Al instante

DESVERTEBRADA: El papa reencarnará en mosaico

Por Oscar Domínguez Giraldo, diario El Colombiano, Medellín

Foto archivo odg

Si el Espíritu Santo no se opone, el papa Francisco, en su fugaz visita a Medellín, reencarnará  en un mosaico de 50 metros cuadrados que será levantado en un muro en las afueras del Hogar Juvenil san José, cerca del parque Obrero, en Boston.

La obra marcha viento en popa desde que el arzobispo de Medellín, Ricardo Tobón, le otorgara el “imprimatur”. Monseñor Armando Santamaría, director del centenario Hogar, cedió un muro exterior que ocuparán 91.872 pequeñas baldosas de cristal. Tomadas de la mano, ese mundo de teselas en blanco y negro mostrarán el rostro sonriente del gaucho que tiene “patasarriba” la iglesia de Pedro.

Por su labor en favor de la infancia maltratada, el Vaticano escogió el Hogar que acoge cerca de 1.200 huérfanos que lo tienen todo. Es la obra social más antigua de Medellín.

La foto que ascenderá a mosaico fue buscada como aguja en un pajar entre miles que le han tomado al cardenal Bergoglio. El retrato pasó por el computador para pequeñas cirugías. Manos hechas para el arte religioso trabajan con paciencia benedictina en el mural como quien cultiva hortensias en el taller del artista yarumaleño Iván Darío Gil Bolívar.

Foto archivo odg

Este mosaico que estará en su sitio a finales de agosto, se suma a otros del exseminarista carmelita. Como el del padre García-Herreros, situado en la Plazoleta del Minuto, en Bogotá; otro es el del padre Marianito Eusse, a la entrada de Angostura. Ambos trotan hacia los altares. Pero como no tienen palancas en el Vaticano la espera para llegar al santoral será larga.

En el prontuario de Gil “habremus” mural del llamado “Mártir de Armero” en la explanada de la antigua ciudad blanca del Tolima. El mártir, al que muchos no quieren, será beatificado  junto con el obispo Jesús Emilio Jaramillo asesinado por el ELN. (Hace fila un mural de 85 metros cuadrados de Fernando Botero).

Como el tiempo de Dios es perfecto, como dicen los ateos, en su visita al hogar de pronto Francisco saque migajas de segundos para conocer una deteriorada imagen milagrosa de María Auxiliadora que se renovó en noviembre de 1996 ante un grupo de alumnas y religiosas.

Hasta milagros ha hecho. Lo juran losas de acción de gracias y una crónica colgada en la pared al lado de la imagen que se deja mimar en una capillita.

Si monseñor Santamaría quiere sorprender al pontífice, que le tenga asado argentino con cuadril, el único pecado de la carne que se regala el che Francisco. Y de postre, alfajores argentinos “El Nazareno”, su otro pecado capital… Con el fondo musical de La Cumparsita, claro.

 

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page