Al instante

DESVERTEBRADA: Todos fuimos Croacia

Por Oscar Domínguez Giraldo, Diario El Colombiano, Medellín

Imagen peru.com

Lenguas viperinas dicen que Dios se vale de las guerras para enseñar geografía. También el fútbol es el encargado de esas minucias. Gracias al esperanto de las patadas, o fútbol que llaman, muchos nos hemos desasnado en asuntos relacionados con Croacia.

Ya no me rajan si de la televisión de Bramaputra me preguntan por sus límites: Hungría, Serbia, Bosnia-Herzegovina, Montenegro, Eslovenia. Les encimo el mar Adriático y el dato de que ese país es más pequeño que Antioquia y tiene cuatro millones y pico de habitantes.

Fijo habrá cosecha de Zlatkos, Lucas y Marios, nombres del entrenador y de dos de las estrellas de la selección. Habrá explosión de Kolindas, nombre de la rubia presidenta del país que viajó a acompañar a los suyos en clase turística, arriando first class, pagándose sus gastos. Se descontó los días no trabajados.

En el primer viaje oficial del presidente Duque a Zagreb le mandaré saludos y le haré saber que en la final contra Francia todos fuimos Croacia.

Esta vez no hay tal que la historia solo se ocupa de los triunfadores. Durante mucho tiempo se hablará de los croatas a la par con sus verdugos. Chuleado el mundial de Putin, el nuevo peor amigo de Trump, cabe afirmar que perder es ganar.

No son gente pintada en la pared nuestros nuevos mejores amigos. Napoleón decía que con diez mil croatas habría conquistado el mundo. Uno de esos croatas excepcionales es Luca Modric, el mejor jugador del mundial a pesar de su endeble apariencia de niño que se perdió de la mano de su mamá.

Los croatas son originales hasta en el uniforme ajedrezado. Según la leyenda, dos monarcas se jugaron el reino de Croacia al ajedrez. El ganador decidió que en agradecimiento al jurásico juego, la bandera sería a cuadros, como el uniforme del seleccionado.

Más sorpresas. La corbata es un regalo de Croacia a la elegancia global. La voz Croacia viene de cravat, corbata, un accesorio que lucieron primero sus habitantes.

Al festival de poesía de Medellín estaba invitado el poeta croata Tomica Bajsic. Le monté la perseguidora en la Biblioteca de Belén para felicitar al primer croata que conocería. No pudo venir. Se le enfermó su “dulce enemiga”, informó el quijote del festival Fernando Rendón.

Nos perdimos de oírlo recitar: “A veces parece como si estuviera viviendo con tiempo prestado, mis amigos están muertos y regados por los cementerios…”. Sus poemas están en la página del festival (abajo encontrará el enlace). Nos regalaron sus versos Birgitta Jóndsdóttir (Islandia), Jotamario Arbeláez (Colombia), Óscar Saavedra y Omar Pérez (Cuba).

El entrenador croata Zlatko Dalic, es otro duro. Católico bravo, para acariciar la camándula se tiene confianza. Es su mantra. A los jugadores les regala biblias, tácticas y estrategias.

Pero a veces Dios se parcializa y pese los rosarios del técnico, les michicateó el triunfo. Será en el próximo mundial.

ÑAPA

Bienvenida

 

Poeta, Jotamaria, bienvenido a la ciudad de la eterna poesía (Aquí todo el mundo es poeta mientras se demuestre lo otro. Solo faltan mis versos. Por lo pronto, los títulos de mis futuras poemas los tengo apuntados en papelitos).

En cuestión de premios, no estás dejando nada pa los pobres, y no estoy hablando del poeta Eduardo que es rico en paisaje en su refugio campestre de san Pacho, Cundinamara, desde donde dispara sus ensayos que luego EAFIT vuelve vendidos libros.

 Por El Tiempo me entero de que en España le llovió otro premio a tu poesía, el Dámaso Alonso, por tu vida y milagros poéticos.

