Al instante

Daniel Santos y su defensa de los pobres

Por Guillermo Romero Salamanca

Daniel Santos el inquieto anacobero. Foto archivo particular GRS

El famoso periodista, poeta, cronista, jugador de ajedrez y ex director de Colprensa Óscar Domínguez se pavoneaba por la sala de redacción exhibiendo un pasaporte de Daniel Doroteo de los Santos Betancourt. Lo llamaba como “El jefe” y le dejaba el otro título de “El inquieto Anacobero” a los miles de seguidores que tenía el ídolo en Medellín o de Cali.

“El Jefe”

Daniel recorrió escenarios desde Canadá hasta Argentina. Dominó las pasiones de los despechados, tristes enamorados, escritores, redactores de diarios y bebedores de buen aguardiente, durante más de 4 décadas. Nadie oía a Daniel Santos tomando whisky. Sería ilógico.

El ídolo de Domínguez y de miles de amantes del bolero, la guaracha, la pachanga y el danzón nació el 5 de febrero de 1916 y a lo largo de su vida dejó miles de anécdotas, dichos, conversaciones y entrevistas en las cuales hablaba con la más clara espontaneidad.

Le vi cantar en Medellín y luego en Santiago de Cali cuando lo llevó el empresario Enrique Quintero –en una de sus últimas giras– y sentado debió interpretar  sus canciones en el teatro Jorge Isaac. Aún guardaba algo de su voz característica. Quienes asistieron se les aguaron los ojos con temas como “Virgen de media noche”, “El corneta”, “Sabrosito”, “Ya se peinó María”, “Linda”, “El mambo es universal”, “El bobo de la yuca”, “Despedida”, “Dos gardenias”, “Carolina Caró” y otra decena más. Y desde luego no faltó la más aplaudida: “En el juego de la vida”.

En 99.1 FM de El Cerrito, Valle, hacíamos un programa los domingos con César Machado Cárdenas, “machadito” y el tema para abrir era “Recordar es Vivir”,  vocalizado por Daniel Santos. Por lo general, a las nueve de la mañana, cuando terminaba el espacio donde no quedaba títere con cabeza, aparecían los borrachitos para pedir más canciones de Santos.

Daniel grabó más de 2.500 canciones y en muchas ciudades hay coleccionistas y conocedores de cada detalle del artista, desde el porqué de sus tatuajes, hasta por qué fue perseguido por el FBI, los problemas que le causó grabar “Despedida” y hasta del número de hijos que posiblemente tuvo en cada país.

Daniel Santos no contó con internet, Facebook, twitter ni otras redes sociales, no gozó de la falsa época del “like”, simplemente cantaba y era como era. Aunque falleció el 27 de noviembre de 1992, sus incondicionales le incrementan a diario las visitas de sus canciones en YouTube y muchos fanáticos escriben algunas historias, de sus interpretaciones como solista, o con el Cuarteto Flórez  o con la Sonora Matancera.

Así como Domínguez que le guarda debido seguimiento, hay personas como Carlos Molina, quien le tiene tres estatuas en el patio de su casa, en Santiago de Cali.

Daniel era amigo miles de personas desde prostitutas, lustrabotas –de hecho él lo fue en Nueva York–, de otros cantantes como Orlando Contreras, Héctor Lavoe, Charlie Figueroa y Tito Cortés, periodistas como Domínguez, hasta de políticos como Fidel Castro y Ómar Torrijos, quien era su compadre. Fue el vocalista principal del gran compositor Pedro Flórez.

En fin. Libros y miles de reseñas se han escrito sobre este ídolo y siempre se quedarán cortos. Según recopila el escritor Ciro Bianchi Ross, Daniel era claro al defender a los pobres. “Yo entro a cualquier barrio del mundo, porque en todos se habla un idioma común, el idioma de la pobreza, y aunque haya matones, tecatos, putas y contrabandistas, siempre me respetan. Para otros, son barrios malos, para mí, no. Yo sé lo que ha pasado esa gente porque yo nací así, qué carajo. Nací pobre y al pobre le echan la culpa de todo lo malo. Hay gente noble en esos lugares atestados de dolor (…) En esos lugares hay poco dinero, y donde hay poco dinero, hay delincuencia, hay necesidad, hay que robar. Esa es la realidad de esos sectores marginados que tanto han contribuido al desarrollo de la música popular latinoamericana”.

Que Domínguez no piense que es el único que ha libado con Santos.

 

Acerca de Revista Corrientes (3442 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas