Al instante

EL CAMPANARIO: ¿ Cómo dejar de discutir entre marido y mujer?

(Recopilación de Tomás Nieto)

Discusión matrimonial. Foto diariofemenino.com

CÓMO DEJAR DE DISCUTIR ENTRE MARIDO Y MUJER?
(Recopilación de Tomás Nieto)
A veces las parejas no logran resolver sus asuntos con calma. Por eso sienten que están caminando por un campo minado, y un paso en falso hace estallar una pelea. Si esto pasa en su casa, no se desanime, pues es un problema común en los hogares.

Las causas o malos entendidos
A veces alguno de los dos intenta decir algo, pero no salen las palabras como quisieran, Otras veces, insisten en que han dicho algo cuando en realidad es producto de su imaginación, (sin exagerar).

Diferentes opiniones. No hay dos personas totalmente iguales- Por eso, por más compatible que sea una pareja de esposos, no siempre verán las cosas de la misma manera. Este hecho tiene dos cara: puede hacer la vida más interesante o causar tensión. En el caso de muchas parejas, les pasa lo segundo.

Malos ejemplos: Cuando los padres se pelean enfrente de sus hijos dejan huellas para toda la vida. Es por eso que quienes tuvieron padres qu discutían tratan de la misma forma a sus parejas. No aprenden a ser respetuosos.

Problemas de fondo. Con frecuencia, el problema que origina una pelea no es el que parece a simple vista. Por ejemplo, cuando una esposa le dice a su esposo ¡“siempre llegas tarde”!, el problema tal vez no sea que él haya llegado tarde sino qu ella siente que no la trata con consideración. Sea cual sea la causa, las peleas frecuentes afectan la salud e incluso pueden llevae al divorcio. Entonces, ¿cómo dejar de discutir?

Matrimonios bp Imagen blogspot.com

Matrimonios bp
Imagen blogspot.com

LO QUE PUEDEN HACER
Una clave es identificar la raíz del problema. Cuando ambos estén tranquilos lleven a cabo el siguiente ejercicio:
1) Escriba cada uno en una hoja de papel el asunto por el que discutieron la última vez. Por ejemplo, un esposo podría escribir algo así: “Te pasaste todo el día con tus amigas y no me llamaste ni una vez”. Y la esposa podría escribir: “Te enojaste porque salí con mis amigas”.
2) Con una mentalidad abierta analicen juntos las siguientes preguntas: ¿Realmente es tan grave el asunto? ¿Hubiera sido mejor dejarlo pasar? Para mantener la paz a veces lo mejor es aceptar que no siempre estarán de acuerdo y pasar por alto las diferencias con amor. Si ambos llegan a la conclusión de que el problema no era para tanto, pídanse perdón y olvídelo. . Ahora, si uno o los dos siguen pensando que lo sucedido es grave, den el siguiente paso.
3) Anoten cada unoen su hoja lo que sintieron durante la discusión. El esposo podría escribir algo como: “Me pareció que preferías estar con tus amigas a estar conmigo”. Y la esposa podría anotar: “Sentí que me trataste como a una niña que tiene que estar llamando a su papá a cada rato”.
4) Intercambien las hojas y lean lo que escribió el otro. ¿Qué sentía en el fondo su cónyuge mientras estaban discutiendo? Digan qué cosas pudieron haber hecho de manera diferente para tratar el problema de fondo y no terminar peleando.
5) Hablen de lo que aprendieron durante el ejercicio. ¿Cómo pueden ponerlo en práctica para ahorrarse discusiones futuras o para detenerlas en cuanto comiencen.
(Receta publicada en el número 89 de El Copabacano, el cuadernillo informativo del municipio de Copacabana, Antioquia).

.

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page