra de los demás? ¿Quién podrá decirle que no utilice más a Caracol Radio en beneficio de sus ambiciones económicas y familiares?

Estas dos preguntas surgen de las inquietudes de los lectores de El Reverbero de Juan Paz, y de mucha gente que conoce y comenta sus andanzas, en el extenso recorrido periodístico, especialmente en Caracol Radio. A Darío Arizmendi le huele mal todo lo que le afecte su bolsillo. Y los gobiernos a los que les ha servido lo saben, porque se han beneficiado del “doctor corneta”, como en su momento lo bautizó su contradictor Enrique Santos Calderón, y hoy, sin duda, uno de sus amigos cercanos… Y él también ha recogido esas generosas dádivas, como la emisora que le entregó el entonces presidente Samper, cuando estuvo a punto de caerse por el escándalo del ingreso de dineros del narcotráfico a su campaña presidencial.

Arizmendi, el hombre de las influencias

La mejor definición de Arizmendi la soltó Enrique Santos Calderón, en su columna Contraescape, en el diario El Tiempo, cuando lo comparó con “el perrito de la Víctor”. Nunca ha perdido esa vocación servil de utilizar los micrófonos de Caracol Radio en beneficio de terceros, que de alguna forma conducen a la renta de su bolsillo. Cuando Arizmendi ataca, es que debe haber algún interés monetario de por medio. No da untada sin dedal. Y esto lo saben sus amigos y contradictores. Vean este ejemplo, típico que lo dibuja de cuerpo entero. Cuando Uribe buscaba la segunda relección, Arizmendi fungió como un gran defensor de la participación democrática. Y se fue lanza en ristre contra el entonces Presidente.

Pero después se supo la verdad monda y lironda. Arizmendi había fracasado en su intención de lograr el tercer canal de televisión para sus patronos de Prisa, dueños de Caracol Radio. Cuando estaba en su apogeo el proceso de aprobación el tercer canal, ni corto ni perezoso, Arizmendi se fue a Palacio en compañía de Ricardo Alarcón. Y como el entonces presidente Uribe les dijo que el tercer camal se adjudicaría de acuerdo a los trámites que dictan las leyes, Arizmendi la emprendió contra el mandatario en defensa de la democracia… Pero hay gente muy bien pensada, que dice que Arizmendi no buscaba una comisión de éxito con el tercer canal, sino que esa gestión la hizo en agradecimiento con los españoles por todo lo que hicieron por nuestro país en la conquista… Sin embargo, Arizmendi no contaba con que algún día Uribe iba a revelar la verdad: Que se volvió su enemigo porque no le aceptó el tráfico de influencias por el tercer canal.

Arizmendi, el pasado en presente…

Arizmendi dicta clases de moral pública, aunque se olvida que tiene rabo de paja. Cuando habla en contra de la corrupción o escoge a sus víctimas, pasa por alto algunos capítulos de su vida sobre los cuales debería explicaciones públicas. Como algunos socios de su pasado que no sería capaz hoy de presentar en público, y cuyas vidas fueron segadas por las balas de la mafia. Ahora se ensaña con una nueva víctima, tal vez porque ve amenazado sus intereses: el nuevo gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez. Lo ataca con saña, sin compasión. Y a todo lo que huela a su administración, termina diciendo Juan Paz, en su Reverbero.

© 2016 Microsoft Términos Privacidad y cookies Desarrolladores Español

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page