Al instante

EL CAMPANARIO: Aprenda a elegir entre el siquiatra y el cantinero

Por Tomás Nieto

Foto carcajadia.com

Desde que era chiquito siempre tenía miedo de irme a acostar porque creía que había alguien oculto debajo de mi cama.

Cansado de esto, un día fui a ver a un siquiatra y le expliqué:

‘Tengo problemas. Cada vez que voy a acostarme creo que hay alguien debajo de mi cama. Tengo miedo. ¿Me estaré volviendo loco?”
“Déjame eso a mí y en doce meses te curo”, me dijo el siquiatra. “Ven a verme tres veces a la semana y te curare todos esos miedos”
‘Y cuánto me cobra, doctor?”, pregunté.

“Barato. Ochenta dólares la visita”, contestó el médico.

“Bueno, un poco caro, pero si me cura, vale la pena”, dije.
Seis meses después, me encontré con el doctor en el cine y me preguntó
“Ey! Usted dejó de venir a mi consulta después de la tercera vez.

¿Por qué no regresó?”

“Bueno, doctor, ochenta dólares por consulta tres veces a la semana por doce meses es bastante dinero! Encontré un cantinero en el bar que me curó en una sola sesión por diez dólares! Estaba tan contento con el dinero que ahorré, que ahora tengo un carro nuevo!”

“No me diga” dijo el siquiatra, notoriamente molesto.

“Y se puede saber cómo un cantinero que solo sabe de servir tragos lo curó por diez dólares?”

“Me dijo que cortara las patas de la cama…

Ahora ya no puede haber nadie ahí abajo!”

Moraleja: ¡Olvídense de los siquiatras con pe o sin pe inicial ……

Tómense un trago y hablen con el cantinero!

Los refranes paisas

Va por orden alfabético una tanda de los refranes y dichos más escuchados en Antioquia:

— Adiós, chicha, calabaza y miel.

— Adiós, Elena, que en la estación te espero.

— A Dios rogando y con el mazo dando.

— Afanarse más el velón que el dueño de la olla.

— Agua que no has de beber, déjala correr.

— Ahogarse en un vaso de agua.

— Al caído, caerle.

— Algo es algo, peor es nada.

— Al mejor nadador, se lo lleva el río.

— Al que no quiere caldo, se le dan dos tazas.

— Al que se vuelve miel, se lo lamben.

— Al son que me tocan, bailo.

— Alzarse con el santo y la limosna.

— Amor con amor se paga.

— Amor no quita conocimiento.

— Andar como perro sin amo.

— Arbol que nace torcido, nunca su rama endereza.

— Arrieros somos y en el camino nos encontramos.

— Así paga el diablo a quien bien le sirve.

— Ayúdate que yo te ayudaré.

— Bueno es culantro, pero no tanto.

— Buscarle la comba al palo.

— Caballo grande, ande o no ande.

— Cada loco con su tema.

— Camarón que se duerme, se lo lleva la corriente.

— Cuando Dios no quiere, los santos no pueden.

— Cuando el río suena, piedras lleva.

— Cuando la pata se hincha, la sepultura relincha.

— Cuando no hay solomo, de todo como.

— ¿Cuánto tienes, cuánto vales?

— Interés cuánto vales.

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page