Al instante

De las FARC: Acotaciones al comunicado conjunto del día 7 de Octubre

Por Gabriel Angel* (razonpublica.com)

Los procesos señalados en la Habana, deben ser estudiados de nuevo.

Este es un texto de las FARC para Razón Pública. Nos hemos limitado a añadirle los subtítulos.

Hemos estado discutiendo con el gobierno las más disímiles opciones a lo largo de años, y lo pactado es el producto de intensos debates entre dos opiniones radicalmente opuestas.

El comunicado
Ya lo expresó con toda claridad el comunicado conjunto de las dos delegaciones en La Habana. El Acuerdo Final suscrito el 24 de agosto compromete a ambas partes, porque a su juicio contiene las reformas y medidas necesarias para sentar las bases de la paz y garantizar el fin del conflicto armado. Lo que no implica desconocer el estrecho margen por el que resultó vencedor el no.

En atención a ello, en desarrollo de las facultades constitucionales del Presidente de la República, se escuchará en un proceso rápido y eficaz a los diferentes sectores de la sociedad, a objeto de entender sus preocupaciones y definir prontamente una salida por los caminos señalados en la sentencia de la Corte Constitucional C-379 de 2016.

Las propuestas de ajustes y precisiones que resulten de ese proceso, serán discutidos entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP para dar garantías a todos. Mientras tanto, comenzarán a aplicarse los protocolos relacionados con el cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo, para lo cual se tramitará lo pertinente ante la Organización de las Naciones Unidas.

Se continuará avanzando en las medidas de construcción de confianza de carácter humanitario, tales como, la búsqueda de personas dadas por desaparecidas, los planes pilotos de desminado humanitario, la sustitución voluntaria de cultivos de uso ilícito, los compromisos respecto a la salida de menores de los campamentos y sobre la situación de personas privadas de la libertad.

Lo que sigue
Se trata de un asunto de extrema seriedad, por lo cual no conviene andar fanfarroneando por ahí sobre una y otra posición. Habrá que acordar qué sectores de la sociedad colombiana deberán escucharse y mediante qué mecanismo. Y definir cuáles de sus propuestas y ajustes merecen ser llevados a la discusión de ambas partes. Y luego ponerse de acuerdo sobre la materia.De todo lo cual queda una percepción, el Acuerdo Final de La Habana va, y ya está cumpliendo su primer objetivo fundamental, parar la guerra. El conflicto armado entre las FARC y el Estado colombiano ha llegado a su fin, no habrá más confrontación, y buena parte de lo pactado en la Mesa resulta inmodificable. La gran pregunta es cuánto de lo restante podrá ser reajustado.

El Acuerdo Final de La Habana y ya está cumpliendo su primer objetivo fundamental, parar la guerra.
Podríamos sí hacer algunas acotaciones al margen de lo acordado y definido el día 7 de octubre entre las dos delegaciones con presencia de los países garantes y el jefe de la Misión Especial de la ONU, más en la idea de ampliar la óptica sobre la cuestión que nos interesa, que en la de abrir un gran debate o polémica de difícil resolución. Al final la Mesa se encargará de definirlo todo.

Un acuerdo entre contrarios
Lo primero se relaciona con los acuerdos y su carácter. En La Habana hemos estado discutiendo con el gobierno las más disímiles opciones a lo largo de casi seis años, y lo pactado es el producto de intensos debates entre dos opiniones radicalmente opuestas. Si cada una de las partes se hubiera ceñido irrestrictamente a su posición inicial hubiera sido imposible un consenso.

Nosotros cedimos, como tuvo que ceder el gobierno en muchos de sus enfoques y aspiraciones, por cuanto de lo que se trataba era de llegar a unas fórmulas mínimas de entendimiento, no de seguir repitiendo eternamente la misma cantinela sin posibilidad alguna de aproximación. Lo acordado no se decidió a la carrera, ni a última hora, implicó un esfuerzo descomunal.

Mal puede afirmarse que se trató de una especie de confabulación secreta entre dos partes interesadas en burlarse del país. Existe sobrada documentación mediática e histórica que da cuenta de las posturas irreconciliables que finalmente se tranzaron. Como es fácil constatar que buena parte de las planteado por Uribe fue en su momento bandera del gobierno nacional.

