Al instante

Daniel Ortega baña de sangre el Día de las Madres en Nicaragua

Una persona resulta herida en enfrentamiento desigual entre marchistas y policia que dispara a matar a las personas. Foto Jader Flores/ LA PRENSA

Muertos y decenas de heridos en Metrocentro, UNI y UCA

La marcha pacífica azul y blanco en apoyo a las Madres de Abril se tiñó de rojo sangre de al menos diez personas asesinadas con armas de precisión con disparos en la cabeza y el tórax, ocho en Managua y dos en Estelí.

Además, decenas de heridos fueron atendidos en el Hospital Vivian Pellas, Hospital Bautista, Hospital Central, Hospital Militar, puesto de salud improvisado en el patio de la Catedral de Managua, la UCA y por Cruz Roja Nicaragüense.

Debido a la situación de inseguridad que imperaba todavía por la noche en el sector, fue difícil conocer cifras exactas de las víctimas mortales. El secretario ejecutivo de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Marcos Carmona, afirmó que un primer reporte de fuentes hospitalarias se contabilizan al menos cuatro personas asesinadas y 53 heridos en Managua.

De los fallecidos en Managua dos fueron reportados en el Hospital Bautista entre estos Edgar Guevara Portobanco, de 38 años, quien falleció en el quirófano del centro hospitalario y el otro fue identificado supuestamente como Francisco Reyes Zapata, de 24 años.

Mientras en el Hospital Vivian Pellas, murió en el quirófano Maycol González Hernández, de 34 años, originario de la comunidad de Veracruz, Nindirí, luego de ser atacado por antimotines y fuerzas paramilitares cerca de Metrocentro. Se reportó otro muerto en el Hospital Vivian Pellas, pero aún sin identificar.

También lea: Perspectivas de la marcha de las Madres de Abril y el plantón de los orteguistas en Managua

Dos víctimas más perecieron en el propio sitio de la agresión mientras aún permanecían los manifestantes en las inmediaciones de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI), según Carmona, uno de ellos fue identificado como Jorge Castro. Más dos fallecieron en el Hospital Militar

Empezó ataque

El acto donde las madres exigirían justicia al final de la marcha, que salió a las 2:30 p.m de la rotonda Jean Paul Genie fue cancelado en la UCA por la zozobra y la histeria colectiva que provocó la balacera contra los manifestantes de parte de la Policía que estaba escudada en el nuevo Estadio Nacional Dennis Martínez.

Eran las 3:58 de la tarde cuando se corrió la voz entre la población marchista que miembros de la Juventud Sandinista y la Policía Nacional se estaban acercando a la Marcha de las Madres por el sector del paso a desnivel de Tiscapa.

Cientos de miles de nicaragüenses marcharon en el Día de la Madre, junto a las progenitoras cuyos hijos fueron asesinados por el régimen Ortega-Murillo durante las jornadas de resistencia ciudadana que iniciaron el 18 de abril. LA PRENSA/CARLOS VALLE

Lea más en: Daniel Ortega dice que se queda y que “Nicaragua no es propiedad de privada”

La histeria colectiva se desató en el sector de Metrocentro, madres con sus niños corrían desesperadamente alejándose del lugar, mientras jóvenes y hombres que andaban con tubos lanza morteros en la marcha corrían hacia el sector del nuevo Estadio Nacional Dennis Martínez, para tratar de contener el avance de los agresores para que no llegaran a masacrar a la población de la marcha, donde habían muchos niños, madres con bebés y ancianos.

Inmediatamente la población empezó a formar barricadas con adoquines, ramas y todo material que tenían a su alcance, por el portón de abajo de la Catedral. La idea era que los JS y la Policía no se acercaran a la marcha.

“Cuidado, en el estadio hay francotiradores hagánse para atrás”, gritaban varios de los pobladores que andaban en moto y servían de avanzada.

Los muchachos y muchachas de todas las edades y campesinos se replegaron hacia la barricada por la catedral. En ese momento se escuchó una ráfaga de tiros que provenían del Estadio de béisbol. Se escuchaban los silbidos de los disparos que pasaban entre las ramas de los árboles que hay en el predio valdio frente al edificio deportivo y detrás de la UNI.

Vista panorámica de la marcha de las Madres de Abril en Managua. LAPRENSA/CORTESÍA

Puede leer también: CPDH reporta al menos cuatro muertos y más de 50 personas heridas tras ataque de paramilitares en la marcha de las Madres de Abril

La gente se agachaba tratando de evitar los disparos. Unos pobladores trataron de repeler la balacera, pero del frente de batalla salían muertos y heridos de bala. El enfrentamiento también se estaba dando por la calle de la UNI. Aquí la situación se descontroló por completo cuando oficiales en motocicletas llegaron disparando y la muchedumbre corrió por su vida con dirección hacia el sur, escapando de las detonaciones que resonaban por todos lados.

En el sector de los semáforos de la UCA, otra gran cantidad de personas se concentró después del ataque con armas de fuego. En medio de la calle, algunos vehículos, además de unidades de la Cruz Roja Nicaragüense y bomberos, empezaron a trasladar a todos los heridos. Hubo un muerto, un joven que tenía cubierto su rostro con una sábana.

La tensión se mantenía en la zona porque siempre se escuchaban detonaciones. La refriega se trasladó, exactamente, enfrente de la Radio Ya, donde pegaron fuego nuevamente, puesto que los manifestantes señalaban que la ofensiva de las fuerzas paramilitares provenía de ese sector, por ello, se defendieron con piedras y morteros.

