Al instante

DESVERTEBRADA: Rostros fugaces (3) : Spassky y Kasparov; Ñapa, Kasparov, stradivarius del ajedrez

Por Oscar Domínguez Giraldo, Diario El Colombiano, Medellín

Spanky-Kasparov 1988 Foto Tabla de Flandes

Modestia, apártate, pero entre  45,5 millones de colombianos poquísimos tenemos autógrafos de dos campeones mundiales de ajedrez.

Y se pueden contar con los dedos de la mano quienes fuimos derrotados por uno de ellos. Hay palizas que mejoran currículos.

Recordé migajas de mi prontuario ajedrecístico porque en Londres, el campeón Carlsen, noruego, con cara de malas pulgas, y el retador Caruana, italo-norteamericano, con cara de niño que se toma la sopa, disputan el título mundial de ajedrez.

Foto referencial
Archivo ODG

Informa El País, de Madrid, que antes de la tercera partida del match el diseñador Daniel Weil presentó un programa informático “que produce cierta música según el tipo de jugada que se hace en el tablero”. Esperemos a ver qué sinfonía o qué melodía de carrilera sale de este match.

Sumen las fortunas de Bill Gates, Warren Buffett, Carlos Slim, los reyes árabes del petróleo, Sarmiento Angulo, Zuckerberg, creador de Facebook y este aplastateclas, y entre todos seríamos incapaces de inventar un juego que supere en belleza y exigencia al ajedrez.

La era digital está tierna como nalga de bebé pero dudo de que dentro de dos mil años se hable de equis deporte inventado en 2018.

Desde antes de Cristo, cuando se llamaba chaturanga, el poeta latino Publio Ovidio Nasón escribía sobre ajedrez. Simplemente Ovidio les aconsejaba a las romanas quedadas utilizarlo como arma de seducción.

El primer conejo de la historia también tiene origen en el ajedrez (poner conejo en la acepción de negar la cuenta). En ese pecadillo incurrió el rey para el que fue inventado el juego.

El monarca le pidió al lúdico creador que le pasara la factura respectiva pero cuando los matemáticos, ábaco en mano, hicieron la cuenta descubrieron que no había con qué pagar los 18.446.744.073.709.551.615 granos de trigo pedidos.

Distingo a Spassky desde hace 46 años cuando perdió con Bobby Fischer el campeonato mundial.

Me tocó transmitir por Todelar las jugadas que llegaban a través de los teletipos de las agencias internacionales en las que hice mi master en periodismo.

El maestro Boris de Greiff hacía lo mismo en Caracol.  Transmitir ajedrez por radio es tan emocionante como transmitir un estornudo, pero tocaba honrar el contrato de trabajo.

Con Spassky me encontraría fugazmente como uno de los 30 privilegiados tableros escogidos para jugar unas simultáneas contra el soviético. Jugar simultáneas me parece tan exigente como hacer el amor varias veces al mismo tiempo.

Aproveché para coronarle escueto autógrafo que estampó en el libro “El match del siglo” (Spassky-Fischer) de Ludek Pachman.

 

Coroné otro autógrafo durante la visita que nos hizo el excampeón Garry Kasparov quien vino acompañado de su novia y de su almohada que jamás abandonaba.

No lo podría jurar pero entiendo que el armenio suspendió las programadas simultáneas cuando supo que tendría a este negro al otro lado del tablero. Enroco sobre mi modestia y desaparezco…

 

KASPAROV, EL STRADIVARIUS  DEL AJEDREZ

El gran Kasparov
Foto El Independiente

 

García Márquez cuenta en su autobiografía que su primer triunfo literario se lo debe al  ajedrez. Sin proponérselo, el “premio” lo obtuvo al pronosticar la muerte del belga que jugaba con su abuelo monótonas partidas. La crónica familiar convirtió el vaticinio del niño Gabito en novelón.

En reciprocidad por ese primer Nobel muchos personajes de las ficciones del novel oráculo practican el ajedrez, el juego más hermoso del mundo. No todo nos llega tarde: El que por muchos años fue Nobel del ajedrez, Garry Kasparov hizo su primera visita a Colombia luego de cortarse la coleta de primero en su oficio.

La forma de jugar ajedrez del campeón mundial  Kasparov (abril 13 de 1963) parece consignada en el soneto de Lope de Vega sobre el amor: “Desmayarse, atreverse, estar furioso;/áspero, tierno, liberal, esquivo;/alentado, mortal, difunto, vivo;/leal, traidor, cobarde y animoso”. En una palabra, Kasparov ha jugado con pasión, un sustantivo que lo retrata.

Con su forma de afrontar el jurásico juego, dominó la pasarela ajedrecística mundial por espacio de 20 años. Con todas las luces encendidas, anunció su retiro cuando le quedaba un lustro de pontificado. No deja de ser una exquisita ironía que uno de los primeros países que visitó quien cometió la audacia de retirarse a tiempo fuera Colombia, una nación condenada a la cadena perpetua de sus protagónicos expresidentes.