Por eso no tienen razón esos sectores cuando afirman que nunca se los escuchó. O que jamás se los invitó a tomar parte en las conversaciones. El Presidente Santos lo hizo muchas veces, para no hablar de las sucesivas misivas del Comandante de las FARC. Sus posiciones maximalistas y carentes de realismo político fueron vencidas en la Mesa. Y volverán a serlo, por eso mismo.

Porque la única alternativa que dejan a su todo o nada es la guerra total. Y esa guerra, definitivamente, no le interesa ya a ningún colombiano cuerdo. Igual podría predicarse de nosotros, no pudimos colmar el conjunto de nuestras aspiraciones para el país porque resultaban inaceptables para la contraparte. Primó el bien superior de poner fin a la guerra, y así fue.

La vocería del No

2
Movilización estudiantil a favor de la paz en Colombia.
Foto: Facebook FARC

Por otra parte, sólo mirando las cosas de modo excesivamente sesgado puede concluirse que el uribismo personifica la votación por el no. Fue uno de sus pregoneros, sí, y de manera absolutamente sucia, ajena a cualquier ética, como lo puso en evidencia su jefe de campaña en declaraciones recientes a la prensa. Pero ese no también expresó el sentir de otras gentes.

Los que nunca estuvieron de acuerdo en que los integrantes de las fuerzas militares fueran beneficiados judicialmente, por considerar que sus crímenes no eran delitos políticos y que su deber de respeto a la Constitución y las leyes, por el contrario, los hacía objeto de una mayor responsabilidad penal. Los que no compartieron que no se discutiera el modelo económico.

Lo pactado es el producto de intensos debates entre dos opiniones radicalmente opuestas.
Los que nunca estuvieron de acuerdo en que los Presidentes y ex Presidentes de la República no pudieran ser juzgados por la Jurisdicción Especial para la Paz, como los demás actores del conflicto. Recuérdese que el gobierno nacional se echó atrás después de haber firmado el acuerdo sobre justicia el 23 de septiembre de 2015, hasta que eso fue consagrado expresamente.

Son numerosas las cartas enviadas a las páginas web de las FARC en las que los firmantes piden perdón por haber votado al no, alegando que su intención nunca fue apoyar a Uribe, sino expresar su desacuerdo sobre algún punto específico. Comprendido de modo inmediato el peligro para la paz, millones de colombianos salen ahora a las calles a expresar su condena total a la guerra.

Son muchos los que proponen que se reabra el proceso, siempre y cuando no sólo se incluyan en la agenda de discusión los puntos propuestos por Uribe, sino también todas las demás propuestas de sectores sociales y políticos que el gobierno nunca quiso escuchar. Vale considerar esa postura tan legítima como la que defienden los áulicos del Ex Presidente. Lo cual nos llevaría a cero.

Algo en lo que necesariamente el país debe reflexionar seriamente. Llevamos más de un lustro en esta larga discusión, que por fin terminó con una transacción satisfactoria y honorable para las dos partes. Y que se ganó el respaldo abrumador de toda la comunidad internacional, incluida la Corte Penal Internacional. Que acaba de valerle incluso el Nobel de Paz al Presidente Santos.

Resulta inconcebible echar todo por la borda ahora, otorgándole al uribismo, aun con el respeto que pueda merecer, más alcance y vocería de los que realmente tiene. Además de lo sorprendente que resulta el hecho de que el Ex Presidente esté poniendo el énfasis en varios asuntos que ya hacen parte de los acuerdos, lo cual pone en evidencia su poco conocimiento de los mismos.

Hay un tercero llamado a jugar un papel definitorio en esta encrucijada que debe conducirnos inobjetablemente a la terminación del conflicto y la paz: el pueblo colombiano. Conmueve el modo como ha empezado a manifestarse y hacerse oír. Estamos seguros de que nada podrá detener ya esa ola que empezó a andar. Con su respaldo tendremos pronto el final esperado.

(La Habana, 7 de octubre de 2016).

* Guerrillero y escritor revolucionario, enamorado de la historia, la literatura y los derechos de los desposeídos.
@GabAngel_FARC

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page