 Menos mal esta vez no hablaron del billete que acompaña estos galardones con lo que se me habrían tirado el desayuno dulce que despaché este mañana. (Premios sin billete son como la bandeja paisa sin esos dañinísimos chicharrones que le dan la vuelta a la manzana. No sólo de endecasílabos vive el hombre).

Y en tu columna del diario del sarmiental del miércoles, nos hablas del festival de poesía de Fernando Rendón que este año viene adobado con chamanes y similares.

Que la poesía es sanación y milagro lo demuestra el hecho de que reúne tanto creador de países que ni uno conoce. Antier no más, en Belén, además de tí, estaban la islandesa, Birgitta, Saavedra y Pérez. Nos faltó Tomica, el croata, pero el hombre, que primero es buen marido que poeta, se quedó apechichando en Zagreb a su “dulce enemiga” que se le enfermó.

Al mejor estilo del presidente Duque pensaba enviarle mis saludos a su presidenta y decirle “que la quiero mucho”, sobre todo después del éxito de su selección ajedrezada.

Y para redondear la faena casi te engulles una página de El Colombiano con la entrevista que te hizo el colega John Saldarriaga. El que pida más, cate que no la ví.

Como verás por esta foto tan mala que parece mía fui a verlos y oírlos en la biblioteca Belén. Que lo pases rico, poeta, en la ciudad donde nació ese tsunami llamada nadaísmo.od

ENTREVISTA A JOTA MARIO

En tiempos del presidente Samper, Jotamario padeció otro homenaje en acción de gracias por sus versos. Por esos días lo entrevisté:

           LA AMNESIA DEL PODER

           P.: Viéndolo retratado en Palacio con el presidente Samper, ¿significa que la poesía llegó al poder?

           R.: Dos horas en Palacio son suficientes para comprender que las  mieles del poder son mieles de purga. Sin embargo, como somos masoquistas, al poder vamos llegando.

            P: ¿Lo que más le gustó del premio fue el premio en sí o el premio en no, es decir, los doce millones de pesos?

           R: Me gustó más el pergamino que me entregó Ernesto. Pero de todas maneras doce mil dólares siempre caen bien a un manirroto.

            P: ¿En el guayabo del premio el tufillo de premio oficial que tiene su triunfo no lo desvela?

           R: Mientras más oficial sea el premio, tiene más mérito el triunfo de una obra revolucionaria. Además, así está uno seguro de que el dinero proviene de buena fuente.

             P: ¿Dónde comprará la cannabis para celebrar el premio Colcultura?

           R: “A dos cuadras de la calle del Cartucho, a la derecha”.

           P: ¿Cómo les fue en el mandato del “poetariado” de Betancur?

           R: A mí por lo menos, muy bien. Por haber ganado el Premio Nacional de Poesía de la Oveja Negra y Golpe de Dados, en el 80, me envió Colcultura como representante de Colombia al Festival Poético  de Macedonia, y luego como embajador cultural volante por toda Europa dando a conocer la poesía nadaísta desde Belgrado y Budapest hasta París y Madrid. Nunca paseó Colombia tan buena imagen por el exterior.

           GINECOCRACIA CON POESIA

           P: ¿Los poetas deberían gobernar el mundo, no las mujeres?

           R: Grandes mujeres deberán gobernar el mundo. Ginecocracia. Y detrás de cada gran mujer deberá haber un poeta haciendo de las  suyas.

           P: ¿Cuáles serían su primer y último acto como presidente?

           R: Legalizar la droga y prohibir la poesía, para que ésta vuelva a la clandestinidad que es donde es más eficaz contra el poder.

           P: ¿Los peores días de los poetas están por venir?

           R: Los peores días ya vinieron y ya pasaron, como los peores poetas.

           P: ¿El mundo puede vivir sin poetas?

           R: El mundo no puede vivir sin amor ni sin panaderos. Y son los panaderos del amor los poetas.

           P: Su colega de musas, Eduardo Escobar, dice que la poesía no  produce dólares sino dolores… ¿Esto ha dejado de ser cierto con su cuenta corriente bien copada?

