Al instante

DESVERTEBRADA: El bachiller estaba allí

Por Oscar Domínguez Giraldo, diario El Colombiano, Medellín

El 'bachiller' Ernesto Macías Presidente del Senado de la República de Colombia

Cuando desperté, el bachiller Ernesto Macías, presidente del Senado, todavía estaba allí, a pesar del ventarrón enviado por un chamán a la posesión del presidente Duque, según especulación del político opita.

Feliz, arrobado, casi levitando, “con la melena revuelta”, leía su libreto contra Santos que esperaba a las puertas del Palacio de Nariño dispuesto a entregarle las llaves a su sucesor, de pronto con esta chiva: Aquí hay fantasmas, a Samper le hicieron brujería, llamen al padre Chucho.

Con su discurso “absolutamente necesario”, como lo definió mientras despachaba pasabocas el senador Uribe, Macías se regodeaba con su diatriba que disfrutó como el gato que acaba de quebrar la porcelana china de la tatarabuela.

Leyó su andanada como si estuviera tomando mistela, engullendo achiras o un asado huilense preparado en horno de barro, acompañado de insulso y arepa oreja’e burro. Que no falte la cholupa, delicioso bebestible.

Debió pensar que terminado el acto de posesión sus paisanos de Garzón empezaron a hacer  vaca para levantarle estatua. Macías deberá aclarar antes las sospechas sobre su grado de bachiller en un colegio al parecer  inexistente,  y si de verdad pasó por el Externado y la ESAP en cuyos archivos lo ignoran, según denuncia hecha en Las2orillas por su paisano Edgar Artunduaga.  La Corte investiga al bachiller.

En pocos días se ha hablado más del congresista que del famoso embajador de la India que embaucó a medio Neiva haciéndose pasar por diplomático. Hasta el maestro Villamil le gastó bambuco. Macías espera el Villamil que le ponga música a su biografía.

Ver para creer: Con su catilinaria, Macías inauguraba la oposición del Centro Democrático, CD,  al que dijo Uribe.  Los demás opositores Petro, Robledo y Mockus, ojalá con los pantalones arriba, se dedicarán a llenar crucigramas.

Algo aprendieron de Santos porque hasta conejo le pondrán al presidente Duque y a sus electores pues los del CD comenzaron a recular en lo de la consulta anticorrupción que millones y “millonas” votaremos emberracados.

Como no aspiro a estatua me ratifico en que Santos hizo la tarea. Ningún amigo, enemigo, o pariente hasta el nonagésimo grado de consanguinidad se largó del país huyendo del castrochavismo. Ocho años después de Santos, a los de mi entorno los veo gordos, cacheticolorados, sonrientes, igual o más prósperos.

Estos días asistimos a otro extraño caso de síndrome de Estocolmo: Congresistas del CD no querían dejar ir a Santos porque tiene jijuemil investigaciones en la Comisión de Acusaciones. Pero el conejo  había volado y manejaba carro en Miami donde cambió el desabrido discurso de Macías por nieta, sol y trago.

De Colombia requetesabemos que es un país único. Se aprecia en la insólita oposición a “mi” presidente Duque.  Tenía razón el diplomático alemán que dijo de regreso a Berlín: Cuando llegué, no entendía lo que pasaba aquí. Cuatro años después tampoco entiendo un “cagajo”.

Fotos

1.- Juan Manuel Santos, estrena su nuevo oficio de expresidente manejando en Miami.

2.-

Foto oficial de Ernesto Macías, presidente del senado.

Ñapa

Delicias del Huila

Por Opita

Comidas típicas:

El asado huilense: Carne de cerdo marinado con naranja agria, poleo, otras hierbas y con cerveza en la mayoría de los casos; asado en horno de barro, preferiblemente.

El plato por excelencia de las fiestas sampedrinas va acompañado de una arepa llamada ‘oreja’e perro’, muy delgadita y un poco simplona, pero que
contrarresta el sabor del cerdo.

También se acompaña el asado con insulso, un envuelto de textura gelatinosa medio dulzón, elaborado con harina de maíz, aunque algunas personas utilizan harina de arroz.

Típicas son las achiras. También hornean bizcochos de maíz, de manteca, en fin, hay muchas variedades.

Hay una bebida con base en el aguardiente, la mistela, que puede tener
sabor a mejorana, a naranja o a otras hierbas, según el gusto.

En navidad es tradicional el dulce ‘nochebuena’ – delicioso – que
también se conoce en el Cauca. Son frutas desamargadas que llevan
almíbar (limón, higuillo, papayuela, papaya verde).

También para chuparse los dedos los opitas preparan tamales, sancochos, bizcochuelos, pan de esponja, quesillo, masato, guarrús.

No olvidar la cholupa, una fruta única del Huila. Es parecida al maracuyá, de las que llaman pasifloras.  El jugo es deli deli. Quien llegue al Huila recibe su vaso de jugo de cholupa, orgullo de los opitas.


Acerca de Revista Corrientes (2664 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas