Al instante

EL CAMPANARIO: Fiscalaudi

Por Jorge Eliécer Castellanos M.

Imagen puraenergia.weebly.com

Hace 108 años August Horch en Ingolstadt, Alemania, fundó la compañía de automóviles y motores Volkswagen, en la actualidad reconocida como Grupo Volkswagen.

Hoy Audi es una empresa alemana fabricante de vehículos de alta gama, lujo y de competición, con presencia internacional, que hace parte de este Grupo.

Revisando archivos, año tras año, se encuentra que August Horch (1868-1951), fue uno de los pioneros de la industria automovilística alemana, quien precisamente creó en Colonia (Alemania), la empresa de autos Horch en 1899, cuyo primer automóvil comenzó a circular por vías públicas en el año 1901.

Posteriormente, después de algunas dificultades financieras y desavenencias internas, decidió abandonar la compañía para crear una nueva fábrica de automóviles. Indudablemente, así nació la empresa automovilística llamada «August Horch & Cie. Motorwagenwerke AG» en Zwickau, el 16 de julio de 1909.

Dado que Horch perdió la disputa legal por el nombre de la compañía, que ya estaba registrado anteriormente, no pudo volver a utilizar su apellido y escogió el nombre «Audi», la traducción al latín del vocablo alemán «horch», que en español significa «oye» o «escucha».

En tal virtud, meses después de su fundación, cambió el nombre de la compañía a «Audi Automobilwerke».

Ahora bien, en el año 1932, ambas compañías de Audi y Horch, junto con DKW (fundada en 1907) y Wanderer (creada en 1896) se fusionaron para formar Auto Union AG y poder hacer frente a las vicisitudes provocadas por la Gran Depresión de 1929, que afectaba, principalmente a la racionalización de los procesos de producción y ensamblaje.

Ulteriormente, el 29 de junio de 1932, nació el logotipo de Audi, con cuatro aros entrelazados, como símbolo fruto de la alianza de cuatro marcas sajonas: Audi, DKW, Horch y Wanderer.

Ahora bien, para evitar la competencia dentro del grupo, se asignó a cada marca un segmento específico del mercado: automóviles de lujo del segmento medio para Audi, motocicletas y coches pequeños para DKW, vehículos de tamaño medio para Wanderer y vehículos de lujo en la parte más alta de la gama para Horch.

Justamente, en 1941, dos años después de comenzar la Segunda Guerra Mundial, Auto Unión producía exclusivamente vehículos para el uso militar y el desarrollo automovilístico se vio gravemente afectado. Al finalizar la guerra, la administración de la zona de ocupación soviética expropió y ordenó desmantelar todas las fábricas de la empresa. En 1948, Auto Union AG se dio de baja en el registro mercantil.

La historia registra que en 1949, gracias al Plan Marshall y los préstamos del gobierno de Baviera, la compañía cambió el nombre a Auto Union GmbH y resurgió con una nueva fábrica en Ingolstadt, donde se encuentra la sede actual de Audi.

En 1958 Daimler-Benz AG adquirió el control de la empresa y estableció las oficinas centrales en Stuttgart.

A finales de 1964, Volkswagen adquirió la mayoría de las acciones de Auto Unión, estableciendo de nuevo en Ingolstadt la sede de esta filial, sobre la cual adquirió la propiedad absoluta a finales de 1966.

En 1969, Auto Unión se fusionó con NSU, con sede en Neckarsulm, cerca de Stuttgart. El primer coche nuevo de este régimen fue el Audi 100 de 1968. A este pronto se le unió el Audi 80 (que sirvió de base para el Volkswagen Passat) en 1972 y el Audi 50 (más tarde rebautizado como el Volkswagen Polo) en 1974. El Audi 50 fue un diseño trascendental porque fue la primera encarnación del concepto Golf/Polo, que llevó al automóvil a un gran éxito mundial.

En 1982 hubo unos vehículos especiales desarrollados por Walter Treser con base Audi conocidos como “Treser Audi”, y también hubo unos desarrollos para VW.

En 1985 pasó a denominarse Audi AG, su nombre actual, y volvió a establecer su sede en Ingolstadt, Baviera.

En 2007, Audi superó por 14º. año consecutivo su propio récord de producción con 978.300 vehículos, un 4 % más que en 2006.

En 2011, Audi obtuvo el mayor crecimiento en ventas en la historia de la compañía. La marca de los cuatro aros vendió más de 1,3 millones de automóviles en el último año generando un incremento en sus ingresos de 44.100 millones de euros (59.254 millones de dólares). La utilidad operativa del Grupo Audi superó los 5.300 millones de euros (7.121 millones de dólares) en el año fiscal pasado. El retorno operativo de ventas creció del 9,4 al 12,1 %.

En el 2012 Audi participó en el Foro Económico Mundial en Davos, en el que ha tenido presencia desde 1987, donde presentó nuevas ideas que arquitectos, urbanistas, políticos y proveedores de energía han desarrollado para la movilidad urbana del futuro como los son la Iniciativa «Audi Urban Future» y el auto concepto A2.

Actualmente, en el diseño de sus modelos Audi es independiente de Volkswagen y coordina también la estrategia de modelos de Seat, Bentley y Lamborghini.

Esta tradición, muy seguramente, ha inspirado un gran estatus para muchos que anhelan tener un auto y especialmente a los snobistas colombianos que abundan en los establecimientos públicos, particularmente en la Fiscalía General de la Nación.

Los codiciados autos en el ente de control han sido adquiridos para los más altos directivos, en plena concordancia con el estatus que se les atribuye.

Fiscales de menos rango han decidido, adquirir para robustecer sus haberes, los modernos vehículos. Por los sótanos del Bunker de la Avenida La Esperanza con carrera 52, en Bogotá, se generan desfiles impresionantes de estos vehículos, sobre todo en las horas de ingreso y egreso a las dependencias, procesión que jamás intuyó la creativa inspiración de August Horch.

Entre los vehículos adquiridos por la entidad y los fiscales que laboran en el Bunker y que trabajan en otras instalaciones ubicadas en diferentes sectores de la capital colombiana se calcula que superan los 100 autos.

El interrogante consiste en reconocer si un empleado público de relativos ingresos, por más que sea fiscal, ¿realmente puede mantener un Audi cuyos costos normales superan los tres millones de pesos mensuales?

Resuena en nuestros oídos la declaración de Néstor Humberto Martínez Neira, Fiscal General de la Nación, quien dijo meses atrás a la opinión pública: “El país tendrá que acostumbrarse a ver a sus fiscales en la Cárcel?

¡Ciertamente, un pobre empleado, aunque sea fiscal, no puede con Cadillac!…

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page