El hombre que anda para todas partes con su almohada favorita y con su complejo de Edipo – su madre, doña Klara Kasparova- fue una de las estrellas invitadas a una versión de Expogestión que se realizó en Bogotá.

Kasparov en la rueda de prensa que coordinó Fabiola Morera. Al lado del campeón,su dama, Dasha. (Foto, prensa de Fabiola Morera).

Claro que en su primera visita a Colombia, K estuvo acompañado de la primera dama del tablero sentimental de su vida: su “dulce enemiga” Dasha, su prometida, delgada y frágil como un esbelto alfil.

Según el Gran Maestro polaco Savielly Tartakover “la táctica consiste en saber qué hacer cuando hay algo que hacer, y la estrategia en saber qué hacer cuando no hay nada qué hacer”. Kasparov dictó  cartilla sobre estrategias ante buena parte de la dirigencia de América Latina.  O sea, el ajedrez se sale del tablero y empieza a prestarle sus herramientas de trabajo al homo sapiens para que mejore su rendimiento en los negocios.

Días vendrán en que la lúdica ciencia ajedrecística se pueda utilizar para amar, hacer la paz, perdonar, olvidar, compartir…

No en vano “la vida imita al ajedrez”, según dijo wildeanamente Kasparov quien firmó autógrafos como toda una figura del rock mundial.  Que la vida imita al deporte de sus sueños  quedará plasmado en otro de los libros que  prepara el cual  le hará compañía a “Mis antecesores favoritos” en cuya bibliografía figura un solo colombiano, el maestro Boris de Greiff con su libro “Las mejores 400 partidas”.

Durante su visita a Macondo donde antes han estado los excampeones mundiales  Alejine, Max Ewe, el reincidente Spassky y las féminas Nona Gaprindashvil, Zsuzsa Polgar y Zhu Chen,  K  le contó a nuestra dirigencia cómo el ajedrez  puede influir en la toma de decisiones.

Entre sus recomendaciones, sus escuchas tomaron nota de estos consejos: los grandes campeones necesitan grandes enemigos. Kasparov se considera  un afortunado al haber tenido un rival de los quilates de su paisano Anatoly Karpov. (Fue su salida más aplaudida). Hay que sacarle partido, mucho partido, a las derrotas.

Otras recomendaciones: hay que luchar “especialmente” cuando se está ganando, no subestimes al adversario (él subestimó a Vladimir Kramnik y éste lo venció), mantén el equilibro entre intelecto e intuición, aprovecha las ventajas sicológicas, ponte en el lugar de tu rival para derrotarlo, es fundamental tener confianza en tus posibilidades, hay que exprimir al máximo creatividad e imaginación.

 Los asistentes lo  interrogaron sobre el significado de su derrota frente a “Azul Intenso”, la supercomputadora de IBM a la que solo le falta amar o derramar una furtiva lágrima. Él considera este duelo casi como un lapsus, un asunto para el olvido.

Explicó que decidió decirle adiós al mundo blanco y negro del ajedrez porque ya lo había conseguido todo en esta actividad y es de los que necesita estar fijándose imposibles. Pero primero había que despedirse con todos los juguetes y lo hizo ganando el torneo más importante del calendario mundial: el de Linares, España. Luego agarró el sombrero, apagó su propia  luz y entró en la penumbra enrocando sobre sí mismo.

Aprovechará para hacer política y tratará de remozar la democracia rusa,  y si los electores lo acompañan definiría alguna aspiración presidencial, en caso de que se den las condiciones porque sólo se fija metas que estén a su alcance.

En su agenda figura leer y escribir, dar partidas de exhibición, dictar conferencias y, por fin, jugar por placer. Jugar ajedrez sin placer es como amar sin amor. En el pasado jugó por deporte, profesionalmente, por plata. Ya no hay problemas de chequera.

“Viviré mi propia vida”, ha notificado el stradivarius del ajedrez, un juego que debería ser obligatorio en la aldea global. (Nota publicada originalmente en El Colombiano)

 

Acerca de Revista Corrientes (2897 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web

1 comentario en DESVERTEBRADA: Rostros fugaces (3) : Spassky y Kasparov; Ñapa, Kasparov, stradivarius del ajedrez

  1. I’ve been browsing online more than 2 hours today, yet I never found any interesting article like yours.
    It is pretty worth enough for me. In my view, if
    all web owners and bloggers made good content as you did, the internet will be a lot more useful than ever before.
    Woah! I’m really enjoying the template/theme of this website.

    It’s simple, yet effective. A lot of times it’s very hard to get that “perfect balance” between user friendliness and appearance.
    I must say you have done a excellent job with this. Additionally, the blog loads
    super quick for me on Internet explorer. Excellent Blog!
    I am sure this post has touched all the internet viewers, its really really nice paragraph on building
    up new weblog. http://cspan.co.uk

Los comentarios están cerrados.

Ir a la barra de herramientas