Al instante

EL CAMPANARIO: La carta del boticario

Por Tomás Nieto

(youtube.com)

Trilogía de humor colombiano de la vieja guardia

Cuando se escriba la gran crónica sobre el humor de altos quilates en los medios electrónicos de Colombia, tendrá su propio capítulo, por derecho propio, el versátil locutor, libretista y productor caldense Mario Jaramillo Duque, el precursor de los imitadores de voces que hoy invaden nuestro éter. Da pena que una figura tan talentosa haya sido echada al olvido, pese a que tuvo un papel estelar en la radio durante 33 años, tiempo en el que alternó y compitió profesionalmente con otros humoristas de su generación como Raúl Echeverri, «Jorgito»; Carlos Emilio Campos,  «Campitos», y Guillermo Zuluaga,«Montecristo».

Cuando se escriba la gran crónica sobre el humor de altos quilates en los medios electrónicos de Colombia, tendrá su propio capítulo, por derecho propio, el versátil locutor, libretista y productor caldense Mario Jaramillo Duque, el precursor de los imitadores de voces que hoy invaden nuestro éter.

Da pena que una figura tan talentosa haya sido echada al olvido, pese a que tuvo un papel estelar en la radio durante 33 años, tiempo en el que alternó y compitió profesionalmente con otros humoristas de su generación como Raúl Echeverri, “Jorgito”; Carlos Emilio Campos, “Campitos”, y Guillermo Zuluaga, “Montecristo”.

Quienes tuvieron el privilegio de verlo y escucharlo en sus memorables presentaciones en el demolido Teatro Junín, de Medellín, recuerdan sus magistrales imitaciones de Hitler, Mussolini, Hiroito y Franco.

Del archivo disperso del aguadeño Mario Jaramillo, el Contraplano ha rescatado una de sus más ingeniosas creaciones: Una carta de un boticario locamente enamorado para su novia redactada a base de calambures con todos los remedios de una farmacia. Veamos:

“Mi querida ampolleta: Yoduro amándote siempre y no Potasio dejar de pensar en Tilo. No me Cloroformo con tu silencio y no se que habías Asafétido desde que no te Bejetú. Si hemos de Permanganato así, no te podré Salvarsán de que te sigan dando Bromidrato y tendrás que seguir con el que tú Amameris en otro tiempo. Nitrato de decirte lo contrario por que tú no me Guanandais la reserva y la gente se Riodona de mí cuando lo Sepia. Pero tú eres muy indiscreta y esas Amigdalinas tuyas son muy Antisépticas. Me gustaría que no las Tartáricas, pues serán mucha Tenoxina y tienen un instinto muy negro de humo. No le cuentes nada a mí futura Seroterapia, porque se Esparteína la noticia por toda la Cicuta. Que no lo sepa tampoco mi Suero; quién sabe qué Argalina a tí ese viejo Antitísico. Te juro por Dioxogen que yo nunca Mentolatum. Dime si has recibido mis Antitélmicas cartas y si has roto todas mis papeletas. Creo que mis palabras te pasan inadvertidas y no me Creolinas. Eres la más Belladona que conozco, Dentro de mi Pectoral el corazón es un Borax incendio. Me siento comprimido y me Sulfuro. Tú bien sabes que con mis palabras no te desKresto y que no te las digo por fórmula. El domingo Vacelina a conversar contigo. Deseo que mi amor te alumbre y no sientas Celis por mi. Tú amor me Malta. Ni Adelina, ni Crementina fueron novias mías sino amigas. Si tú has sido Formalina conmigo; yo también he sido Formol y te he dado muchos regalos. Nadie ha sido tan Bonamic como yo. Solamente tú puedes Mitigal mi dolor. Eres mi flor de azufre aunque muy Antiflogistina con ese miedo a tus padres. Diles que dejen esa Jeringa porque yo Penetro a tu casa por las buenas o por las Malarias. El sábado fui a visitarte, pero te encontré Dormina. Me recibió tu hermanita Emetina que por cierto me ha parecido Magnesia y tiene en la cara unos gramos muy feos. Si este es motivo para cortar nuestras relaciones, lo siento mucho. Esa noche me hizo bastante daño el Serenol y me tuve que ir a tomar unos rones al barrio Guayacol; ahí sí hay canela de rasca la que me puse; casi me Atropina un carro; Yodo sé cómo no me mató. Cuando nos casemos, te pienso regalar muchas cosas. Dile a tu mamá que ella Nuez moscada y peca oponiéndose a nuestro noviazgo. Linimento más este asunto, pues yo me Supositorio que al respecto te dijo algo don Veramón. Estás muy bonita y Robustina. No creas que es Ungüento que te estoy echando, ni que te lo digo por Tiroidina: No creas que te traiciono. Te Orodolo con todo el corazón y para que te convenzas, estoy listo a hacer Quaker cosa por ti; soy capaz hasta de Eliminol mi existencia. Nos casaremos muy pronto, aunque a tu padre le parezca una Vainilla y le Cholagogue.

Aunque me duelen mucho los callos con estos zapatos nuevos, iré a verte mañana. Espero te pongas el traje de Vitamina azul que tanto te luce. Pregúntale a Quina Larroche, que es veterinaria en esto de las modas. Me despido estrechando emocionadamente la Palmolive de tu mano. Eter minado. Tuyo, Termómetro.

Posdata: Avísame cuándo es tu cumpleaños, para Colgate.

Tolón Tilín

En una segunda carta, Mario Jaramillo le dijo a su Dulcinea: si no te llega esta misiva, avísame, para escribirte otra.

Ir a la barra de herramientas