Le puede interesar: El empresariado de Nicaragua pide adelantar elecciones y renovar el poder electoral

Los enfrentamientos en el sector de la UCA se mantuvieron durante unos cuarenta minutos, después, los jóvenes empezaron a replegarse, y la población atrincherada en la Universidad empezó a salir; sin embargo, hasta el cierre de esta edición, en ese sector prevalecía la inseguridad y el temor que en cualquier momento regresaran los paramilitares y las fuerzas regulares y volvieran a atacar.

También a eso de las 6:00 p.m. incendiaron las oficinas de Caruna ubicada a un costado de la UNI.

En los departamentos

En Estelí fueron reportado dos personas asesinadas tras la intervención de antimotines contra manifestantes. Estos fueron identificados como Jairo Antonio Osorio y Dodany Castilblanco Blandón y otros treces heridos, según confirmó la directora del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Marlin Sierra.

Más cinismo de Francisco Díaz

Por la noche el subdirector de la Policía, comisionado general Francisco Díaz, justificó la agresión contra los manifestantes autoconvocados, porque según él atacaron una actividad oficialista, que se realizó en las inmediaciones de la rotonda Hugo Chávez. Mencionó 12 personas lesionadas, de ellos cinco policías y 7 ciudadanos. La población está clara que los manifestantes se defendieron de los ataques de la Policía y fuerzas paramilitares frente al estadio, nunca pasaron de esa zona que era dominada por el gobierno.

Lea también: Gobierno acepta que expertos extranjeros investiguen masacre en Nicaragua

Especialistas en armas explicaron a Carmona, de la CPDH que los fallecidos presentaban una característica similar “una exposición de masa encefálica” que les hace presumir que el fusil utilizado no fue AK 47, sino Dragunov que es un rifle de precisión Soviético de tiro semiautomático utilizado para operaciones especiales y se pueden alcanzar objetivos a distancias muy largas.

Esto coincide con declaraciones que ofreció a periodistas de Radio Corporación al momento de los sucesos el médico Ricardo Pineda quien confirmó que atendió a un herido por arma de fuego en la cabeza que le causó exposición de masa encefálica.

Pineda aseguró que él fue militar y puede diferenciar que ese balazo no era de fusil AK 47, sino que consideró “probablemente era un fusil de alto calibre, probablemente un Dragunov, entró y desbarató prácticamente la cabeza del muchacho”.

Al ser consultado que autoridad podría portar ese tipo de armas, Pineda respondió: “yo no sé si la Policía tendrá (…)pues el Ejército si yo lo he visto de los que salieron en la foto del Aeropuerto, pero el daño en la masa encefálica fue brutal mucho más de lo que provoca un AK”.

En horas de la noche mucha gente quedó atrinchera en el patio de la Catedral. Con la colaboración de Roy Moncada, Leonor Álvarez, Iveth Munguía y corresponsales.

Otro muerto en La Trinidad

Jairo Antonio Osorio, originario de Teotecacinte, del municipio de Jalapa, es el militante del Frente Sandinista muerto durante el enfrentamiento que escenificaron simpatizantes del partido que se dirigían hacia Managua, quienes junto a policías antimotines intentaron desmontar el tranque que estaba en la Carretera Panamericana en La Trinidad. También hubo varios heridos procedentes de Jalapa y Pueblo Nuevo. La policía y la gente del gobierno se tuvieron que replegar y regresar a Estelí, donde un grupo de estos fue a quitar los afiches de los jóvenes asesinados el 20 de abril que se encontraban en la Alcaldía y los quemaron en la calle. La multitudinaria marcha en honor a las Madres de Abril no logró llegar hasta el parque porque se informó que adentro de la alcaldía había gente armada.

AI: “Niveles de perversión inconcebibles”

Para Amnistía Internacional (AI), el nuevo ataque gubernamental en contra de una masiva manifestación en solidaridad con las madres de los asesinados “muestra la sistemática política de disparar a matar” de parte del Gobierno y critica que por la mañana haya firmado un acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y por la tarde reprimía violentamente a la población.

“La simulación del gobierno del presidente Daniel Ortega ha alcanzado hoy niveles de perversión inconcebibles. Por la mañana su gobierno firmaba un acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para la creación de un Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes para investigar las graves violaciones de derechos humanos cometidas hasta ahora, y por la tarde se atacaba violentamente una marcha multitudinaria convocada por las madres de jóvenes ejecutados en el contexto de las protestas”, refirió Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

La delegación de Amnistía Internacional acompañaba la marcha “y constató el caos provocado por la detonación de armas de fuego. La organización ha podido verificar que los ataques fueron en contra de manifestantes por policías y grupos parapoliciales, conocidos como ‘turbas sandinistas’ en las inmediaciones de la Universidad Nacional de Ingeniería y la Universidad Centroamericana. Asimismo, se ha reportado el posible uso de francotiradores que disparaban desde el Estadio Dennis Martínez”.

UCA: no más represión

La Universidad Centroamericana (UCA) informó que unas 5,000 personas se refugiaron en esa casa de estudios para protegerse del ataque de policías y francotiradores, pero a eso 8:30 p.m., la mayoría de los refugiados habían sido evacuados del recinto. Además, exigen a las autoridades nacionales el cese de la represión contra los manifestantes. “La UCA, que se sitúa al lado del pueblo en justa lucha, denuncia este nuevo ataque criminal y exige el cese inmediato de la represión que utiliza fuerzas de choque para asesinar impunemente, amparada en el desgobierno actual”, dice la nota.

Acerca de Revista Corrientes (2941 artículos)
Revista Corrientes es un propósito periodístico respetando los puntos de vista y la libertad de opinión de quienes aporten sus colaboraciones, análisis,artículos y columnas para su publicación. También se publican todos los comentarios respetuosos por desacuerdos con los contenidos de las colaboraciones publicadas.
Contacto: Sitio web
Ir a la barra de herramientas