Al instante

De buena fuente: Los dueños del deporte colombiano

Por Octavio Quintero, El Satelite

Catherine Ibargüen Foto lafm.com.co

Ya vimos en la pasada Copa América Centenario que la multinacional Adidas obligó a la selección de futbol de Colombia a cambiar de uniforme por cuestiones comerciales. Fue una afrenta a un símbolo como debe ser la selección que sigue guindado de una pregunta: ¿De quién es la Selección Colombia?

Ahora el caso se replica en otro símbolo nacional: Catherine Ibargüen quien acaba de revelar que por estar patrocinada por Directv, no se le permitirá llevar la bandera de Colombia en el tradicional desfile de inauguración de los Juegos Olímpicos de Rio 2016.

La reina mundial indiscutible del salto triple en los últimos cuatro años, denunció en su cuenta de Twitter: … “los intereses de nuestro Comité Olímpico Colombiano son otros”.

¿Cuáles son esos otros intereses? Fácil de adivinar: hay alguna otra marca distinta a Directv ofreciéndole plata al Comité Olímpico para que designe abanderado a alguno de sus patrocinados. Los candidatos a sustituir a la negra de la risa más encantadora del mundo son: Jossimar Calvo, Fernando Gaviria, Jackeline Rentería, Mariana Pajón, Yury Alvear y Óscar

Y se volvió a salvar…

Según el Partido Socialista de los Trabajadores (PST), su militante en Cartagena, Wilson Castro Padilla, directivo del Sindicato Nacional del Sistema Agroalimentario (Sinaltrainal), hace 14 años viene siendo objeto de amenazas y hostigamientos por parte de sicarios “al servicio de las patronales y los terratenientes que atentan contra la vida de los dirigentes políticos y sociales de la oposición”.

El último de los atentados denunciado por el PST ocurrió el pasado viernes, 1º de julio en las horas de la tarde, en el barrio las Gaviotas, del cual salió ileso gracias a su escolta que logró repeler el ataque de los sicarios motorizados.

Castro goza de medida cautelar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, por tanto su seguridad es responsabilidad del Estado colombiano, pues, “su actividad en defensa de los derechos de los trabajadores es la única causa por la que su vida ha sido amenazada”, dice el PST.

Lo insólito de este caso es que, si desde hace 14 años viene salvándose de que lo maten ¿cómo es que en tanto tiempo las autoridades no hayan podido detener a ningún sospechoso en desarrollo de sus presuntas investigaciones?

Advertencia

El tema de la paz ya tiene suficiente ilustración. Si la votación fuera ahora, podría ganar el SÍ. Suficiente ilustración quiere decir que ya se sabe lo suficiente para tomar una decisión. Continuar intensificando el debate podría llevar a la población colombiana a la saturación, y de ahí en adelante, la fecha del plebiscito, jugará en contra de su resultado. Podría darse que esa saturación llevará a muchos electores a no querer saber más del asunto, induciendo su abstención como forma de rechazo a tan asfixiante tema del que ya es consciente que no quiere saber más.

Salida en falso

“El pueblo es superior a sus dirigentes”… Y también a ciertos forjadores de opinión que se vanaglorian de contrastar en sus columnas de la gran prensa su supuesta superioridad intelectual con respecto al común de la gente.

María Jimena Duzán asegura en Semana.com que el “ignorante” pueblo va a ir al plebiscito “sin la información necesaria”, y asume que frente a esa insuficiencia informativa va a votar por el NO… Y asume otra posición que para una persona que se presume de tendencia social, es una herejía, al decir que los resultados del Brexit… “demuestra que los mecanismos de refrendación popular no sirven solo para robustecer democracias, sino también para recortarlas y empequeñecerlas”.

O sea que el pueblo, dueño absoluto del poder, según los postulados democráticos que nunca nadie ha osado poner en discusión, siempre necesitará de una inteligencia superior que le diga cuándo puede o no puede participar directamente en la toma de decisiones tan fundamentales como la paz, por ejemplo.

Alguien que pone por encima de la opinión popular un poder superior que le traza su conducta y delimita su poder, no puede ser más que un autócrata. ¿Tú también, Jimena?

¿Y usted qué opina?

Ahora que el exmagistrado, Jaime Araujo Rentería viene publicando espléndidas columnas a través de las redes sociales conectadas con este medio, sobre la sociedad civil y sus derechos políticos, conviene recordar la base de toda la argumentación del excelente jurista que no es otra que el artículo 3º de la Constitución Política de Colombia, Título 1.- De los principios fundamentales: “La soberanía reside exclusivamente en el pueblo, del cual emana el poder público. El pueblo la ejerce en forma directa o por medio de sus representantes, en los términos que la Constitución establece”.

Así de sencillo. Todo acto que desconozca este poder es inconstitucional y atenta contra la sociedad civil. ¿Cree usted que a la luz de este artículo pudo haberse revestido la mesa de negociación de la paz en La Habana de “poder constituyente” al blindar sus acuerdos?

Los muros invisibles

El papa Francisco, en video-mensaje enviado a Múnich, donde acaba de concluir el Tercer Congreso de Movimientos y Comunidades Cristianas, dice que tras la caída del Muro de Berlín, se han alzado en el corazón de los europeos muros invisibles que tienden a dividir más el Viejo Continente.

Muros –reconoce el papa—de miedo y de agresividad; de falta de comprensión hacia las personas de distintos orígenes o convicciones religiosas. Muros de egoísmo político y económico, sin respeto a la vida y a la dignidad de cada persona”, explica Francisco.

La paja en el ojo ajeno
Este dicho sigue siendo una evidencia en asuntos internacionales, pues, muchos gobiernos, como el de España, dictan cátedra democrática hacia afuera y pasan de agache sus “pecadillos” internos. Es España es tal la sarta de “pecadillos” que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, con sede en Estrasburgo, ha dictado ya ocho condenas contra el Estado español por no investigar denuncias de torturas, de las que siete corresponden a ciudadanos vascos.

Hay que ver la insistencia con que España apela ante el gobierno de Maduro en Caracas por la liberación de los presos políticos en el país suramericano…

Cristina: También caerás
No ceja la derecha argentina en su afán de llevar a la cárcel a la expresidenta Cristina Kirchner, acusada de lavado de dinero, omisión maliciosa de declaración de operaciones financieras y enriquecimiento ilícito.

En el proceso abierto convergen la actuación de un juez federal, una diputada de la nación y una abogada, de quienes la expresidenta dice que están “asociados ilícitamente para perseguirme, y de cualquier manera privarme de mi patrimonio e incluso de mi libertad”.

La exmandataria se refiere al juez federal, Claudio Bonadio, a la diputada del GEN, Margarita Stolbizer y a su abogada Silvina Martínez a quienes acusa de supuesto tráfico ilícito de información que están utilizando para incriminar a la expresidenta argentina.

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page