Al instante

De eso no hable

Por Gustavo Alvarez Gardeazábal, (Ariete, Diario ADN)

Campo petrolero de Caño Limón (Foto vqingeniería.com)

DEFINITIVAMENTE ESTE GOBIERNO DE SANTOS SE NOS VOLVIÓ MANTEQUILLUDO.

Definitivamente este gobierno de Santos se nos volvió mantequilludo. Prefiere la línea del diálogo con el antiguo conductor de bus de Caracas que las actitudes enhiestas y patrióticas. Y, dentro del esfuerzo mayúsculo que hacen sus asesores para que ciertos temas graves no los conozca el país, están tapando lo que pasa en Caño Limón.

Desde hace dos meses el oleoducto Caño Limón- Coveñas, en el área del Catatumbo, ha venido presentando abolladuras causadas por la guerrilla del ELN o de las Farc. Ellas no han podido ser reparadas porque algunas son subterráneas y cuando han tratado de meter el fluído por el tubo, este se revienta.

Desde finales de junio, cuando comenzaron los ataques (y no nos contaron), la producción de Arauca está frenada. Los contratos de la Occidental, Rondón, Cosecha, Chipirón y Cravo Norte cubren el 6% del petróleo nacional.

Ya se llenaron los tanques de almacenamiento de este petróleo liviano, que tiene un mayor valor en el mercado mundial y que compensa el precio de los pesados del Meta. Es decir, los que mandan en el Catatumbo, ELN, Farc o Megateo, tienen en jaque la producción petrolera nacional y, por supuesto, no nos lo habían contado. De eso no se habla.

(Foto colombia.interlatin.com)

(Foto colombia.interlatin.com)

 

Para tratar de actuar en su línea, el gobierno ha puesto mantequilla encima de la mermelada. Nombró a José Noé Ríos para que hable en secreto con los elenos y aspira que en La Habana les ayuden a dilucidar responsabilidades o a presionar a Gabino o a Megateo.

Eso es, exactamente, un régimen mantequilludo. Lisito y suavecito, untadito por encima para lubricar la noticia y no tener que meter nada al horno.

GUSTAVO ÁLVAREZ GARDEAZÁBAL
@eljodario
eljodario@gmail.com

Ir a la barra de herramientas