Al instante

CORTE Y RECORTE: ¿Constitución de ángeles?

Por Oscar Alarcón Nuñez (Ambito Jurídico)

Imagen calendario-colombia.com

 

 

¿La Constitución de ángeles?
Imagen wikimedia.org

Hay quienes aseguran que el poeta Víctor Hugo llamó a nuestra Carta de 1863 una Constitución para ángeles. De verdad ¿la conoció? ¿por qué le dio esa denominación? No existe un documento en donde haga esa manifestación. El mismo García Márquez lo pone en duda en su novela El amor en los tiempos del cólera: “Alguien dijo que había dicho (Víctor Hugo), sin que nadie lo hubiera oído en realidad, que nuestra Constitución no era para un país de hombres sino de ángeles”. (Oveja Negra. 1985, página 223)

La única verdad es que Víctor Hugo si conoció la Constitución de los radicales de Rionegro porque se la envió nuestro embajador en Londres, Antonio María Pradilla, en carta fechada el 17 de agosto de 1863 (había sido sancionada el 8 de mayo), y el 12 de octubre del mismo año el destacado intelectual se la comenta pero se refiere específicamente a la abolición de la pena de muerte. No habla ni de Dios ni de ángeles.

Y allí no aparece Dios como fuente suprema de autoridad sino “en nombre y por autorización del pueblo”. ¿Y por qué nuestro hombre en Londres le envía copia de nuestra nueva Constitución? La verdad fue que nuestros intelectuales de la época admiraban y defendían a Víctor Hugo no solo por su producción literaria sino también por sus posiciones políticas muy similares a la de nuestros radicales. Precisamente don Fidel Cano, fundador de “El Espectador”, fue un gran conocedor de la obra de Víctor Hugo por su dominio del francés, lo que le permitió ser uno de sus mejores traductores.

Le llegó el texto y además de explicar la razón de su demorada respuesta, por hallarse fuera de su residencia, le señala a Pradilla que al abolir la república de Colombia la pena de muerte da un admirable ejemplo. “Ella – dice– da un doble paso y marcha al mismo tiempo hacia la felicidad y hacia la gloria. La grande vía queda abierta. Que la América marche y Europa lo seguirá”.

¿Qué tiene que ver la pena de muerte con los ángeles? Si bien somos un país violento, ello no significaba que nos volviéramos ángeles. Pero los constituyentes de 1886, que de ángeles no tenían ni un ala, revivieron la pena de muerte en el artículo 29 por traición a la patria, parricidio, asesinato, incendio, asalto en cuadrilla de malechores, piratería y ciertos delitos militares.

Para ángeles, los Santos de ahora.

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page