Al instante

Un fenómeno editorial llamado Francisco

Por Orlando Cadavid

Foto: El Republicano

Algunos libreros piensan que a la industria editorial se le apareció la virgen con el pontificado del Papa Francisco porque cada día crece como espuma cervecera la bibliografía de este gran líder de proyección universal que llegó a Roma, para quedarse, desde su natal Buenos Aires, hace 23 meses.

Los lectores de todo el orbe quieren leerlo y saberlo todo sobre el carismático religioso jesuita que a partir del día de su histórica elección, efectuada el 13 de marzo del 2013, resultó más taquillero que el mismísimo Juan Pablo II, el polaco que ya va camino a los altares, en compañía de sus pares italianos Juan XXIII y Paulo VI.

Cada mes nos llegan las consabidas ofertas de las casas editoriales que incluyen, sin falta, nuevos títulos que giran alrededor del Papa número 266 de la religión católica.

El boletín de febrero anuncia como gran primicia “La Iglesia de la Misericordia”, el primer libro escrito por el Papa, quien aparece muy sonriente en la portada y esta síntesis de la obra: “El Papa Francisco se ha propuesto llevar a la Iglesia de una manera tan auténtica, que ha generado un impacto positivo en los fieles de todo el mundo. Este es el primer libro escrito por el líder espiritual del Vaticano, en el que nos muestra una visión clara y muy profunda sobre la misión de los católicos en el mundo actual y su intervención en la sociedad, dondequiera que haya sufrimiento, división e injusticia. Nos muestra un panorama innovador, lleno de reflexiones, en el que nos invita a aceptar la misión evangelizadora a la que Dios nos convoca”.

El otro libro nuevo se titula “Recen por él”, del periodista y escritor argentino Marcelo Larraquy, quien insertó estos atractivos anzuelos para la pesca de lectores, en la parte inferior de la portada: “La historia jamás contada del hombre que desafía los secretos del Vaticano” … “La puja interna de la curia romana ante el fenómeno llamado Francisco”. La carátula muestra al Pontífice de espaldas, impartiendo la bendición apostólica, desde la ventana más famosa de la enorme Plaza de San Pedro. El gaucho suelta esta revelación en su obra: “A mediados de 2013, Jorge Mario Bergoglio preparaba su retiro a un hogar para sacerdotes cuando la renuncia de Benedicto XVI lo llevó a Roma e, inesperadamente, lo sentó en el trono de Pedro”.

La avasalladora popularidad del sumo pontífice hace que proliferen biografías suyas por todas las redes sociales y que sus libros aparezcan entre los más vendidos.

Para expertos vaticanistas –de los que ya nos ocupamos en un domingo reciente– el mejor de todos los perfiles del religioso más devoto de San Francisco de Asis ha sido el que lograron, antes de su elección como Papa, los periodistas de larga trayectoria Francesca Ambrogetti (italiana) y Sergio Rubín (argentino), autores de “El Jesuita… La historia de Francisco, el Papa argentino”. Hay que leer este libro para conocer al pie de la letra al gran renovador de la Iglesia Católica, desde su niñez, que transcurrió en el barrio más tanguero de Buenos Aires, hasta nuestros tiempos. El libro de este binomio es fuente valiosísima para los cineastas que ruedan en su patria una película sobre la vida del hombre más influyente de la cristiandad.

La apostilla: Tras su memorable elección, en sustitución del dimitente Benedicto XVI, el 13 de marzo de 2013, en el cónclave de la Capilla Sixtina, el papa Jorge Mario Bergoglio Sívori les pidió a todos los cardenales que lo llamaran Francisco, pero a sus más íntimos amigos les dijo: “Tranquilos… ustedes me pueden llamar Pacho”.

(ocadavidcorrea@gmail.com)

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInShare on FacebookPrint this page