Al instante

Cuando los periodistas son noticia

Por Vladdo, Diario El Tiempo, Bogotá

Jorge Consuegra Foto libros&letras.com

Si alguien necesita las armas para hacerse oír o la violencia para enviar mensajes, es porque su discurso no vale la pena; porque sus argumentos carecen de sustancia.
Esta semana empezó con varios periodistas convertidos en protagonistas de tres noticias malas y una buena. El viernes, la leucemia le ganó la batalla al querido Jorge Consuegra, editor de la revista digital ‘Libros y Letras’, desde la cual se dedicaba con una pasión sin límites a darle rienda suelta a su afición por la literatura y, sobre todo, por los nuevos autores, que encontraban en él no solo a alguien que los escuchaba, sino también una voz que los promovía.

Los gustos de Jorge abarcaban la cultura en su más amplio espectro, incluyendo el cine, el teatro, las artes plásticas, los cómics y, claro, la caricatura. Hace casi 30 años, cuando yo apenas me iniciaba en las lides periodísticas, él tenía una pequeña publicación –de hecho, una hoja tamaño carta plegada en cuatro, cuyos ejemplares fotocopiaba– en la cual registraba la vida y milagros de los caricaturistas del país. Por esa página pasamos Naide, Yayo, Kekar, Guerreros y otros más, que teníamos en Jorge a un crítico incondicional y a un cómplice implacable de nuestro trabajo.

El apostolado de Jorge también llegó a las aulas universitarias, donde varias generaciones de estudiantes disfrutaron de sus lecciones sobre el periodismo y sobre la vida. Conocer a Jorge Consuegra era conocer a una persona buena.

Sin acabar de asimilar la tristeza por la partida de Jorge, el domingo nos llegó la mala noticia de la desaparición de la periodista Salud Hernández-Mora, columnista de El Tiempo y corresponsal de El Mundo, de Madrid. La conocí a mediados de los 90, recién desempacada de Madrid, donde trabajó como jefe de gabinete del banquero español Mario Conde hasta el desplome de su imperio. Años más tarde se dio a conocer en todo el país, gracias a sus controvertidas columnas.

De sobra se sabe que no coincido en nada con Salud: ni en política ni en su manera de ejercer el periodismo ni en sus opiniones ni en fútbol; pero sería necio no aceptar que tiene agallas para defender sus puntos de vista –bien polémicos, por cierto–. Dicho lo anterior, y en medio de la confusión reinante hasta ahora acerca de su paradero, quiero expresar mi más absoluto rechazo a cualquier acción realizada en contra de ella o de cualquier otro colega; pues también se habla de otros dos reporteros (del canal RCN), de los que a esta hora, mediodía del martes, no se tiene noticia.

Uno de los pilares de la democracia es la garantía de poder hablar y disentir en paz, sin matarnos unos a otros, sin recurrir a ninguna forma de coerción ni al constreñimiento. Si alguien necesita las armas para hacerse oír o la violencia para enviar mensajes, es porque su discurso no vale la pena; porque sus argumentos carecen de sustancia.

Salud Hernández Mora Foto noticiasrcn.com

Salud Hernández Mora
Foto noticiasrcn.com

En medio del ciclón noticioso por el caso de Salud nos enteramos de la muerte de José María López –el conocido caricaturista Pepón–, quien alegró muchas de nuestras tardes sabatinas con su programa Minimonos y dejó su impronta en todos los periódicos donde trabajó. Paz en su tumba y un saludo cariñoso a sus hijas.

En contraste con todas esas historias ingratas, esta semana Héctor Osuna –el mejor caricaturista que ha dado Colombia– cumple 80 años de vida “muy tieso y muy majo”. Sus ‘Rasgos y rasguños’ son una marca indeleble en El Espectador y un referente semanal de la política colombiana. Su lucidez y su trazo han sido inspiradores para mí.

En esta época de medios digitales, reporteros ciudadanos y plataformas virtuales, el rol de los periodistas sigue siendo fundamental en cualquier democracia. Por eso extrañaré la integridad de Jorge Consuegra y los monos de Pepón; me parece necesaria la acidez de Salud Hernández-Mora, así no la comparta, y espero contar muchos años más con el talento sin par del Maestro Osuna.

Ir a la barra de herramientas