Al instante

EL CAMPANARIO: ¡Del buen humor!

Recopilación de Tomás Nieto

Foto chistesybromas.com

El conflicto árabe-israelí a 25.000 pies de altura

Dos árabes abordaron un vuelo que partía de Londres. Uno de ellos se sentó en la ventana, el otro a su lado, en el asiento del centro. Justo antes de despegar, un Rabino se sentó en el asiento que da al pasillo. Después del despegue, el judío se quitó los zapatos y movió los dedos de los pies. Uno de los árabes, el de la ventana, le dijo: Necesito levantarme para buscar una Coca Cola.

No se moleste, le dijo el Rabino, yo estoy en el pasillo, yo se la traigo.

Tan pronto el Rabino se levantó, uno de los Árabes cogió uno de los zapatos y escupió dentro del mismo.

Cuando el Rabino regresó con la Coca Cola, el otro Árabe dijo, muy buena, yo quisiera otra.

Nuevamente, el Rabino se levantó para buscar la otra Coca Cola.

Mientras lo hacía, el otro Arabe tomó el otro zapato y también escupió dentro del mismo.

Cuando el Rabino regresó, todos se sentaron cómodos para disfrutar el resto del viaje.

Antes de aterrizar, el Rabino metió sus pies en los zapatos e inmediatamente sintió lo que había ocurrido.

Se volteó hacia sus vecinos árabes y les preguntó:

¿Por qué tienen que ocurrir estas cosas? ¿Cuánto tiempo va a durar esta pelea entre nuestras naciones? ¿Este odio? ¿Esta animosidad? ¿Esto de escupir en mis zapatos y yo orinar en las Coca Colas? ¿cuándo terminaremos?

Email para una mujer infiel

Para una madre siempre hay una explicación para la conducta de su hija Una prueba al canto: La mamá de Catalina llega a la casa de su hija y encuentra a su yerno furioso empacando una maleta.

– “¿Qué pasó?” pregunta ella.

– “¿Que qué pasó? – le voy a decir exactamente lo que pasó señora! Salí de viaje de negocios y como terminé antes, le mandé un email a Catalina diciéndole que hoy regresaba a casa. Llego a casa y ¿puede adivinar lo que encontré? !encontrè a mi esposa, sí, ¡su hija!, con un hombre desnudo en nuestra cama matrimonial. Este es el fin de nuestro matrimonio. ¡Yo me largo de aquí para siempre!

– “¡Cálmate!”, dice la suegra – “Hay algo que no suena bien. Catalina nunca haría una cosa de esas. Yo la crié y la conozco bien. Espera un momento mientras yo averiguo qué fue lo que pasó”.

Un momento después regresa la suegra con una sonrisa enorme.

– “Ya ves, te dije que tenía que haber una explicación lógica… ¡Catalina no recibió tu email”.

El bautizo de un perro

Seamos honestos y reconozcamos que la mayoría de las religiones son manejadas por gente ambiciosa, negocios son negocios…

Un hombre acude a su parroquia y le dice al párroco:

-Buenas, venía a ver si usted puede bautizar a mi perro.

-¿Pero qué dice? Los perros no se bautizan, a ellos se les puede bendecir solo el día de San Antonio, pero nada más, si usted quiere.

-No, no. Yo quiero que lo bautice.

-Que no entiende, ya le dije a usted que no.

-Padre, es que el perro es como de la familia… mire si lo bautiza le dejaremos a la parroquia un donativo de 10.000 dólares.

-Bueno, la verdad es que…, si me lo trae ahora, ya se lo bautizo.

Y así se hizo.

A los dos meses viene el obispo de visita y se fija en el nuevo órgano, en el nuevo retablo, en los nuevos bancos y le dice al párroco:

-Pero no me habías dicho que la parroquia estaba mal de economía.

-Si… Señor obispo, no se lo puedo ocultar, un hombre me pagó si le bautizaba a su perro y lo hice, respondió muerto de vergüenza.

-Pero… ¿Tú que has hecho, qué, insensato? Un sacramento a un animal? eso va contra los preceptos de la Iglesia, mal cura, desgraciado, ignorante, ¿Por cuánto lo bautizaste?

-Por 10.000 dólares, Señor obispo.

-¡10.000 dólares! Y… ¿no te dijo nada de la primera comunión?

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page