           R: Producen más dolores los dólares que la poesía. Y eso que la poesía también se lava.

           P.: Es cierto que usted es el fundador de los “Peporros”, perseguidos por Juan Manuel Roca?

           R: El verdadero sentido de la sigla es “Pegados por Roca”. Con tanta persecución desde la pequeña gran prensa, lo que hizo con los  nadaístas fue revivirnos. Para qué amigos con enemigos así. (Como bien lo saben los 6.500 millones de habitantes del mundo, Jota y Roca hicieron las paces. Ya no se pisan los poemas y más bien se parten un confite).

           P: ¿Si entre sastres no se cobran las hechuras, entre poetas sí se pisan los poemas?

           R: El que pisa un poema pierde un zapato. Y si además es un poeta, pierde hasta el pie.

           P: ¿Entre Roca y X-504 se queda con la poesía de Jotamario?

           R: Me quedo con la poesía de X-504 que es la “piedra” de Roca.

           LOS QUE VIVEN SON OTROS

           P: ¿Está bien que un poeta como usted que ha sido publicista, se gane la vida interesando a la gente en comprar cosas que de pronto no necesita?

           R: Este concepto de la publicidad está tan revaluado que tan solo subsiste en la mente de periodistas que viven precisamente a costa de la publicidad en sus medios.

           P: ¿La suya es la poesía en la publicidad o la publicidad en la  poesía?

           R: Mi poesía es la delicia en pasta, por no decir que es la chispa de la vida.

           CHUCHO Y ELVIA

           P: ¿Después del premio de Colcultura, vendrá el Nobel para un nadaísta?

           R: Si no estamos en la presidencia, quizás. Sería una innoble jugada contra el corazón de los enemigos.

           P: ¿Qué parte tiene Chucho, su fallecido padre, en el premio?

           R: Además del aporte de sus gametos, fue el personaje de mis días, el centro de mis cantos y el alpiste de mis hambrunas. Todo lo que la vida me ha dado, ha sido resonancia y eco de su sacrificio.

           P: ¿Y su mamá no tiene ninguna acción que no le conocemos siquiera su segundo apellido?

           R: Julio Flórez me quitó las ganas de cantarle a mamá, Elvia Ramos, desde que en la escuela me hacían aprender sus estrofas para  recitar el día de las madres. Es más, no le canto ni siquiera a la amada, a no ser cuando ya se ha ido.

           EN  POCAS  PALABRAS

           ===================

           – ¿Libro que está leyendo?

             “Aquel 19 será”, la historia del M.

           – ¿El pecado que más le gusta cometer?

             El pecado de la carne.

           – ¿Virtud que más admira en los otros?

             ¡La admiración!

           – ¿Defecto que le gustaría tener?

             La humildad.

           – ¿Quién le gustaría haber sido?

             Atila.

           – ¿Qué es un amigo?

             Otra parte del cuerpo.

           – ¿Los enemigos para qué?

             Para que sufran.

           – ¿Persona que más ha influido en usted:

             El Marqués de Sade.

           – ¿Lo que lo saca de quicios?

             Los pantalones mal planchados.

           – ¿Tiene con qué salvar su alma?

             Los 12 millones de Colcultura.

           – ¿De qué quisiera morirse?

             De ganas.

           – ¿Qué le gustaría olvidar?

             Los amores con final feliz.

           – ¿Por qué desea que lo recuerden?

             Por algún poema memorable.


En   la foto, el poeta Jotamario hace paciente fila para lagartear autógrafo la noche del lanzamiento de mi libro “Historias del eterno femenino” (editorial Universidad de Antioquia, 2001), que se regaló bien y se vendió regular tres cuartos. Dejo constancia de que el poeta compró el libro. A la izquierda, mi compadre, Juan Darío Lara. Al fondo,de anteojos, mi otro compadre y colega, Jaime Zamora).

Este es el enlace donde puedes encontrar poemas de Tomica:
Acerca de Revista Corrientes (2883 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas