Al instante

EL CAMPANARIO: Evocando a Emeterio y Felipe, Los Tolimenses

Por Tomás Nieto

"Los Tolimenses" Foto colarte.com

Sin el ánimo de entrar a competir con la actriz Patricita Ercole, traemos hoy a este Campanario algunas remembranzas alrededor del simpar dueto cómico-musical Los Tolimenses que hace rato cuadraron caja con el de arriba.

Emeterio y Felipe hicieron las delicias del pueblo colombiano, a través de la radio y la televisión, durante muchos años, hasta cuando el dios Baco se apoderó etílicamente del primero y desbarató el binomio. No era lo mismo Garzón sin Collazos; Obdulio sin Julián; Espinosa sin Bedoya; Silva sin Villalba y Luciano sin Concholón.

El dueto nació en 1951, en Medellín, ciudad a la que sus mayores los mandaron desde el Tolima grande a formarse en las principales universidades paisas, pero el ibaguereño Jorge Ramírez Salazar y el huilense Lizardo Díaz Muñoz, de Baraya, prefirieron tupirle al bambuco, al sanjuanero y a la guabina y olvidarse de los estudios académicos a través de los cuales sus taitas querían verlos convertidos, seis años después, en ingeniero químico, al Compadre Emeterio, y en ingeniero civil, al Compadre Felipe.

Ante el éxito que la dupla obtenía en sus primeras presentaciones en la vieja Voz de Antioquia, en la Bella Villa, lio bártulos hacia Bogotá, la ciudad de todos, donde logró su primera gran oportunidad de mostrarse en la naciente televisión, en blanco y negro, en un programa dirigido por Alvaro Monroy Guzmán, quien los bautizó Emeterio y Felipe, Los Tolimenses. Gustaron tanto que el entonces Presidente Rojas los invitó a Palacio porque quería conocerlos. Y los mandamases radiales de la época se los disputaban codo a codo para sus radioteatros.

Emeterio y Felipe, "Los Tolimenses" Foto qhuboibague.com

Emeterio y Felipe, “Los Tolimenses”
Foto qhuboibague.com

Pasaron los primeros 10 años de su carrera en los programas ‘Bavaria invita’ y ‘La marcha de las estrellas, de la Nueva Granada, y el resto en las franjas humorísticas de Emisora Nuevo Mundo. A medida que se iban consolidando como intérpretes del cancionero andino colombiano matizaban sus presentaciones con cuentos cortos, de doble sentido, picantes y mordaces en los que ponía toda la materia prima don Emeterio. Su carnal hacía el papel de sano, de cándido, de inocente.

Como a veces se les iba la mano (o la lengua) en sus espacios radiales, una mañana los hizo comparecer a su despacho la entonces ministra de Comunicaciones, Esmeralda Arboleda, para notificarles el cierre de su programa, sin no le bajaban el voltaje vulgar a sus intervenciones. Y les enseñó un cartapacio de mensajes de ciudadanos preocupados por sus vulgaridades.

Emeterio –que no tenia pelos en la lengua—le respondió a la alta funcionaria: “Vulgares nosotros, doctora? Verde usted que lleva por nombre Esmeralda y de ñapa se apellida Arboleda”. (El oportuno chascarrillo le gustó tanto a la ministra que dio al traste con la sanción en ciernes).

Jorge Ramírez, solterón empedernido, nació en Ibagué el 23 de abril de 1929, y falleció en su finca de Gualanday el 12 de octubre de 2001. El dúo –que grabó 25 discos de larga duración– llegó a su fin por la dipsomanía invencible de Emeterio, en 1992. Su mancorna durante 41 años, Lizardo Díaz, que actuaba como mánager, dejó de firmar contratos para Los Tolimenses cuando advirtió que su socio cómico-musical no iba a las presentaciones y si aparecía, llegaba pasado de copas y olvidaba las letras de las canciones y hasta los chistes. La inactividad lo sumió del todo en el alcoholismo. La separación fue dura para ambos, pero ya no había nada que hacer.

Lizardo, el “zanahorio” del binomio, nació en Baraya, Huila, el 29 de enero de 1928, y murió en Bogotá el 8 de noviembre de 2012. Conformó un matrimonio modelo con la actriz y bailarina Raquel Ercole, con quien se ennovió en una Feria de Manizales; de su unión quedan tres hijos. La única mujer (Patricia) siguió los pasos de su progenitora y acaba de publicar un libro repleto de historias y fotografías del memorable dueto que en gloria este.

Tolón Tilín

Cerremos estas remembranzas con tres anécdotas bien sabrosas:

— Una tarde dominical, en el apartamento del periodista Daladier Osorio, en una recepción ofrecida tras un bautizo, estaba entre los invitados monseñor Mario Revollo Bravo, Arzobispo de Bogotá, quien preguntó dónde estaba el baño. El prelado que arranca para el mingitorio y Emeterio que dice a espaldas del purpurado: “Ve, yo no sabía que los cardenales meaban”.

— Una mañana transitaba muy donairosa por la bogotana avenida 19, rumbo a su apartamento, la actriz Raquel Ercole, (la esposa de Felipe) y al verla venir le comenta el locuaz periodista Ricardo Arbeláez, “El alacrán”, a un grupo de colegas con los que mantenía tertulia callejera: “Miren, allá viene doña Raquel, la mujer de Los Tolimenses”…

— El mismo chascarrillo se lo aplicó antes “El Loco” Arbeláez, al ver salir de la sede de Emisoras Nuevo Mundo, Caracol, a doña Teresa Gutiérrez. Esta vez dijo de la dama transeúnte: “Allí va la señora de don Américo y sus Caribes”.

© 2016 Microsoft Términos Privacidad y cookies Desarrolladores Español

Ir a la barra de herramientas