Al instante

Ecos de la gira pontificia

Por Daladier Osorio Alzate

El Cristo "comunista" de Evo Morales que sorprendió a Francisco (Libertad.org.)

Son muchos las situaciones anecdóticas y los episodios de toda clase -incluidos los molestos- que ha originado la gira latinoamericana del papa Francisco.

Los niños y los pobres

Los niños, los ancianos, las familias y los pobres han sido centro de las pláticas de su santidad, en un viaje que ha dado lugar a emotivas escenas como la protagonizada por un grupo de niños indígenas, casi todos luciendo sombreros típicos, que rodeó al pontífice cuando éste se encaminaba a tomar el vehículo que lo trasladaría a La Paz. El alegre y efusivo asedio terminó con un de los pequeños asido firmemente a la mano derecha del papa, quien no lo soltó en ningún momento.

Un hombre muy cálido

La calidez del pontífice quedó patentizada en cada paso que él daba. Si encontraba un bebé, lo besaba, a un joven lo abrazaba como lo hace un padre cuando se reencuentra con un hijo y a un anciano con la acogía con fervor. Por eso se ganó el entusiasmo y la adhesión de los cientos de miles de personas convertidas en marejadas humanas.

¿Regaño a Evo?

Pero en periplos de esta naturaleza no faltan los “fuera de lugar”. Este sucedió cuando el presidente Evo Morales impuso al jefe de la iglesia católica toda suerte de condecoraciones después de suplicarle su intercesión ante Chile para que le devuelva a Bolivia la salida al mar.

Al presentarle los regalos que le hacía al papa, el presidente le entregó la réplica de un Cristo tallado sobre la hoz y el martillo, símbolos del comunismo. “Eso no está bien”, dicen que comentó el papa cuando recibió el presente. Pero no se escucharon comentarios de los periodistas sobre la manifestación del papa.

El episodio de Managua

La reacción pontificia recuerda el enojoso episodio que tuvo que afrontar el sacerdote nicaragüense Ernesto Cardenal, cuando al arrodillarse para saludar al papa juan Pablo Segundo al llegar a Managua para su visita oficial en 1979 este increpó a aquel diciéndole en tono fuerte que no olvidara que él tenía una deuda pendiente con la Iglesia. Cardenal era ferviente militante del grupo que derrocó y asesinó al ex dictador Anastasio Somoza.

Justicia al banquillo

En presencia del propio Evo Morales, la justicia de Bolivia fue puesta a prueba: un eminente prelado boliviano la increpó duramente con términos no escuchados antes. Ante el propio papa Francisco la llamó “parcializada y corrupta”. Fue un nuevo y amargo trago el que tuvo que pasar Evo Morales antes de la visita de Francisco a la cárcel Palmasola que alberga el 36 por ciento de la población carcelaria.

las imágenes mostradas en televisión mostraron una especia de ciudadela donde los reclusos viven condiciones infrahumanas. Un vocero de la Conferencia Episcopal boliviana dijo que en Palmasola conviven asesinos, ladrones y narcotraficantes. ¿Y el gobierno de Evo qué ha hecho para mejorar la situación? Parece que nada porque nadie se atrevió a cruzar la frontera de las críticas. Seguramente Morales esperará el fin de la visita papal para decir algo.

Colofón

No cabe ninguna duda de que los presidentes Correa, de Ecuador, y Morales, de Bolivia, esperan obtener importantes réditos políticos con las visitas del papa Francisco a sus dominios electorales. Amanecerá y veremos.

 

Ir a la barra de herramientas